viernes, 27 de noviembre de 2015

6935. LA DIGNIDAD HUMANA.

Reporte Z

Por Rafael Gómar Chávez.
Filósofo y periodista.
Desde Michoacán.
México. Para
Tenepal de CACCINI

La dignidad humana.

No es saludable estar bien adaptado a una sociedad profundamente enferma.
Jiddu Krishnamurti (1895-1986),
filósofo y escritor Indio.


Nacemos y desde antes de nacer comienzan a atarnos con las cadenas de la esclavitud. La libertad es una ilusión, siempre lo ha sido, y es que los barrotes de la cárcel que encierran a la humanidad son invisibles, están en la mente de las masas, arraigados tan profundamente, que sólo algunos logran liberarse, logran despertar. El sistema ha sometido a las masas domesticando sus conciencias, y en algunos casos como en nuestro país, el sometimiento total se realiza mediante el despojo de la dignidad.

¿Pero qué es la dignidad y porque el sistema se afana por despojarnos de ella?

Wikipedia dice que “dignidad o «cualidad de digno»  viene del latín: dignĭtas, que se traduce por «valioso», hace referencia al valor inherente al ser humano en cuanto ser racional, dotado de libertad y poder creador, pues las personas pueden modelar y mejorar sus vidas mediante la toma de decisiones y el ejercicio de sus libertades”.

Un pueblo sin dignidad será esclavizado fácilmente, y por otra parte, cuanto más consciente es un pueblo de su dignidad, más libre es.

Lamentablemente, el caso de nuestro pueblo no es el único, más bien se trata de una estrategia universal que se aplica en todos los pueblos de la Tierra que no han alcanzado un nivel de desarrollo de su conciencia que les permita despertar y darse cuenta que al perder la dignidad lo han perdido todo.

Cuando el ser humano logra un nivel de conciencia que lo eleva sobre los animales, lo primero que reconoce es su valor intrínseco, su valor como ser humano independientemente de su posición social, de su situación económica, de su religión, de su nivel de estudios y del color de su piel, reconoce que es valioso por sí mismo y que es libre lo mismo que todos los demás seres humanos porque al reconocernos como seres valiosos reconocemos que los demás también lo son.

Si la libertad es un factor indispensable de la dignidad, la conciencia de la libertad de los demás es una consecuencia lógica. Por eso el nivel de esclavitud más terrible se encuentra en los militares, los soldados que se niegan a sí mismos y niegan su dignidad y su autonomía al obedecer órdenes que van contra su conciencia y contra la dignidad de otros seres humanos.

Cuando los soldados despierten y obedezcan no a un jefe, sino a su conciencia, comenzarán a romper las cadenas que los atan. Imaginen un general sin ejército, ¿qué haría? ¿Marcharía a la batalla solo?

Desde un enfoque religioso la dignidad humana se fundamenta en su filiación divina, el hombre como imagen de Dios, es libre y valioso, pero casi todas las religiones usan al hombre y lo despojan de su libertad y de su dignidad.

Por algo  la caravana que recorrió el país con el poeta Javier Sicilia a la cabeza, se fundamentaba en dos palabras: justicia y dignidad.

La esclavitud no es sólo de los pobres que venden su voto cada vez que se realiza un proceso electoral, no sólo ellos son indignos, también lo son los gobernantes y políticos corruptos, de ellos irradia esta cínica corriente materialista que despoja de su dignidad a los seres humanos.

Los pobres  perdieron su dignidad al vender los votos, pero los políticos y gobernantes la perdieron al vender a su patria, hay una enorme diferencia entre unos y otros.

Por eso nuestra patria y la humanidad sólo se salvará si parte del reconocimiento de la dignidad humana.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Escribe un comentario sobre esta entrada: