jueves, 12 de noviembre de 2015

6871. SUPERSTICIONES.

Por Rafael Ceja Alfaro.
Docente y articulista.
Desde Zamora, Michoacán.
México. Para
Tenepal de CACCINI

Pasó corriendo por la banqueta, la noche era obscura como boca de lobo dicen, yo nunca he entrado a las fauces de un hermano de San Francisco, en su carrera por poco tira de la escalera al vecino que trataba de arreglar el corto circuito que mantenía sin luz a toda la colonia; el tipo siguió corriendo y dio vuelta a la esquina y sin precaución trató de cruzar la calle y ¡PUM! El carro que venía de frente lo levantó tres metros y lo lanzó contra el poste de enfrente, pequeños incidentes que le causaron la muerte instantánea después de que fuera golpeado en el poste. Realmente la única causa creíble de lo que le ocurrió fue su paso por debajo de la escalera.

Y eso no es nada, el otro día se metió al casino mi compadre Crédulo y entró directo a la Ruleta, le puso al 8 rojo y que le atina, con más entusiasmo le apostó al 17 negro ¡y que le atina!, con más emoción le duplicó la apuesta al 14 colorado y ¡Tómalas! ¡Ganó! Al borde del paroxismo (¿Así se dice?) le apuesta la mitad de toda su fortuna hasta el momento ganada al 13 NEGRO y ¡Chin Marín! ¡Pierde,  créanme pierde! Pero eso no se queda así, “el que no asegunda no es buen labrador” con toda la decisión del mundo, hasta con la de San Juditas Tadeo le apuesta el resto al 13 NEGRO, ¡Increíble! ¡No puede ser! ¡No es posible! ¡Me lleva la ch…! perdió la apuesta con todo y Santito, perdió todo; él cree que fue porque le apostó al 13 NEGRO, pero yo creo que no, lo que pasa es que no  recuerda que al salir de su casa pateó al gato negro que se le cruzó y al patearlo se le erizaron los pelos desde la nuca hasta la cola, al gato por supuesto, a mi compadre no creo que fuera Pá tanto y eso fue la verdadera causa de su ruina.

Cosas que pasan. La otra noche hubo fiesta, pachanga, gorra o como usted quiera llamarle en la casa de mi amigo el Filósofo de Purepiru, estuvo en grande, fue  Pascual Fernández, don Pancho Ordaz  del famoso y buen Mariachi Ordaz, Ildefonso Vega Melgoza, el Profesor Manuel Torres de los que sí enseñan en las aulas, el Ing. Marcelino Martínez, el Ing. Juanito Saavedra y el Arq. Omar Torres. El Filósofo estuvo alegre tomando más de varios Alfonso XIII (Más de varios quiere decir no sé cuántos) y con toda la dicha etílica se sentó a cenar derramando todo lo que había sobre la mesa, de inmediato rescató su compostura y la compostura de lo derramado; Adquirió pose seria y nos  hizo gala de sus conocimientos de las bellas canciones, de su archivo musical que contiene miles de temas de música en español e instrumental, nos habló de autores y compositores y entre plática y plática Pascual y Don Pancho, muy buenos artistas, además de amigos, nos deleitaban cantando; Don Pancho tocando la guitarra y Pascual con su primera voz, por cierto no le salen nada mal las pocas canciones que se sabe, dice que son 2,300.

Todo bien hasta ahí pero, al rato Purepiru se resbaló al ir al baño, se hirió un dedo al cortar la carne que saltó del plato al mantel, se tropezó a la  salida de la casa para mover la camioneta, en esa salida perdió la cartera y le pegó a la camioneta con el poste rompiendo el espejo, dejó pegadas las llaves y no les cuento más. Lo que dicen es que todo pasó por los Alfonso XIII, y no me parece cierto, luego la gente no se fija pero yo si me fijé y estoy seguro de que fue porque también cayó el salero tirando la sal y no arrojó unos granos para atrás sobre su hombro izquierdo.

“Tú tienes la desgracia de ser muy fiel creyente de la superstición, la llevas tontamente clavada en tu conciencia como una religión, pasar bajo un andamio o ver un gato negro sería tu perdición, y para que contarte si rompes un espejo o pisas un listón.”

“Tu modo de pensar así es mi preocupación, como poder confiar en ti con tanta aberración, si fuera un martes 13 cuando absolutamente te di mi corazón ¿Que va a pasar entonces si sigues tontamente con tu superstición?” de Don Luis Arcaraz.

“Es increíble” podríamos exclamar que en esta era de avances en la ciencia y tecnología hayamos gente tan supersticiosa. En los más añejos tiempos existieron los Oráculos, en la historia podemos encontrar magos, ahí tienen al señor Merlín, brujas, hechiceras, chamanes, adivinos y se vinieron hasta nuestras fechas, hasta se anuncian por diferentes medios.

En épocas más recientes se habló del señor Ronald Reagan y su esposa Nancy que eran fervientes creyentes de los horóscopos y hasta tenían una astrologa de cabecera que los astrologaba, Joan Quingley. Cómo no recordar que durante el salinato uno de los actores principales para descubrir los entierros en la Quinta del Encanto fue La Paca.

Actualmente el Pinguín Barack Obama es un supersticioso que tiene un arsenal de amuletos, de los cuales si ustedes me lo permiten luego hablamos.

En el libro “Los brujos del poder” escrito por José Gil Olmos podemos encontrar las creencias que tienen gran parte de  la clase política mexicana, incluyendo a una poderosa lideresa, ahora alojada contra su santa voluntad en un centro de readaptación. Dice que hasta la cobijaron con una zalea fresca de león creyendo que con eso tomaría las cualidades del rey de la selva. Y cuenta entre otros , de un personaje muy importante radicado en la frontera norte del país, pudiente de abolengo, que tiene un garrafón de tequila aderezado con gónadas de león, creyendo con eso hacerse de las virtudes de la fiera más fiera.

Pero lean ese libro ya sea por cultura o por morbo, muchas veces nos gana la morbosidad y como no queriendo leemos los “Arrebatos carnales” de Francisco Martín Moreno y con mayor disimulo nos echamos los tres tomos.

Y ya para terminar les mostraré otras supersticiones que nos tienen “cautivos”. ¿Recuerdan cuando ladran los perros al rezar el “Alabado”? ya una vez les conté de mi pueblo, la noche en que acompañé al sacerdote a llevar los Santos Oleos a una moribunda que se murió, por eso era moribunda, al momento que la ungían entregó el alma al Creador (A lo mejor le entregó todo pero nomás le aceptaron el alma, ya ni los zapatos le servían)  y como en coro ladraron todos los perros del pueblo en una forma exageradamente lastimera. Yo no soy supersticioso pero se me pusieron de punta todos los bellos y pelos de mi sereno cuerpo y Pá acabarla de joder no pude dormir hasta ya entrada la mañana cuando llegó mi mamá con su frase “Se te van a cocer los ojos de tanto dormir”, que bueno que no soy nada supersticioso.

Tocamos madera para que no nos caiga el mismo maleficio del que en ese momento estamos hablando. Para invocar la buena suerte cruzamos los dedos, y cuando a alguien le zumban los oídos es porque alguien más está hablando de él, bien o mal. Tener siempre en la cartera un billete de dos dólares para que nunca te falte un centavo. Es claro, si traes el billete. Yo sugiero mejor tener varios billetes de veinte dólares, siempre son buenos y nos pueden sacar de algún apuro, al fin que varios billetes de a veinte, son mejor que uno de dos, ¿No creé?

Por hoy aquí la dejamos.

Hoy domingo 8 de noviembre 2015 me permito mandar saludos y felicitaciones muy especiales a Oscar Mijo y Judith mi Nuera por la llegada de Luisa Judith que le da el Certificado de 6° de Abuelato a mi esposa. Bienvenida a la familia la nietecita que nos faltaba. Un abrazo fuerte y ¡FELIICIDADES!

Rafael Ceja Alfaro.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Escribe un comentario sobre esta entrada: