sábado, 14 de noviembre de 2015

6885. SABER, CONOCER Y APRENDER.

Por EVERILDO GONZÁLEZ ÁLVAREZ.
Ambientalista y articulista.
Desde Zamora, Michoacán.
México. Para
Tenepal de CACCINI

LOS OBISPOS DE LA DIÓCESIS DE ZAMORA
Parte 29

Vamos a continuar conociendo la vida de quien después de estar Zamora como obispo fue enviado a Guadalajara como arzobispo y cardenal, Al dejar la Diócesis de Zamora el Señor Obispo Don José Salazar, fue nombrado Administrador Apostólico de la misma el Señor Arzobispo Don Luis Mena, residente entonces en Zamora. El Señor Mena había nacido en Churintzio el 2 de mayo de 1920,  siendo sus padres Don Luis Mena y Doña Emilia Arroyo y había  ingresado al Seminario de Zamora, de donde fue mandado a Roma, al Colegio Píolatino. Ordenado en San Juan de Letrán por Mons. Traglia en 1944 y vuelto a México, fue maestro del Seminario y luego Obispo Auxiliar, Administrador Apostólico y Arzobispo de Chihuahua. Cuando renunció a este último cargo, regresó a Zamora y fue entonces cuando se le nombró Administrador de esta Diócesis, mientras se nombraba al sucesor del Señor Salazar. Después fue nombrado Auxiliar de la Arquidiócesis de México y, finalmente, al renunciar a su puesto, regresó a Zamora.

Habían transcurrido ya ocho meses en que solo se tenía al obispo Mena como administrador y para la Diócesis de Zamora, por fin, en Roma, se publicaba la Bula en la que se nombraba a su séptimo Obispo:

Era nombrado para obispo de Zamora al Sr. Adolfo Hernández Hurtado hasta ahora Obispo de Tapachula, trasladado a la Sede de Zamora, en México; salud y bendición Apostólica...

Dado en Castelgandolfo, cerca de Roma, el día 19 de agosto del año del Señor de 1970, octavo de nuestro Pontificado

El nombramiento del Señor Adolfo Hernández como Obispo de Zamora no dejó de causar cierta extrañeza o cierto desconcierto, tanto entre muchos Sacerdotes como entre algunos fieles de la misma, debido a que era casi un desconocido para la mayoría de ellos  y, además, porque poco se conocía de su labor en la lejana y casi nueva Diócesis de Tapachula.. Nadie o casi nadie, se imaginaba que él era uno de los candidatos al Obispado de Zamora. Incluso algunos tuvieron que recurrir al Anuario Pontificio para conocer algunos datos acerca de él.

Adolfo Hernández Hurtado había nacido el 18 de diciembre de 1920  en Arandas, Jal., Había estudiado en el Seminario de Guadalajara y ordenado Presbítero el 26 diciembre de 1943.  En 1947, fue nombrado Párroco de Ciudad Guzmán, en donde se mostró como hombre de gran actividad en el orden espiritual y material y fue muy apreciado por todos. Al ser creada, el 19 de julio de 1957, la Diócesis de Tapachula, en Chiapas, Don Adolfo fue nombrado su primer Obispo el 13 de enero de 1958  y consagrado como tal el 11 mayo de 1958.

El Señor Hernández le dio gran impulso aquella nueva Diócesis la que recibió carente de casi todo. Cuando llegó a ella, encontró  9 parroquias, 12 sacerdotes,  0 seminaristas y 350,000 habitantes. Pero su celo apostólico le llevó a organizar aquella comunidad diocesana, comenzando con la fundación del Seminario y la aceptación de varios seminaristas de otras Diócesis --incluso de la de Zamora-´-, convencido de que el Seminario y los Sacerdotes son la parte medular de toda Diócesis. Al ser  promovido como Obispo a Zamora, en 1970, dejó en la Diócesis de Tapachula 23 Sacerdotes, 4 religiosos, 17 Parroquias, 23 seminaristas y se encontró en su nueva Diócesis con 238 Sacerdotes, 73 Parroquias , 18 religiosos y centenar y medio de seminaristas.

Continuará.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Escribe un comentario sobre esta entrada: