viernes, 20 de noviembre de 2015

6906. EL FESTIVAL DEL GLOBO DE LEÓN.

Reporte Z

Por Rafael Gómar Chávez.
Filósofo y periodista
Desde Michoacán.
México. Para
Tenepal de CACCINI

El Festival del Globo de León.

Un viaje es una nueva vida, con un nacimiento, un crecimiento y una muerte, que nos es ofrecida en el interior de la otra. Aprovechémoslo.
Paul Morand (1888-1976)
Diplomático y escritor francés.


León, Gto., 16 de noviembre, 2015.- Luego de la Noche Mágica del domingo, el lunes a las 5 de la mañana caminamos hasta el parque Metropolitano en donde la noche anterior hicimos un recorrido agotador de más de tres horas. Otra vez evitamos las larguísimas filas comprando los boletos en una tienda Oxxo. Esta vez caminamos sólo hasta una escalera por donde  subimos a lo alto de la presa,  a pocos metros de la entrada principal del parque.

Miles de personas habían llegado antes que nuestro grupo y las bancas que están colocadas a la orilla de la presa fueron insuficientes así que nos sentamos sobre las piedras en improvisadas butacas que en poco tiempo nos provocaron molestias en nuestras posaderas.

A fondo del lago los equipos participantes inflaban los globos aerostáticos con aire caliente, encendían los quemadores de gas a intervalos de algunos segundos hasta alcanzar los 80 o 100 grados, los globos se iluminaban en la oscuridad de la madrugada y poco a poco comenzaban a elevarse con los primeros rayos del sol. Al rato decenas de globos multicolores con figuras de animales y con los nombres de las empresas patrocinadoras llenaron el cielo. Uno de los globos patrocinado por Megacable tripulado por cuatro personas de la tercera edad pasó a unos metros de donde estábamos sentados, en un alarde de habilidad del piloto. También había globos patrocinados por empresas de diversos giros como uno del periódico La Jornada, la mayor parte de los globos no tenían patrocinador.

Algunos globos se  deslizaban suavemente sobre la superficie del lago y poco después retomaban altura, con la salida del sol el frío se intensificó por lo que abracé a mi hijo para transmitirle calor. Después de tres horas ya con el sol radiante los globos comenzaron a aterrizar, algunos en los campos cercanos, otros en plena zona urbana de los fraccionamientos que se construyen en las faldas de los cerros que rodean la presa.

Así que como a las 10: 30 decidimos volver a la ciudad en busca de un menudo o algo caliente. Después de almorzar fuimos  a la zona del mercado del zapato, cerca de la central camionera, además de que fue un largo trayecto por la lentitud del tráfico vehicular, más de una hora, fue  imposible encontrar un espacio en los estacionamientos cercanos, todos estaban saturados, igual que los hoteles, los restaurantes, las plazas comerciales.

Las autoridades informaron que en León, Silao y Guanajuato, todos los hoteles registraron un lleno total no sólo durante los cuatro días del Festival del Globo, sino antes del evento. Cerca de medio millón de personas visitaron León y muchos de ellos se hospedaron con familiares o amigos. Por primera vez desde hace 13 años que se inició el Festival, se rebasaron las metas de visitantes.

Otro gremio que resultó beneficiado, además de los hoteles y los restaurantes, fue el comercio que registró un incremento del 90 % en sus ventas. Es verdad que León es una ciudad industrial con un gran potencial y no se ven en las equinas personas y menos niños haciendo malabares para ganarse unos pesos, hay mucho empleo, pero como en todo el país, la mayoría de los trabajadores tienen sueldos muy bajos y trabajan hasta dos turnos con el mismo sueldo.

Equipos de 16 países entre los que se encuentran España, Brasil, Costa Rica, Ecuador, Canadá, Argentina, Venezuela, Alemania, Estados Unidos, Bélgica, participaron con uno o varios globos por lo que el cielo de León se llenó con más de 200 globos durante cada uno de los cuatro días del Festival. El FIG de León es el más grande de Latinoamérica.

"Eventos como estos son los que muestran la verdadera cara de México al mundo. Un festival como el FIG es un verdadero mensaje de paz, pues se trata de convivencia, reunión familiar, amigos, estar en áreas verdes y convivir con la naturaleza, en donde todos estos elementos convergen para hacerlo una experiencia excepcional", externó Escandra Salim, coordinadora del evento. Y sí, las dos veces que visitamos el parque sólo la noche del lunes vi un joven ebrio, la mayor parte de los visitantes fueron en familia, pocas personas bebían licor o cerveza, fue una  extraordinaria experiencia. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Escribe un comentario sobre esta entrada: