viernes, 13 de noviembre de 2015

6883. ¡ESTÁN SOLOS Y DESEMPODERADOS!

Por Reporte Z

Por Rafael Gómar Chávez.
Filósofo y periodista.
Desde Michoacán.
México. Para
Tenepal de CACCINI

¡Están solos y desempoderados!

“Buscando un enemigo al frente para recobrar la unidad de acción, se nos ocurrió la idea de que la polución, la amenaza del calentamiento global, el déficit de agua potable, el hambre y cosas así, cumplirían muy bien esa labor”.
Club de Roma


El 11 de septiembre de 2001 satélites estadounidenses ubicados a miles de kilómetros en el espacio registraron una alteración significativa en el campo magnético de la Tierra, todo comenzó muy temprano, por la mañana, cuando millones de espectadores asistían en vivo, a través de la televisión, al ataque a las Torres Gemelas. Los cambios del campo magnético de la Tierra sorprendieron a los investigadores que recibían la información sin saber la causa de tales alteraciones.

Eso dio origen a un programa de investigación que el gobierno llevó a cabo para conocer las causas y utilizarlas en su provecho, pero organismos independientes también realizaron su propia investigación, por ejemplo la Iniciativa de la Coherencia Global (ICG) que ha llegado a sorprendentes conclusiones, pero mientras que los gobiernos cuentan con todos los recursos económicos, políticos y humanos, la ICG no tiene más recursos que las aportaciones voluntarias de los miembros de la organización.

Otras organizaciones no gubernamentales de investigación como el Heart Math Institute  que estudia el campo magnético del corazón, aportan nuevos datos que fortalecen la idea de que los seres humanos estamos unidos por campos energéticos y no sólo los seres humanos estamos relacionados unos con otros, los seres humanos estamos unidos energéticamente al campo magnético de la Tierra.

Existe un campo energético que se nombra con diferentes términos, pero así como hay atmósfera, biósfera, ionósfera hay un campo energético de la Tierra  que pulsa o late al mismo ritmo del corazón del ser humano, esto es un dato de gran trascendencia. Emociones tan poderosas como la sorpresa, el miedo, el dolor, la compasión que se manifestaron con gran fuerza el 11 de septiembre de 2001, tuvieron un impacto importante en el campo magnético de la Tierra. Otros eventos que cimbraron al planeta fueron la muerte del Papa o de Lady Diana.

El gurú hindú Maharashi y cientos de seguidores realizaron experimentos de la meditación y su impacto en el entorno y en otros seres humanos, así se podrían coordinar las intenciones colectivas para influir y mejorar el clima social. El investigador mexicano Jacobo Grinberg realizó estudios para probar que entre los cerebros de personas que se encuentran próximas unas de otras se establece una interacción energética. Todo está unido.

Excelente que unidos, los seres humanos puedan influir en su entorno social positivamente, pero también lo contrario es posible y eso lo saben los Señores de la guerra y los gobiernos autoritarios; propagando el miedo a través de los medios, en especial la televisión se fomenta la parálisis de la sociedad. Después del 11 de septiembre los casos de depresión se multiplicaron y siguen en aumento. Los Señores de la guerra y sus cómplices de los gobiernos nacionales, fomentan la división, desempoderan a las personas y los convierten en consumidores dóciles, en individuos aislados, sin energía ni poder alguno.

Los cambios políticos, económicos y sociales que millones de personas demandan en México, serán posibles si cada vez más mexicanos unimos nuestras intenciones y nuestras acciones para recuperar la paz y la armonía y construir una auténtica democracia. Otras fuerzas no quieren que México se transforme, por eso recurren al miedo, a la violencia, al control de las conciencias; es la hora de la verdad, mientras más mexicanos apaguen el televisor y despierten, mejor.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Escribe un comentario sobre esta entrada: