sábado, 14 de noviembre de 2015

6886. ¿DÓNDE QUEDARON LOS SUEÑOS?

Reporte Z

Por Rafael Gómar Chávez.
Filósofo y periodista.
Desde Michoacán.
México. Para
Tenepal de CACCINI

¿Dónde quedaron los sueños?

Tengo un sueño, un solo sueño, seguir soñando. Soñar con la libertad, soñar con la justicia, soñar con la igualdad.
Martin Luther King, (1929-1968).
Pastor y activista de los derechos humanos.


A pesar de que hace medio siglo no teníamos internet, celulares y en pocos hogares había un televisor, éramos felices, puede ser que esa sea la razón de la felicidad (la inocencia) perdida, hoy en día con todos los adelantos tecnológicos no podemos decir lo mismo de los niños. La mitad de los niños mexicanos viven en situación de pobreza y más de 21 millones de ellos viven en situación de violencia. La Comisión Internacional de Derechos Humanos calificó de “alarmante” la situación de los niños en nuestro país, no se puede esperar nada mejor de un sistema que premia a los vampiros disfrazados de empresarios como el tal Baillares mientras que abandona a su suerte a los niños y los jóvenes.

La imagen de los jóvenes se ha deteriorado. De acuerdo al estudio Los mexicanos vistos por sí mismos realizado por la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), los mexicanos vemos a los jóvenes como irresponsables, egoístas, poco confiables, sin idea de lo que quieren y por si fuera poco, conflictivos.

El estudio no incluye una pregunta que dice mucho sobre las personas y se refiere a la capacidad de soñar. Podrían preguntar ¿Cuáles son tus sueños? y la respuesta podría sorprendernos ¿Sueños? ¿Cuáles? ¿Qué es eso de soñar?

La capacidad de soñar, de entrar al mundo onírico se ha perdido casi del todo, no de dormir que es un estado en el que viven millones de seres humanos que creen que están despiertos, sino de soñar, de creer que algo mejor puede suceder. Los sueños son las ilusiones, los ideales por los que se trabaja, por los que se vive, pero ¿cómo pueden soñar los jóvenes (y los adultos) si desde que nacieron viven una pesadilla?

¿Dónde están los soñadores de un mundo mejor? ¿Quién sueña la utopía? Si no hay sueños ¿Cómo puede haber ilusiones?

En la antigüedad los sueños eran el medio por el cual los ángeles y el mismo Dios se comunicaba con los hombres, los sueños eran importantes, de ellos nacían los grandes ideales, en ellos se fortalecían los reyes y guerreros, los avatares y los mortales comunes, pero hoy los jóvenes y los niños han perdido la capacidad de soñar.

¿Porqué hemos dejado de soñar? Puede ser que así convenga a los que gobiernan, soñar es peligroso así que en vez de sueños pongamos en la mente de las masas, en su cabeza un televisor, así en vez de soñadores tendremos consumidores y el sueño de cada uno será el sueño de Baillares, el viejo lobo que ha sabido acumular dinero, cosas, poder.

Los sueños han muerto, lo único que queda es el materialismo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Escribe un comentario sobre esta entrada: