viernes, 20 de noviembre de 2015

6902. NO SON LOS MUSULMANES, ES EL MERCADO.

LA ECONOMÍA Y USTED

Por: Eliseo Castillo A.
Economista analítico.
Desde Michoacán.
México. Para
Tenepal de CACCINI

LA VENTANA
Los ojos del alma me despiertan,
ajados, desvelados, pareciera que sufren,
bueno, es una forma de entenderlos,
de mirar por la banda del tiempo
por los poros de la piel del cuerpo,
que simulan ventanas indiscretas
ventanas del alma inquieta,
las que de manera cierta y repetida
salen a buscar la vida y sus razones,
mas allá de la noche que te oculta.
Aun así, seguro en la brega,
mis pasos te siguen y te nombran,
de tu piel que transpira buscan
para entrar en él la indiscreta ventana.

eliseo.

París arde y en él, parte de la humanidad muere, lo hemos afirmado y no resulta ocioso repetirlo; mas allá de buscar culpables a modo, nos corresponde ofrecer una explicación más o menos seria del contexto en que suceden este tipo de actos vandálicos en que la humanidad es agredida. Ni se crea que París es solamente la capital francesa, para nada; es la capital del arte, de las ideas, el corazón de los derechos humanos, desde la revolución francesa de 1789. Libertad, fraternidad e igualdad fueron las consignas abanderadas en ese entonces; y son las que distinguen a la ciudad luz.

Comunicadores y medios en general se ofrecen a modo para mandar condolencias a los franceses; se solidarizan y se encolerizan...; pero nadie se acuerda de los muertos rusos del avión explotado, al parecer por los mismos grupos...; mucho menos, se han manifestado condolencias por todos los inocentes sirios, libaneses  o de Afganistán que han sido asesinados de menara injusta por ambos ejércitos: el de occidente (Estados Unidos, Francia; Inglaterra) y los del califato de ISI (musulmanes ortodoxos que han sido apoyados por occidente, y hoy se rebelan).

Por donde lo queramos ver, en ambos lados hay culpables e inocentes; el problema es que los intereses del mercado se imponen; así es como nos han contado solamente la mitad de la historia; Hollywood ha contaminado la visión de la tolerancia del "otro"; así es como nos acostumbraron a pensar que los musulmanes son malos; que los católicos son buenos; y que los muertos del otro lado no tienen valor para sus familiares; mientras que nuestros muertos son muy, pero muy importantes.

Esta es la gran mentira: como lo dijo el escritor Bertold Brecht... Un hombre es un hombre.

Por desgracia, el mercado se impone con sus intereses y necesidades; el sistema económico se ha diseñado para que las grandes empresas manejen sus intereses por encima de los derechos humanos y la solidaridad. Como lo hemos afirmado en esta columna; la paradoja en que estamos montados, es que occidente arma a estas gentes en Medio Oriente, los ayuda a organizarse; y en ocasiones incluso los impulsa a cometer determinados atentados. Claro, en ocasiones se les pasa la mano, y en otras incluso se independizan de sus creadores.

No olvidemos que el Medio Oriente ha sido rehén histórico de occidente; que Francia, Italia, Alemania, Inglaterra, España y Estados Unidos se han beneficiado de los recursos de la región: petróleo y control de las rutas marítimas. Incluso estos países se encargaron de dividir el antiguo imperio persa y la gran Mesopotamia inventando países como Irán e Iraq. Todo en aras de controlar la región y sus recursos.

Sin embargo, sabemos que los medios de comunicación y algunos comunicadores y opinadores se encargan en este momento de envenenar la visión de la humanidad frente a los sucesos lamentables. Personalmente detesto a todo imbécil que hace este tipo de actos de violencia; como detesto a todo tipo de  persona que secuestra y lastima en cualquier parte del mundo; sabemos que México es el peor lugar en este tema junto con Colombia, pero igual sabemos que parte de la explicación se esconde en lo posible, por los intereses creados.

Hoy lloramos desde nuestro dolor; pero somos insensibles al dolor de los otros, los que como nosotros son receptores de la violencia, las bombas y misiles "inteligentes" lanzados desde la aviación de occidente.

Paradojas de la información; se nos informa que las fuerzas aliadas lanzan Bombas y misiles programados para caer en lugares donde se encuentran los enemigos... y buena parte de estas amas han caído en: ESCUELAS, HOSPITALES Y MERCADOS. ¿Su pecado...? ser musulmanes y estas de aquel lado; solo eso.

Económicamente no conviene al mercado que se hable mal de los aliados, son los buenos, son los que apoyan las grandes empresas transnacionales que fabrican armas para que se gasten en  las guerras... ¡dónde más!

Nuevamente viene al caso Bertold Brecht... parodiando su poesía... ayer vinieron por mi vecino..., no hice nada, dejé que se lo llevaran...; hoy viene por mi...

Finalmente dejemos de preguntarnos por quién doblan las campanas... doblan pro la humanidad, que al decir del Papa Francisco, estamos en la tercera guerra mundial.


Abrazos y que todo esté bien por su vida.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Escribe un comentario sobre esta entrada: