viernes, 4 de diciembre de 2015

6973. EL DE ATRÁS PAGA.

Por el Sr. López.
Periodista crítico.
Desde el Edo., de Chiapas.
México. Para
Tenepal de CACCINI

LA FERIA

El de atrás paga.
Tío Mau (Maurilio) al morir dejó nueve hijos varones, cuatro hijas mujeres, 500 vacas y una viuda, tía Tina (Quintina… es en serio). La tía heredó todo y dispuso que cada uno de sus hijos varones, administrara un año las vacas (o sea, el rancho), empezando por el mayor. Lo que se ganara cada uno en su año, era de él, menos la parte proporcional de ella y las hijas. La cosa parecía marchar hasta que le tocó a Cacho (Oracio, sin “H”… también es en serio), que se dedicó a gozar de la vida y al año, no sólo no había nada que repartirle a su mamá y hermanas, sino que había menos vacas, muchas cosas que reparar y algunas deudas. Juntó tía Quintina a todos los hijos, hijas, nueras y yernos y les dijo: -“Bueno… uno menos” –y tan tan, lo desheredó.

Una estampa que refleja con precisión cómo administra el gobierno de este país lo que no es de ellos (o más bien dicho: como administran los gobiernos del país, porque son el federal, los estatales y los municipales), es el feo asunto ése de la Línea 12 del Metro de la Ciudad de México (la “Dorada”).

Hacer una línea de Metro en este país, debería ser algo sin mayores complicaciones después de 48 años de experiencia acumulada (en 1967 se hizo la Línea 1 del Metro de la capital de la república). ¿Sí?, pues no: la Dorada se presupuestó en 17 mil 500 millones de pesos y entre pitos y flautas, salió en 47 mil 906 millones de pesos (el proyecto cancelado de tren rápido entre México y Querétaro, se estimó en 45 mil millones de pesos, con una pequeña diferencia: la Línea 12 mide 26 kilómetros y el tren que se consideró incosteable, era ocho veces mayor en longitud).

Por cierto, el tramo de la Línea 1 que se inauguró el 4 de septiembre de 1969, tiene 12.66 km de longitud y costó en aquellos años, 202.4 millones de dólares (salió a 16 millones de dólares el kilómetro; no, si barato no es). La Línea 12, ronda los 3,200 millones de dólares… 123 millones de dólares por kilómetro, 768.75% más costoso (¡qué caro se ha puesto todo!, verdad de Dios). Con el agregado de que la Línea 1 fue la de construcción más difícil y más cara, por el subsuelo lodoso del centro de la Ciudad de México  (ya para qué le echa uno leña a la hoguera).

Es el caso que faltando 31 escaleras eléctricas de 10 estaciones, 5 elevadores y algunas puertas de andén en las estaciones Zapata y Mixcoac, con 10 meses de retraso don Marcelotzin Ebrard, con una sonrisa de satisfacción y soberbia que sólo a él le sale, inauguró la obra el 30 de octubre del 2012, acompañado por el Presidente de la república (Calderón), Carlos Slim y don Mancera (que entonces era un sumiso, sonriente y atento empleado de don Marcelotzin). Todos muy contentitos.

Recibió la obra don Mancera (ya Jefe de Gobierno del D.F.), ahora sí ya terminada, el 8 de julio de 2013, con harta firma en harto papel, declarándola “segura y operable”. Luego, el 11 de marzo de 2014 resultó que se tenía que clausurar porque estaba (dicen), mal hecha y era peligrosa, cosa no suficientemente explicada ni aclarada, pero hay que creerlo, pues afectaron a cerca de 450 mil usuarios de esa fecha hasta el 29 de noviembre de este año 2015.

Durante 628 días, cerca de medio millón de usuarios de la Línea 12 pagaron el pato pero, diría un cínico: igual antes no tenían Metro. Está bien, aunque queda por decir algo de los  boletos del Metro no vendidos (no menos de 628 millones de boletos), digo, el Metro como empresa, dejó de percibir casi 3,200 millones de pesos. Pero, aun dejando eso de lado, lo que no está tan fácil de contestar es quién responde por el sobrecosto de la obra y sus reparaciones.

Nomás de sobreprecio de la obra y su equipo, habría que aclarar algo así como 30 mil millones de pesos que paga la ciudadanía de la capital del país, porque ni un peso pone ningún funcionario… don Marcelotzin se fue a vivir a París, muy ofendido, eso sí, porque entérese: el ofendido es él, y sostiene que todo fue una maniobra del infame Mancera para descarrilar su carrera política, ya que según sus papeles la obra estaba bien y así se la recibieron (o sea: no estaban rotos los durmientes, ni las ruedas de los trenes parecían hot cakes de feria, ni los rieles parecían chorizo toluqueño: todo estaba bien y en todo caso, eran cosas que se podían arreglar sin suspender el servicio… ¡padre!)… pero él, él sufre en París.

Si la obra no hubiera necesitado reparaciones, sería grave la responsabilidad del inmensamente irresponsable Ebrard, quien tendría que dar alguna explicación al tenochca capitalino por el retraso de 10 meses de la obra y su sobreprecio de 30 mil 406 millones de pesos.

Si en lo del Metro parara la cosa no tendría uno sino que alzar una ceja y seguir con la vida, pero el país entero está salpicado de obras defectuosas, caras, teñidas de corrupción. Fíjese en lo que reportó la Auditoría Superior de la Federación (información de “México Evalúa”, firmada -creo-, por Edna Jaime, citando artículos de Luis Rubio):

“(…) la propia Auditoría en el 2012, que reporta observaciones y hallazgos del análisis aplicado a una muestra de 80 proyectos de inversión realizados entre 1999 y 2010. De esa muestra, la ASF encontró que 71% de los proyectos adolecía de problemas técnicos serios, como el no contar con planos adecuados o estudios previos suficientemente desarrollados. Quizá eso explique que sus costos se hayan disparado como lo documenta la propia Auditoría para 25 contratos de Pemex, que registraron un incremento de 44% en sus costos; o el 37% adicional para 19 contratos de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes, por mencionar sólo un par de ejemplos, entre muchos otros que documenta. Los proyectos auditados también ampliaron su plazo de ejecución en más del doble del tiempo previsto”. Nomás acuérdese del nuevo edificio del Senado, de la Estela de Luz…

Y nunca responde nadie del gobierno por las consecuencias de nada… pero eso sí, para cobrar impuestos son implacables con el peladaje, que no con sus socios y amigos. Total, el de atrás paga.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Escribe un comentario sobre esta entrada: