lunes, 2 de noviembre de 2015

6826. QUE NO CUNDA EL PÁNICO.

Reporte Z

Por Rafael Gómar Chávez.
Filósofo y periodista.
Desde Michoacán.
México. Para
Tenepal de CACCINI

Que no cunda el pánico.

Preveo la desaparición del canibalismo. El hombre está asqueado del hombre.
Stanislaw Lec (1909-1966).
Escritor polaco de origen judío.


Con el título de esta reflexión, recuerdo este día al “inmortal” Shakespeare mexicano, Chespirito, y en especial al Chapulín Colorado, personajes creados por Roberto Gómez Bolaños, sin duda uno de los cómicos que mejor sirvieron al propósito de enajenar a las masas no sólo de México sino de todo el continente americano, junto con Jacobo Zaubludoswky, un siervo fiel hasta la ignominia de Emilio Azcárraga, fueron los pilares de una estrategia de enajenación.

el enfoque se dedica a los carniceros de barrio y mercado que aún sobreviven al embate de las tiendas de autoservicio que, a los grandes corporativos que venden carne y embutidos como si vendieran pan caliente.

No sabemos si lo que alegremente ingerimos en las hamburguesas, perros calientes, tortas, y asados es realmente carne de res, toneladas de carne de caballo entran a nuestro país y nadie sabe su destino. Y aunque fuera carne de res, el riesgo de que esté contaminada con drogas y tóxicos es alto, lo mismo se puede afirmar de la carne de caballo, es un riesgo para la salud humana.

Y es que la Organización Mundial de la Salud (OMS) publicó la semana pasada un informe que relaciona el consumo de carnes procesadas con el aumento de casos de cáncer. El informe se basa en más de 800 estudios que se realizaron en el Centro Internacional de Investigación sobre el Cáncer. En conclusión la OMS clasifica a las carnes procesadas y en especial a los embutidos en la categoría de “agentes cancerígenos” para los humanos; las carnes rojas fueron clasificadas como “probablemente cancerígenas”, esto incluye la carne de cerdo y de ternera. Esto no es llamado a dejar de consumir carne, aclaró posteriormente la OMS que “aconseja disminuir el consumo de éstas”.

La nota informativa de la OMS incluye datos que atribuyen 34 mil muertes al año a las personas con dietas basadas en la carne. Se atribuyen al  consumo de tabaco un millón de muertes cada año, 200 mil personas al aire contaminado y 60 mil por el consumo de alcohol, y ¿cuántas muertes se atribuyen al consumo de mariguana?

En fin, el informe de la OMS desató una ola de protestas de los carniceros del mundo (¡carniceros del mundo, uníos!), pero no hay de qué preocuparse: tal vez la característica más importante de la humanidad es su gusto por la carne. El cristianismo usaba y usa la frase “los pecados de la carne” para referirse a la gula y a las perversiones sexuales (todo lo que no vaya en pro de la procreación).

Alguna vez escribí una columna titulada a causa de las vacas, en donde traté de reflexionar sobre el efecto que ocasiona en el ecosistema la deforestación y la emisión de gases que son parte del proceso de producción de carnes (en Brasil hay más cabezas de ganado que personas y millones de hectáreas de la selva amazónica han sido taladas para producir granos para alimentar al ganado). ¿Qué pasará mañana? No hay que esperar a mañana, los efectos del irracional sistema ya son parte de nuestra historia cotidiana.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Escribe un comentario sobre esta entrada: