sábado, 14 de noviembre de 2015

6884. SOCIÓLOGOS: A INTEGRAR EN SUS INVESTIGACIONES DEGRADACIÓN DE LA TIERRA, MIGRACIÓN, CRISIS POLÍTICAS Y CONFLICTOS ARMADOS.

Por el Soc. Washington Daniel Gorosito Pérez.
Ensayista, investigador y poeta.
Desde el Edo de Guanajuato.
México. Para
Tenepal de CACCINI

SOCIÓLOGOS: A INTEGRAR EN SUS INVESTIGACIONES DEGRADACIÓN DE LA TIERRA, MIGRACIÓN, CRISIS POLÍTICAS Y CONFLICTOS ARMADOS.

Según Uriel Safriel, quien funge como presidente de la Comisión de Ciencia y Tecnología de la Convención de las Naciones Unidas de Lucha contra la Desertificación es fundamental que los estudios científicos vinculen la degradación de la tierra con la migración, la inestabilidad política en los países y las guerras.

Un documento reciente del Ministerio de Defensa de Gran Bretaña, sostiene que 135 millones de personas podrían migrar de sus lugares de origen como consecuencia de la desertificación de la tierra para el año 2045. El experto inglés Norman Myers, en la temática de refugiados ambientales considera que esta cifra podría ascender a 200 millones para el 2050 debido a otras problemáticas derivadas del cambio climático.

Safriel consideró que urge que los responsables políticos, especialmente en el continente africano, tengan a la mano estudios científicos que analicen la inestabilidad política, la degradación de la tierra, la migración y los conflictos armados.

El caso Siria es un ejemplo, hoy atravesando por una guerra civil que ha generado unos 4 millones de refugiados en dos años. Pese al dolor y la angustia que esto provoca, los números son muy bajos en relación a la cantidad de desplazados que probablemente generarán la desertificación y el cambio climático en la región.

El directivo de Naciones Unidas explica que “Siria está conformada mayormente por tierras áridas. Por lógica y según la experiencia no basada en la ciencia, es probable que las sequías ocurridas en Siria e Irak (entre 2006- 2010) hayan reducido severamente la productividad de la tierra”. La mayoría de la población siria depende de la tierra para subsistir y la crisis agraria, quizás haya contribuido, o incluso incitado, el conflicto.

Estudios de otros países apoyan indirectamente que las sequías provocaron el conflicto de Siria… uno de la isla (italiana) de Sicilia y otros dos de África, que concluyen que regiones clasificadas como áridas debido al cambio climático, aquí se volvieron hiper áridas, como los había pronosticado el Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático.

La ciencia puede afirmar con razón que la degradación del suelo es un factor importante en la migración, porque los países que generaron la mayor cantidad de migrantes hoy en día son aquellos en que la desertificación y la degradación de la tierra se ha materializado. Simulaciones científicas prevén que América Latina e India tendrán caídas de 8 a 14% y 4% respectivamente, en su Producto Interno Bruto agropecuario. En África, Burkina Faso tendrá una reducción del 20% y Malí hasta 30%. El cambio climático ya afectó de diversas maneras a los 2000 millones de personas que viven en las regiones más áridas del mundo, las que abarcan 41% de la superficie terrestre. Las malas cosechas obligan al 40% de los hogares del mundo a desplazarse. La destrucción de los cultivos lleva a 17% a cambios de residencia, mientras que el 13% abandona sus tierras debido a eventos climáticos de magnitud, como las sequías extremas.

En las pasadas seis décadas, el 40% de los conflictos generados dentro de los Estados se relacionaron directamente con la problemática de la tierra y los recursos naturales, como el agua. En el año 2008, la inseguridad alimentaria fue la causante de más de 60 disturbios sociales en 30 países, en 10 de ellos la cifra de muertos fue muy elevada. Hoy a fines del 2015, el 70% de los países del planeta, declaran tener problemas de seguridad nacional vinculados al cambio climático, manifestándose más que nada en la desertificación y sequía entre otras consecuencias.

Refiriéndonos a seguridad nacional, el informe del Ministerio de Defensa Británico sostiene que, dadas esas situaciones socioeconómicas, las zonas que cuentan con mayor número de población joven, serán las más susceptibles a la inestabilidad y al estallido de conflictos armados, así como de ser víctimas del extremismo radical.

Según las Naciones Unidas, en los últimos 40 años casi un tercio de las tierras cultivables del mundo sucumbieron a la erosión. Un informe de este año dice que 12 millones de hectáreas se pierden al año y para alimentar a la población del planeta en el 2050, calculada en 9700 millones, la producción agrícola deberá aumentar un 70% y 1005 en los países en vías de desarrollo.

Los sociólogos debemos reflexionar lo externado por Uriel Safriel: “Los científicos sociales no presentan con claridad, o no lo hacen en absoluto, los vínculos existentes entre el uso inadecuado de la tierra, la consiguiente degradación… y la pérdida de medios de vida como posibles causas de migración”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Escribe un comentario sobre esta entrada: