jueves, 5 de noviembre de 2015

6842. DOBLADOS.

Por el Sr. López.
Periodista crítico.
Desde el Edo de Chiapas.
México. Para
Tenepal de CACCINI

LA FERIA

Doblados.
El sentido de la justicia ha de ser innato y si no, entonces este menda es un bicho raro que distinguía bien desde chiquito, cuando le estaban haciendo una chicana “los grandes”, que en aquellos tiempos del pricámbrico clásico, nunca se equivocaban y había que respetarlos y obedecerlos por el sólo hecho de haber acumulado años y uno, por el sólo hecho de ser niño, tenía que tragar sapos y poner buena cara. Inolvidables las fiestas de cumpleaños de Hebertito (hijo de tío Heberto), porque la renegrida de su madre, tía Elena, tenía la regla de que los niños que cumplían años eran los únicos que podían recoger lo que caía de la piñata, sí, pero él, cuando uno cumplía años bien que le entraba a la rebatiña. En fin, perdón y olvido.

Ayer la Suprema Corte sentenció que son anticonstitucionales los artículos de la Ley General de Salud que prohíben el cultivo, procesamiento y consumo de la marihuana… pero sólo vale la sentencia para los cuatro señores que presentaron el amparo.

Así somos. Nos encanta el cuento. Mire, si el amparo se hubiera solicitado por “interés legítimo” y no por “interés jurídico”, entonces este solo fallo tendría efectos generales para todo ciudadano mayor de edad aficionado a la matita vaciladora. Pero, no, como se solicitó es válida la sentencia solo para los que promovieron el juicio. ¡Lástima, Margarito!

Da asco pensar que si la Suprema ha declarado inconstitucionales los artículos de la ley que prohíben el consumo de la Golden Acapulco, sigan siendo constitucionales para todos los miles (¿millones?) que conforman el resto de los macizos nacionales, pero para los que tramitaron el amparo es legalito. Si la ley es inconstitucional, es inconstitucional para todos.

Y le dije que nos encanta el cuento, porque los señores magistrados de la Suprema saben perfectamente bien que ahora lo que sigue es que les caiga una catarata de amparos idénticos, que deberán resolver idénticamente,  a favor de los quejosos y cuando lleguen a la quinta sentencia favorable, por ley, se sienta jurisprudencia y la ley se deberá modificar (aunque no es raro en este nuestro risueño país, que los siempre atentos legisladores, se sienten encima de la jurisprudencia y no hagan la modificación a que están obligados, sin que pase nada y sin consecuencias).

En este caso y dada la presión social que significan miles de amigos del verde que te quiero verde, van a tener que modificar la ley tarde que temprano… y van a tener que sacar de las cárceles a comaladas de tenochcas que injustamente están presos porque les encontraron marihuana en la bolsa de la camisa.

No se deja de reconocer que para emitir esta resolución los magistrados se fajaron los pantalones. Es un desafío a instituciones y colectivos poderosos que desde los medios de la opinión publicada les van a dar caña sin piedad.

Eso es cierto, pero también es cierto que se dejó vigente la prohibición de la venta de marihuana, su comercialización, por una timidez explicable, comprensible, pero ingenua. Autorizar la siembra y cultivo legales significa que en algún momento se cometerá el ilícito de comprar semilla. Emitir sentencia sólo a favor de cuatro ciudadanos, significa dejar en garras de policías y traficantes a miles (¿millones?), de consumidores.

Nada de eso demerita en todo lo que vale una resolución que empieza a poner las cosas en su lugar. Es irreversible el proceso, antes que tarde, acabará siendo del todo legal el consumo de marihuana para todo el que quiera andar en esas (y su cultivo, transporte, comercialización, procesamiento, etc.), tal y como han hecho ya otros países, y tal y como siempre hacemos en México siguiendo la corriente de lo que pasa en el extranjero.

Tal vez lo más importante es que esto es un primer paso para dejar en el cajón del olvido el estado paternalista al que tan acostumbrados estamos (y así lo llamamos, “papá gobierno”), aunque sea tan mal padre.

No es la primera vez que se intenta. En 1940, el presidente Lázaro Cárdenas revisó el estudio que le presentó el doctor Leopoldo Salazar entonces al frente del Departamento de Salubridad Pública (luego Secretaría de Salubridad y Asistencia, hoy Secretaría de Salud federal), sobre las consecuencias para la salud por el consumo de marihuana, cocaína y heroína, contrastadas con las consecuencias de su combate y persecución, en términos de violencia y delincuencia causadas, y propuso su legalización, misma que se promulgó mediante el decreto en el Diario Oficial de la Federación, del 17 de febrero de 1940. Para que no nos sintamos de “avanzada”.

En aquellos tiempos parece que se legislaba un poquito distinto que ahora. En los “considerandos” del decreto de don Lázaro, dice: “La persecución de los viciosos, que se hace conforme al Reglamento de 1931, es contraria a la justicia…debe conceptuarse al vicioso como un enfermo al que hay que atender”; y agrega: “El único resultado obtenido ha sido el encarecimiento de las drogas y que por esta circunstancia obtengan más provecho los narcotraficantes”… en 1940.

Y le hicieron su Reglamento al decreto, mismo que en su artículo 5 mandaba “la creación de dispensarios públicos de narcóticos” para que en ellos, los médicos del Departamento de Salubridad Pública otorgaran de manera gratuita las drogas que solicitara el respetable (“toxicómanos” les llamaban en el Reglamento).

Eso hizo que el gobierno yanqui pusiera el grito en el cielo y amenazara a México con un bloqueo de medicamentos en general, lo que obligó al presidente Cárdenas a derogar la ley seis meses después. Chin.


Ríos de sangre y mares de llanto nos hubiéramos ahorrado si nuestro gobierno hubiera podido sortear un boicot general de medicamentos, para sostener esa legislación que hubiera arrebatado a las bandas de delincuentes el inmenso negocio de las drogas ilegales. No era posible, nos tuvimos que doblar… y como todas las demás drogas siguen siendo ilegales, excepto el alcohol que es legal en los EUA y acá también, no es exagerado decir que… seguimos doblados.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Escribe un comentario sobre esta entrada: