jueves, 3 de diciembre de 2015

6972. ANÁLISIS INTERNACIONAL… BRASIL: LA ECONOMÍA DEL GIGANTE SUDAMERICANO DE MAL EN PEOR.

Por el Lic. Washington Daniel Gorosito Pérez.
Ensayista, investigador, catedrático universitario y poeta.
Desde el Edo., de Guanajuato. México. Para
Tenepal de CACCINI

BRASIL: LA ECONOMÍA DEL GIGANTE SUDAMERICANO DE MAL EN PEOR

Las medidas que ha tomado el Gobierno brasileño  para mejorar su economía no han hecho más que profundizar la crisis en que el gigante sudamericano está inmerso desde hace más de un año. No se sale de una mega crisis con ajustes, inflación y suba de impuestos. Esa receta no le sirve al paciente, no hay mejoría. Las decisiones económicas conservadoras empeoraron el desempeño de la economía de Brasil.

El producto Interno Bruto (PIB), cayó un 4.5% en el periodo julio- septiembre, comparativamente con el tercer trimestre del año pasado. El crecimiento económico va en picada, desde que comenzó la serie histórica hace 19 años en 1996 según datos que proporciona el oficial, Instituto Brasileño de Geografía y Estadística (IBGE).

Por otra parte dentro de las políticas de austeridad que ordenó la Presidente Dilma Rousseff, está el recorte presupuestario y la eliminación de 8 Ministerios y 30 Secretarías de Estado lo que elevado el índice de desempleo, provocando a su vez un desplome en el consumo interno.

El desempleo también aumento debido a que algunas empresas han despedido trabajadores o disminuyeron sus jornadas laborales o turnos, debido a que el aumento de la divisa estadounidense (léase dólar) ha frenado las importaciones de insumos necesarios para la fabricación de productos manufacturados, las medidas extremas se debieron tomar,  al afrontar las pérdidas económicas por las ventas no realizadas.

El fenómeno de El Niño, con la prolongada sequía, sumado a la caída de los precios internacionales de por ejemplo el petróleo, ha hecho que los precios internos se eleven, consecuencia directa: los brasileños gastan menos y se endeudan más por la pérdida progresiva de su poder adquisitivo.

A su vez como consecuencia de los casos de corrupción que envuelven a los integrantes de todos los partidos políticos, pero más al oficialista Partido de los Trabajadores (PT), el descrédito de la población en el presente del país se ha elevado según los últimos estudios de Opinión Pública.

Como consecuencia, las inversiones están paralizadas, a la espera que pase la incertidumbre y el Gobierno de Dilma Rousseff no se encuentra en condiciones de aprobar un paquete de incentivos para fomentar la producción y las inversiones, esto debido a que políticamente está muerto, sin fuerzas, ni dinero, razón por la que está paralizado e impedido de generar alguna propuesta que pudiera aprobar el Congreso Federal brasileño del gigante sudamericano.

Según André Perfeito, quien funge como Economista Jefe de Gradual Investimentos de San Pablo la capital industrial del gigante amazónico y de Sudamérica: “La economía de Brasil está en el Centro de Tratamiento Intensivo (CTI), y va a continuar muy mal durante los próximos trimestres”.

Todavía no está en el fondo del pozo y va a empeorar, por lo menos hasta mediados del 2016 sostiene el especialista. Sin lugar a dudas si el gobierno no toma medidas que permitan cambiar el rumbo de la economía, la situación seguirá empeorando. ¿Habrá un llamado a elecciones anticipadas ante la crisis que avanza o incluso una renuncia de la Presidente Dilma Rousseff? Lo real, como se llama su moneda, es que la situación de la economía de Brasil, va de mal en peor.

¡Hasta el próximo análisis…!

Lic. Washington Daniel Gorosito Pérez.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Escribe un comentario sobre esta entrada: