jueves, 12 de noviembre de 2015

6867. GUERREROS UNIDOS POR MÉXICO.

Por Fernando López Alanís.
Copiado por GL Conrado de:
-glc- familiares, amigas y amigos,
que apoyan mi proyecto I'ESAO. Para
Tenepal de CACCINI

Los Guerreros por México conocen, acatan y cumplen las leyes y reglamentos que fueron promulgados para la sana y provechosa convivencia de los mexicanos en sociedad, y así lo enseñan a los niños y jóvenes.

Preguntas y Respuestas. A propósito de mi publicación sobre ser el Acta de Independencia de Chilpancingo 1813, la verdadera Acta de Independencia, y no la del 28 de Septiembre del “imperio Mexicano”, de México 1821, recibí un correo de un lector con algunas preguntas y observaciones, a las que contesté según mi parecer, que van de cursiva (itálica), o entre comillas. Las retomo, respetando el texto del lector, para todos porque creo que valen la pena ambos textos, y esperando sean de su interés:


¿Entonces México como estado ya existía desde 1813? “No. Ese año la Nueva España declara como colonia la independencia de su metrópoli, la España peninsular, o la vieja España y de Madrid, su capital. Ese mismo año se inicia el proceso para legalizar esa independencia, que es el Congreso llamado de Anáhuac, con el encargo de dotarse de una Constitución y crear los otros poderes, el judicial y el ejecutivo, lo que se logró pero que por el desarrollo de la guerra no se pudo consolidar.”


¿Es decir que la lucha de Vicente Guerrero y de los insurgentes entre 1813 y 1821 por consumar la independencia no era necesaria? “Absolutamente necesaria. Primero, porque los Españoles no la reconocieron y le hicieron una guerra a muerte; segundo, porque ante el asesinato de J M Morelos y la desaparición del Congreso muchos novohispanos se retiraron de la lucha independentista; tercero, porque ante estas circunstancias no hubo tiempo de conformarse como estado, y, finalmente, por todo lo anterior la “América Mexicana” no alcanzó a constituirse como sujeto de Derecho Internacional.”


¿Es decir que la batalla en San Juan de Ulúa en Veracruz fue una defensa inútil? Alguien no les avisó que México ya se había consumado la independencia en 1813. “Si te refieres a la toma de San Juan de Ulúa en 1825, ciertamente del todo inútil. No por la Declaración de Independencia de 1813, sino porque en este año hacía uno que se habían alcanzado todos los elementos de un estado autónomo, libre y soberano, listo para ser reconocido como un nuevo estado en el llamado concierto internacional. La toma de San Juan de Ulúa dio oportunidad para que el Secretario de Guerra y Marina, José Manuel de Herrera, pidiera al Congreso una flota de guerra para evitar la presencia de los españoles pretendiendo la reconquista, flota que no se adquirió, lo cual facilitó la presencia de Barradas en 1829, en Tampico, ya sin el apoyo de Ulúa”.


¿Entonces también fue un sinsentido que EEUU reconociera independencia de México en 1825 y España hasta 1836? “Los procesos de reconocimiento de un nuevo estado como sujeto del Derecho Internacional se dan paulatinamente y son materia de negociación, lo mismo que los de un nuevo gobierno, mediante procedimientos diplomáticos. En ese tiempo es muy claro el ejemplo de los gobiernos revolucionarios franceses, que no fueron reconocidos por los gobiernos europeos y les hicieron muchas guerras, sin dejar de reconocer a Francia como estado. USA e Inglaterra fueron de los primeros en reconocer a México como estado libre y soberano, y el Vaticano por sus compromisos con España fue de los últimos. Recordemos incluso la encíclica del Papa Pio VII, “Etsi longissimo terrarum” (30-01-1816), en la que exhorta a toda la jerarquía católica española y latinoamericana a detener el proceso independentista de las regiones que España todavía consideraba de su propiedad, y por lo tanto sujetas a ella.


”En fin, faltó que alguien les avisara a todos que la independencia ya estaba hecha en 1813 para que no derramaras su sangre inútilmente peleando por el país los años siguientes. ¿Entonces debe reescribirse la historia y dejar de hablar de los héroes que entre 1813 y 1821 pelearon por consumar la independencia? “Creo que ya está contestado por lo expuesto arriba, sólo agregar que sí, que debe reescribirse la historia entre 1810 y 1824, conforme a la verdad y a la objetividad histórica, dejando de lado los intereses de partido y de grupo. Tenemos documentos, testimonios, datos, monumentos y demás documentos suficientes para hacerlo, y debemos hacerlo. Y esto les toca a los Historiadores libres de prejuicios y amantes de la libertad, y a nosotros seguirlos.

“En otro tema… ¿Qué tendrían que celebrar del estado confesional de los sentimientos de la Nación de Morelos los masones? “Los Masones deben tener una posición crítica que evite desvíos y prejuicios. Por lo tanto, ubicarse en 1813 y considerar que uno de los poderes más grandes contra la independencia eran los obispos, todos ellos españoles, que acusaron a los insurgentes de estar en contra de la santidad de la iglesia, de despreciar a la jerarquía eclesiástica, y de negar los dogmas, por lo cual excomulgó a los insurgentes, quemó por mano de verdugo “los papeles” de esos insurgentes, y satanizó el movimiento; todo lo cual influyó grandemente en muchos novohispanos que temieron la condenación eterna y abandonaron el movimiento. Entonces el Señor Morelos declara en el Sentimiento 2º que “la religión católica sea la única sin tolerancia de otra”, para contrarrestar toda la propaganda religiosa en su contra; y en la primera parte del Sentimiento 4º que “el dogma sea sostenido por la jerarquía de la Iglesia, que son el Papa, los obispos y los curas”, con el mismo fin. Sin embargo, y aquí donde intervienen las doctrinas masónicas de manera directa: el Sentimiento 3º es la primera vez en que se declara la necesaria intervención de los poderes civiles para controlar los abusos eclesiásticos: “Que todos sus ministros se sustenten de todos y solos los diezmos y primicias, y el pueblo no tenga que pagar más obvenciones que las de su devoción y ofrenda”. Y de manera terrible, desde el poder civil pero con base en la doctrina religiosa de su tiempo, se declara en contra de la Santa Inquisición, cuando en la segunda parte del Sentimiento 4º declara que “se debe arrancar toda planta que Dios no plantó” (Mt. Cap. V), lo que le valió la excomunión de esa misma Santa Inquisición, pero que a nosotros los mexicanos nos enseñó los inicios del camino hacia la laicidad, que al menos jurídicamente se verán cumplidos en la Constitución de 1857.”

Las Constituciones de 1723 hablan de libertad de pensamiento en materia religiosa, los sentimientos morelianos defienden todo lo contrario, la intolerancia religiosa, la religión de estado que sería la religión católica como la única sin tolerancia de ninguna otra, aún sigue esa garantía en el color blanco de nuestra bandera, y por eso algunos todavía añoran que se acabe la laicidad. “Lo niego totalmente. El diseño, los colores, las significaciones de la bandera trigarante de 1821 no tienen ninguna vigencia desde 1823. En primer lugar fue el propio Iturbide quien las violó persiguiendo a los independentistas de la primera época (Hidalgo y Morelos) y negándoles todo reconocimiento (a Bravo, Guerrero, Rayón, Victoria, y demás), quedando sin sentido el rojo; en segundo lugar la iglesia niega el blanco cuando se declara abiertamente en contra de la independencia y a favor de Iturbide, o para guardar el imperio para la casa de Borbón, y se opone abiertamente a la Constitución de 1824. Me parece que el origen de nuestra actual bandera está en un decreto del Congreso Constituyente de 1824, con el águila, la serpiente y los otros elementos del escudo nacional, y el águila no tiene ninguna clase de corona, ni hay estrellitas en ninguno de sus campos que dejan de ser diagonales para ser cuadrados y verticales y de blanco, verde y rojo pasan a ser verde, blanco y rojo.”

“En cuanto a las Constituciones Masónicas de 1723, particularmente en lo referente a su declaración de libertad de pensamiento, sólo debemos advertir que este ideal de la Masonería y del Liberalismo Filosófico, enunciado ese año, fue origen de cerrada y acérrima oposición tanto de la Iglesia Católica como de los estados comprometidos con ella. Todavía fueron motivo de conflicto en Francia, por ejemplo, antes de la Gran Guerra, y entre nosotros durante la contrarrevolución armada llamada La Cristiada. Es una lucha que todavía no acaba ni en Morelia ni en muchos países del mundo. Lo que a la Masonería corresponde es no bajar la guardia para no sólo no retroceder, sino ver de qué manera se puede avanzar más en favor de todas las libertades que se desprenden de esa “libertad de pensamiento”, siempre a favor del pueblo, o no se logrará.”

Y en ese sentido, por supuesto que sí le reconozco a Morelos que hizo a este país guadalupano, él elevó a rango constitucional la fiesta del mito del 12 de diciembre, no por nada en honor de la misma leyenda él era parte de los guadalupes, Iturbide fundó la Orden de Guadalupe, y la retomaron Santa Anna, Maximiliano y Fox, y quién sabe si también algunos “liberales” que sostienen que los masones, en tanto que masones, deben celebrar los sentimientos morelianos antimasónicos. “Lo que debemos cuidar es no confundirnos. La Guadalupana como bandera de la independencia surgió cuando los españoles sacaron en procesión a la Virgen de los Remedios traída por Hernán Cortés, para recordar a los novohispanos que eran conquistados y colonos dependientes de la corona española. Contra la virgen blanca conquistadora y mata indios, surgió la virgen morena defensora no sólo de los indios sino de todo novohispano, y triunfó la morena. Ése es el sentido. En cuanto a “los guadalupes”, se sigue la misma línea: cuando a la Virgen de los Remedios la nombran “generala” con su banda azul, su espada y toda la cosa, aparecen “las marianas”, que son las mujeres españolas en México quienes servirán con sus bienes y sus influencias a los ejércitos realistas contra los insurgentes; entonces aparecen “los guadalupes” para ayudar a los insurgentes. Se trata, pues, en el fondo de un sentido de identidad, que aprovechan muy bien Hidalgo y Morelos, quien la define como “patrona de nuestra libertad” (Sentimiento 19º), y así la toman todos los insurgentes de la primera época. Posteriormente permanece como uno de los mitos fundacionales de nuestra nacionalidad, y así tenemos que conocerlo, reconocerlo y respetarlo.”

“Eso de fundar y refundar la Orden de Guadalupe iturbidista siempre me ha parecido un movimiento para despojar a los insurgentes y a los patriotas mexicanos de la Guadalupana como bandera propia, y de un símbolo trascendente. Afortunadamente no lo han logrado. Para entenderlo hay que considerar que esto no es cuestión religiosa sino política.”

Gracias nuevamente. También gracias de mi parte, y me repito a tus órdenes.

Saludos. TAF.

2 comentarios:

  1. Qué agradable sorpresa, Conrado, te agradezco mucho tu participación en este esfuerza por hacer que lleguen algunos conocimientos a nuestros hermanos Mexicanos, donde se encuentren, para un provecho más amplio y una mejor comprensión de nuestro propio ser y de nuestro futuro. Te deseo todo bien y bendiciones de todos quienes te queremos y admiramos.

    ResponderEliminar
  2. No tienes nada que agradecer mi hermano, si deseas se publique en este espacio del Tenepal de CACCINI, mándame a mi correo electrónico: glconrado@hotmail.com lo que escribes de: GERREROS UNIDOS con las fotos que lleva cada tema y lo subimos al Tenepal. Saludos fraternos.

    ResponderEliminar

Escribe un comentario sobre esta entrada: