lunes, 23 de noviembre de 2015

6917. INMORAL Y PELIGROSO.

Por el Sr. López.
Periodista crítico.
Desde el Edo de Chiapas.
México. Para         
Tenepal de CACCINI

LA FERIA

Inmoral y peligroso.
Tía Lilí fue muy longeva y muy católica, como todas las de Toluca (vivían rece y rece, hasta aburrirse de vivir, pero no de rezar). Una vez que varias señoras de la familia hacían tasajo con el prestigio de una sobrina que andaba en lo que se llamaban “malos pasos”, le preguntaron por qué no opinaba y les contestó con su dulce vocecita: -No, mejor no… no sé ustedes, pero yo también fui joven –enmudeció el palenque.

Una de las organizaciones más poderosas de nuestra nación, la iglesia católica, ayer hizo  un llamado a que México se ponga en guerra contra los países islamitas “sin escudarse en la no intervención”. ¿Qué tal?

En el editorial de este domingo de su semanario “Desde la fe”, órgano de difusión oficial de la archidiócesis de México (por eso lo publican en el portal “Sistema Informativo de la Arquidiócesis de México”), la arenga guerrera es abierta. Dice entre otras cosas:

“El Islam basó su expansión en la conquista violenta (…) integrismo radical que pervierte la religión y que arroja miles de muertos, vulnerando la seguridad de cualquier Estado (…) ¿Cómo podemos explicar que el Islam no hunde sus raíces en la violencia cuando vemos que sus líderes y jefes se deslindan, a regañadientes, de esos actos de barbarie diabólica, y no se atreven a hacer una condena contundente? (…) ¿por qué no hemos visto una marcha multitudinaria -de mahometanos- condenando sin regateos el atentado que ha llenado de luto a esa noble nación (Francia)?” Descaradamente, mienten.

Serán muy libres de opinar lo que mejor les parezca y más cuando en su sermón del mismo domingo, el señor-arzobispo-cardenal, don Beto Rivera, defendió la libertad de expresión; nada más que es diferente lo que opine un López cualquiera a lo que dice el semanario de difusión de la cabeza de la religión más extendida en el país. Un poquito diferente. Por lo mismo, podría esperarse algo de sentido de responsabilidad… y que no mintieran.

El órgano oficial de propaganda de la arquidiócesis empleó en este editorial 544 palabras y de alguna manera se las ingeniaron para hilvanar un despropósito tras otro, por no usar un término que rima con “dejadas”.

Confundir terrorismo con Islam es como confundir pederastia con iglesia católica. La religión, ninguna religión, responde por las barbaridades de ninguno de sus seguidores, aunque sean muchos.

Cargar las tintas afirmando que no ha habido manifestaciones islamitas repudiando los hechos terroristas es mentir con desfachatez.

Igual que sería una reverenda estupidez tachar a la religión católica de violenta por haber organizado las cruzadas o por haber rostizado gente la Inquisición, es una reverenda estupidez decir que el Islam “hunde sus raíces en la violencia”, con una diferencia: las barbaridades de la iglesia católica sí fueron organizados por órdenes oficiales del papado, a diferencia de las barbajanadas de grupos minoritarios de los islamitas.

Si la vocería de don Beto Rivera lo dice porque en el Corán hay llamados a ejercer la violencia contra los “infieles”, los mismos hay en la Biblia. Como son capaces de negarlo, ahí van unos ejemplos:

En el Antiguo Testamento: Deuteronomio 7:1-4: “Cuando el Señor tu Dios te haya introducido en la tierra (…) y haya expulsado de delante de ti a muchas naciones (…) destrúyelas por completo”. Deuteronomio 20:10-17: “(…) en las ciudades de estos pueblos que el Eterno tu Dios te da por heredad, no dejarás con vida a ninguna persona. Los destruirás completamente (…)” Y en el Nuevo Testamento: Lucas 19:26-27: “(…) en cuanto a aquellos enemigos míos que no querían que yo reinara sobre ellos, traedlos acá y degolladlos en mi presencia”. Mateo 10:34-36: “No penséis que he venido para traer paz a la tierra. No he venido para traer paz, sino la guerra”.

Escritos antiguos judíos y cristianos que reciben interpretaciones benignas que igual merecen las del Corán, libro sagrado del Islam que, por cierto, dicta: “No cabe coacción en la religión” (sura 2:257); y: “(…) Si Dios hubiera querido, habría hecho de la humanidad una sola religión, pero quería probaros en lo que os dio. ¡Rivalizad en buenas obras!” (sura 5:48); “Combatid por Dios contra quienes combaten contra vosotros, pero no os excedáis. Dios no ama a los que se exceden” (sura 2:190).

Un muftí para los mahometanos es una voz muy reconocida, hágase de cuenta un cardenal, aunque es sólo un intérprete y jurisconsulto de su sagrada escritura. El gran muftí de Arabia Saudita y el gran muftí de la Universidad de El Azhar, en El Cairo, han declarado que el Estado islámico (EI), los terroristas y la “banda de Al Qaeda”, son el enemigo público número uno del islam y que sus prácticas “nada tienen que ver con el Islam”.

Si ha habido en la historia una religión tolerante con otras religiones, es el islamismo. España fue dominada ocho siglos por los moros, no sufrió persecución ni perdió su religión, ¡ocho siglos! Cuando la reconquista por los Reyes Católicos, los islamitas y los judíos fueron expulsados de España o bautizados a la fuerza. Cuando el Islam conquistó Constantinopla, nada pasó y la sede de la Iglesia ortodoxa oriental siguió y sigue en Estambul. Es historia. Actualmente en Marruecos, el rey alauita Mohamed VI, descendiente del Profeta Mahoma y “Emir de los Creyentes”, mantiene un estricto control en las mezquitas y de las prédicas de los imanes (el iman no es como un sacerdote, es un “guía”), para que no se infiltren las enseñanzas extremistas.

El problema es que los terroristas no se andan con medias tintas y este documento de la arquidiócesis ya queda ahí como ofensa a cobrar, tarde o temprano. Ni la arquidiócesis ni don Beto Rivera responderán por las consecuencias de esta imprudencia mendaz, como no respondieron nunca por actos de encubrimiento en pestilentes casos bien identificados de curas delincuentes.

Seguidores de ambas religiones han cometido crímenes, ninguna de ellas es criminal. Este llamado de la arquidiócesis a la islamofobia es acrítico, ilegal, inmoral y peligroso.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Escribe un comentario sobre esta entrada: