viernes, 4 de diciembre de 2015

6974. AMAR LA VIDA.

Reporte Z

Por Rafael Gómar Chávez.
Filósofo y periodista.
Desde Michoacán.
México. Para
Tenepal de CACCINI

Amar la Vida.

“Nosotros amamos la muerte, ustedes aman la vida.”
Mohamed Atta.


Mohamed Atta, es uno de los pilotos suicidas que estrelló uno de los aviones en Las Torres Gemelas, en septiembre 11 de 2001, una noche antes del ataque terrorista más impactante en el curso de la historia reciente. La frase se compone de dos afirmaciones contundentes: “Nosotros amamos la muerte”,  “ustedes aman la vida”, a Mohamed le faltó agregar y “temen a la muerte”. Los ideólogos terroristas sostienen que amar la muerte es una ventaja determinante de la cultura musulmana que los llevará a la victoria sobre Occidente, es decir, a dominar el planeta entero.

Los seres comunes no nos explicamos que una persona se inmole pensando que al morir irá a un paraíso en donde vivirá feliz eternamente, pero esta idea de que la muerte por tu religión, por tu Dios, te llevará a la gloria está muy extendida, así que hay tipos que están más que dispuestos a suicidarse para ganarse la gloria eterna y vivir entre ríos de leche y miel acompañado por unas hermosísimas mujeres.

En nuestro país los cristeros moría alegremente por sus creencias no hace muchos años, así es en muchos países. Es irracional, es una locura, pero es real. Han sido miles de años de condicionamiento, la humanidad ha sido educada en la  creencia de que el sacrificio por ideales religiosos asegura la entrada al Paraíso.

Los libros sagrados como la Biblia (ésta especialmente en el Antiguo Testamento),  el Corán, el Bagavad Gita, son libros en los que la figura del guerrero se erige como el héroe, el honor  más alto en la vida es el que alcanza el guerrero; por eso  en el Corán los guerreros que mueren en el campo de batalla tienen asegurado el Paraíso, la guerra y el guerrero no son lo mismo antes que ahora, pero la ideología en torno a la muerte en la batalla no ha cambiado. Ahora como antes, se honra a los soldados caídos en el cumplimiento de su deber, así que el paradigma de la muerte gloriosa del héroe sigue vigente, pero eso no quiere decir que en especial en Occidente no se tema a la muerte.
  
“Porque ustedes temen a la muerte y nosotros la amamos, nosotros triunfaremos sobre ustedes, y las cruces y las estrellas serán suplidas en Roma y en Jerusalén por nuestras banderas negras”, escribió Osama Bin Laden en 2005, y es verdad en Occidente se tema a la muerte, en Oriente se le ama, la reflexión apenas comienza.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Escribe un comentario sobre esta entrada: