jueves, 3 de diciembre de 2015

6971. TODOS DETENIDOS.

Por el Sr. López.
Periodista crítico.
Desde el Edo., de Chiapas.
México. Para
Tenepal de CACCINI

LA FERIA

Todos detenidos.
Algo sabe usted de Pepe, el más impresentable primo que tenerse pueda, pero ni se imagina que se rentaba para echarse la culpa, más bien dicho: cobraba. Sí, tal cual. Cuando los chamacos del barrio jugando pelota le rompían un vidrio a algún vecino o hacían cualquier travesura, si la cosa se ponía seria, no faltaba alguien que conociera a Pepe y le fuera a decir que “cuánto” por decir que él había roto el vidrio de casa del Toby, puesto las latas en la cola del perro de don Venancio, rellenado de mastique la cerradura de la puerta de la casa de doña Refugio, o trapeado con aceite la escalera del edificio. Su mejor transacción, cuando iba en Prepa, fue con su maestro de álgebra, al que le sacó un “vochito” usado por decir que había embarazado a la sirvienta de su casa (la del profesor). Decía Pepe, “otra rayita, total…”

Fue solicitada orden de aprehensión en contra del reputado verde Arturo Escobar, rumboso ejemplar de la fauna más común e inextinguible, de la jungla política nacional.

Asombra el hecho porque se emita o no la orden de detención y aun emitiéndose, si resulta o no culpable después de un juicio (del que ya podemos anticipar el resultado), las cosas de que es acusado, son práctica común entre los integrantes de todo el espectro del arcoíris propio de nuestra colorida vida pública, que va del verde, blanco y colorado, pasando por el verde, azul, amarillo, naranja, hasta el coqueto turquesa.

No hay partido sin mapache (podría escribirse con letras de bronce en el muro principal de cada cámara del Congreso de la Unión y los estados). No hay partido que pague las campañas de sus candidatos exclusivamente con el dinero que les autoriza la ley. No hay partido que para ganar elecciones, haga todo lo ilegal que se pueda y se puede mucho (y hasta lo legal, si no hay oposición, porque no está bien visto andar derecho).

Por eso asombra la extraña severidad en contra de este verdoso lobezno que es un nene de pecho junto a los lobazos de todos conocidos (aplican restricciones: “de todos conocidos” siempre y cuando usted no sea residente del círculo polar ártico, antártico o monja de clausura).

El análisis del porqué van contra don Escobar (o el quién va contra él), no interesa en esta Feria, dando por sabido que no obedece este arranque jurídico a la intención de aplicar la ley, lo que en nuestra risueña patria es una broma delirante y única razón inexistente cuando enfrenta el aparato judicial un político, un líder sindical, un alto funcionario, un banquero, un jerarca religioso y poderosos, ricos y famosos en general: siempre es por otro motivo y no raramente, por venganza.

O lo que es lo mismo: cuando en México machacan entre los engranajes de la ley,  a alguien de la élite del poder o del dinero, sabemos que se trata de un abuso del poder, no raramente ilegal, del todo ajeno a las que sí se comió el caído en desgracia (nomás recuerde la babosada de que acusaron a Jorge Díaz Serrano, otrora poderosísimo director General de Pemex, socio de George Bush, muy millonario por propio mérito… de haber comprado con sobreprecio dos barcos de Pemex… barcos que no compró él, pero de La Madrid lo odiaba con toda el alma porque por un pelito le quita la candidatura a Presidente de la república); o los delitos imposibles de probar que le endilgaron a Raúl Salinas de Gortari; los disparates con que metieron a la cárcel a Joaquín Hernández Galicia -La Quina-; y las niñadas de guardería de bebitos de cuna, de que acusan a la Ma’Baker Gordillo. En México aún es remoto que se aplique la ley a los de la planta “pent house”, ya llegará el día pero esta semana, no.

La solicitud de enchiqueramiento contra don Escobar, la presentó la Fiscalía Especializada para la Atención de Delitos Electorales (Fepade), cuyo titular es Santiago Nieto, de impecables credenciales y prendas personales que le merecieron la aprobación de su nombramiento sin votos en contra de ningún senador, pues, bendito sea el dios en que usted crea, al Senado no llegó la fetidez de aquella calumnia del año 2009, cuando tacharon al señor Nieto de haber echado abajo el triunfo electoral del PRD para la alcaldía de Zimapán, Hidalgo, atribuyéndole nexos familiares con el PRI y concretamente con un gobernador, entonces precandidato a la presidencia: bendito sea Dios… porque don Santiago Nieto era el magistrado presidente de la Sala Regional Toluca del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación, de 2008 a 2011… ejem, de 2008 a 2011, en Toluca… y Toluca está en el Estado de México, gobernado hasta 2011 por don Peña Nieto. Bueno.

Lo sabroso de este “affaire” son sus múltiples “liaisons” (pa’ que vean que uno también tiene su cultura), porque la cosa no es pensar que don Escobar era un anacoreta que desde la soledad de su cueva en la montaña urdió y ejecutó travesurillas electorales. No señor, en este asunto hay muchos enredados y los enlaces son numerosos.

El partido Verde tiene su fama, justa o no, y todo tenochca destetado está al tanto de ella y de la impunidad con que ejerce; también de la complacencia de al menos siete consejeros electorales del Instituto Nacional Electoral (INE antes IFE); de la extraña caridad cristiana que ha mostrado con ellos el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (Trife, porque TEPJF nadie le dice); de la comercial complicidad de las empresas televisoras y del apoyo mutuo que se prodigan los verdes y los tricolores.

Aparte están empresarios, casas comerciales, bancos… si le van a jalar la cobija al tal Escobar, será una venganza o guillotinado sobre pedido, por razones que jamás conoceremos, porque si la cosa es derecha, don Nieto (Santiago), se tiene que seguir de frente con los demás partidos, el INE, el Trife, Televisa, Tvazteca… medio México.

Sería un maxiproceso inmanejable en los tiempos presentes. Sí, con la pena, pero es imposible hoy por hoy, aplicar a rajatabla, parejo y a todos la ley, porque los señores jueces tendrían que sentenciar: estamos todos detenidos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Escribe un comentario sobre esta entrada: