jueves, 3 de diciembre de 2015

6968. DESDE PARÍS CON CALOR.

LA ECONOMÍA Y USTED

Por: Eliseo Castillo A.
Economista analítico.
Desde Michoacán.
México. Para
Tenepal de CACCINI

UN DÍA COMO OTRO

Desde el hastío cotidiano,
construcción inevitable
de este juego de vivir y persistir,
sin que apenas lo notes,
tras de un suspiro te mando,
mil anhelos vestidos de besos,
mil palabras formadas con versos,
mil sonrisas tomadas al vuelo,
y un apenas somero deseo,
de que este, sea como cualquier otro,
un día más , pero  de nosotros .

eliseo.

Como le comenté en la entrega anterior, hoy París arde, tanto por la inseguridad que se respira luego de los atentados violentos de hace días, como por la reunión de casi todos los representantes de los países del mundo. El tema, hasta le Papa Francisco lo ha definido con la única verdad que ya no puede ser negada... ¡es la última oportunidad de la humanidad para hacer sustentable su presencia en el planeta, antes de que nos lleve el carajo, merced a nuestra codicia inmunda y depredante. Quizá no estaría tan mal, para que se termine toda esa basura y mierda humana que son los narcotraficantes, violadores de infantes, y los grandes fabricantes de armas y hacedores de guerras de ocupación, cuya única razón de ser el tomar lo que nos les pertenece.

Por desgracia está demostrado que en una explosión que destruye a la humanidad, las ratas y cucarachas se salvarán, y la escoria humana se parece demasiado a estas especies..., ¡así es que mejor esperemos buenos resultados de la reunión de París!

El tema que se discute hoy ni la ciudad luz, como lo mencioné, no podrá ser resuelto por la codicia de las grandes empresas que jamás dejarán su espacio de poder; ellos prefieren que se hunda la humanidad misma, que dejar de ganar más dinero.

¿Sabe usted que desde hace algunos meses, años quizá, de algunas islas del pacífico se está moviendo la población  a Australia, ante el hundimiento de sus pequeñas islas...?

Efectivamente, ya son varias islas que han perdido parte de su nivel de tierra, y con el calentamiento climático, los niveles del mar se ha modificado tragándose literalmente sus tierras. Claro, el problema es que los australianos los están recibiendo bajo la condición de inmigrantes..., mientras que ellos desean ser tratados como ciudadanos sin calificativos.

Este es un problema que apenas se  está tomando en cuenta; pero los estudios de ecologistas nos demuestran que son una buena cantidad de tierras las que desaparecerán con el calentamiento climático. Muchos pueblos a nivel del mar habrán de desaparecer de manera inevitable si seguimos con esta locura de producir sin orden, a cambio de que las grandes empresas incrementen sus ganancias.

¿De qué sirve que ahora los grandes destructores del medio ambiente digan que ya van a regalar parte de sus fortunas (Bill Gates, Warren Bufet, los dos más ricos del mundo... entre otros), si no hacen lo suficiente para detener la degradación del medio ambiente.

Para que me entienda, el cuerpo humano está capacitado para vivir y llevar una vida regularmente estable en el clima promedio en que ha nacido. Fuera de este, apenas soporta ciertos límites, fuera de los cuales, tiende a desestabilizarse, deteriorar su vida y/o morir.

Los estudios realizados nos muestran que ya no hay más margen de abuso de la naturaleza; pero China, Estados Unidos, Japón, y Europa Occidental  siguen incrementando sus niveles de contaminación; cada uno lo reconoce, pero todos consideran difícil convencer a sus empresarios para que disminuyan sus índices de contaminación. Vamos, no es fácil dejar de producir armas para matar personas; coches para que nos sintamos superiores por nuestro poder de compra, en lugar de mejorar el servicio de transporte público.

Mientras en París se discute si podrán convencer a los grandes contaminadores de la tierra, en los países pobres se sigue esperando la buena voluntad; se sigue respirando la contaminación generada por los países ricos, y en las islas del pacífico, simplemente hacen maletas y esperan la caridad de algunos gobiernos que quieran recibirles... ¡por que la contaminación originada por ellos les quita su tierra!

Qué lástima que la realidad nos muestre que no es tan cierto eso de que las crisis son el mejor momento para sacar lo mejor de las personas; el momento nos dice lo contrario, y parece que lo otro es mas juego de palabras que verdad; las crisis hacen que cada persona se proteja a sí misma y sus intereses; y que la parte social y solidaria pase a segundo lugar. Eso es lo que estamos viendo en la reunión de París, la lucha por el poder de las empresas, los discursos de los mandatarios, el aplauso complaciente de sus besamanos, y el eterno juego de poder por encima de los intereses sociales.

Pero no me haga caso usted amable lector, si piensa que eso no es cierto y que se exagera en esta columna, pues sigamos contaminando, jodiendo al de siempre. Que la tierra se vaya al carajo... o al menos la humanidad.
Ya sabrá usted lo que considere pertinente.

Un abrazo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Escribe un comentario sobre esta entrada: