jueves, 29 de octubre de 2015

6819. ¿COMES MAÍZ ENVENENADO?

Reporte Z

Por Rafael Gómar Chávez.
Filósofo y periodista.
Desde Zamora, Michoacán.
México. Para
Tenepal de CACCINI

¿Comes maíz envenenado? 

La guerra es el arte de destruir hombres, la política es el arte de engañarlos.
Jean Le Rond D' Alembert (1717-1783).
Filósofo, físico y matemático francés.


La declaración del presidente Peña Nieto “gobiernos abiertos, el mejor antídoto contra la corrupción”,  en uno de tantos encuentros, cumbres o foros que sólo sirven a los gobernantes para hacer declaraciones grandilocuentes, es demagogia pura. Cualquiera que conozca la realidad de nuestro país sabe que la corrupción viene de arriba, que se promueve desde arriba y que se sostiene en un pacto de impunidad.

No se crea que el control de los medios es sólo a nivel federal, el ayuntamiento de nuestra ciudad que encabeza el Dr. Lugo impuso una ley mordaza con el objetivo de controlar el flujo de la información. Así que lo de los “gobiernos abiertos” o gobiernos transparentes, es otra estrategia de distracción y control. De cualquier modo, la mayoría de los medios, impresos y electrónicos de la ciudad publican lo que conviene al señor presidente, como antes lo hicieron con la señora presidenta, los que seguirán desinformados son los radioescuchas o lectores zamoranos.

Pero el tema de reflexión de hoy es la clase de maíz que se consume en nuestro país, que hace muchos años dejó de ser autosuficiente en el tema alimentario. En un excelente artículo publicado en La Jornada, Elena Álvarez-Buylla, presidenta de la Unión de Científicos Comprometidos con la Sociedad, investigadora titular C del Instituto de Ecología, y del Consejo Asesor del Centro de Ciencias de la Complejidad, UNAM, señala que “Las empresas trasnacionales y nacionales que lucran y acumulan ganancias millonarias en la producción, transformación, distribución y venta para consumo de maíz estadunidense –casi todo transgénico– han formado una alianza (http://alianzaprotransgenicos.com/). Tal iniciativa, financiada por las compañías del negocio del maíz barato contaminado, seguramente responde a la grande, eficaz y legítima resistencia en favor de preservar el grano verdadero que han mantenido las comunidades autóctonas y campesinas, colectivos, alianzas de organizaciones no gubernamentales, científicos, artistas, medianos y grandes productores, consumidores, padres de familia; millones de ciudadanos de México y del mundo.”

México importa casi la mitad del maíz (45%),(casi 11 millones de toneladas)  que se requieren para cubrir las necesidades de los mexicanos, y ¿quién creen que nos vende el maíz? Estados Unidos.

Vicente Gómez Cobo, presidente de la Asociación Nacional de Ganaderos Lecheros afirmó: “La mayoría del maíz amarillo que traemos a México proviene de EU y está claro que es 100% transgénico.”, lamentablemente el dirigente ganadero se queja porque no se permite el cultivo del maíz transgénico en nuestro país, no sabe que en realidad el maíz transgénico se cultiva más de lo que queremos admitir.

Como muchos empresarios, Gómez Cobo sólo piensa en el dinero: “Este es un tema que tenemos que afrontar y avanzar como país, ya que esta tecnología lleva en el mundo más de 16 años. Hay países que han aprovechado y les significa un ingreso significante”.

Volviendo con Elena Álvarez, ella afirma que el “…grano transgénico barato. Es un maíz botarga; al contrario del auténtico aún producido por millones de campesinos, este botarga es de pésima calidad nutricional, con tóxicos, altos contenidos de almidones que nos hacen propensos a la diabetes y la obesidad; a la vez, tiene bajos contenidos de fibra, proteínas y antioxidantes, los cuales ayudan a prevenir enfermedades, incluido el cáncer. Por ello, el maíz botarga importado es más barato que el auténtico que producen las comunidades campesinas mexicanas sin transgénicos”.

La alianza de las trasnacionales para promover el cultivo y consumo del maíz transgénico se inició ya y para eso compró a investigadores amantes del dinero y la buena vida, lo peor es que algunos de ellos son egresados o investigadores de universidades como la UNAM o el Cinvestav, incluso hay entre ellos funcionarios del gobierno: “Hace unos días había algunos más, que aparecen en desplegados circulados en varias entidades del norte del país en donde se promueve el maíz transgénico. Aparecen como parte de una campaña mediática plagada de mentiras o verdades a medias, en favor de intereses monopólicos, cuyas actividades económicas tienen impactos negativos ambientales y de salud para los mexicanos”, señala Elena Álvarez.

Ante esta realidad,  el planteamiento de la pregunta que da título a esta reflexión debería de ser: ¿En qué modalidad prefieres consumir maíz transgénico envenenado?, ¿en el pan, la carne (gran parte del maíz importado va la industria ganadera), las hamburguesas o cereales?

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Escribe un comentario sobre esta entrada: