viernes, 4 de diciembre de 2015

6975. LA PELÍCULA DE LA VIDA ES COMO LA PROTAGONIZAMOS.

Por Arturo CEJA ARELLANO.
Periodista y poeta.
Desde Jacona, Michoacán.
México. para
Tenepal de CACCINI

Di’arina y de Maíz
La película de la vida es como la protagonizamos

Ayúdame Dios mío, éste día, a no meterme en lo que no me importa.
           
Un hombre con ética y moral, es un hombre; sin esas cualidades solamente es un triste parlachín.
           
Buen día mis amables lectores (as).
           
Mire usted, han nombrado a una nueva Rectora de la Universidad de Zamora.
           
¿Su nombre?
           
Eso es lo de menos. Si la pusieron allí ha de ser por algo. Tal vez sea parte de la herencia que le dejó el “maestro” Faustino Castro Gete, recién fallecido y que en paz esté, quien trajo esa universidad a Zamora cuando no había otras. Lo malo del caso es que ésta fue de más a menos, pues se dejó superar a lo menos por una, procedente de la Perla Tapatía.
           
Sin embargo, creo que la sociedad en general, para empezar por los comunicadores, debemos darle el beneficio de la duda a la fémina y desearle al mismo tiempo la mejor de las suertes, principalmente porque la Secretaría de Educación Pública ha detectado ya en el país a las “Universidades Patito” y no sé cuál podría ser su futuro ahora que está de moda la aplicación de la Reforma Educativa, con la que se busca alcanzar la calidad educativa en toda la República Mexicana.
           
El Centro Regional de las Artes Michoacán, con sede en Zamora, continúa sin recursos, a tal grado de que su personal no ha recibido salario en varios meses, como si éstos sobrevivieran con el consumo de esporas que flotan en el aire, o como las ballenas, con las microscópicas partículas que se encuentran en el agua.
           
Con ello les quiero decir que la cultura en Zamora carece de respaldo económico, principalmente para la publicación de libros, mismos que se encuentran listos desde hace rato para ser enviados a la imprenta, luego de ser sometidos al proceso rigor de análisis,  corrección y diseño.
           
Los programas del CRAM son simples y sencillos; son talleres que no ameritan mayor gasto, casi nada, o nada diría yo, pero algo es algo dijo el chamuco.
           
Ya empezaron a llegar los norteños. O sea, michoacanos que radican la mayor parte del año en Estados Unidos y regresan a su terruño del alma para pasar las fiestas navideñas con sus seres queridos, y el CRAM, en ésta ocasión no tiene nada qué ofrecerles.
           
La cultura, al igual que casi todo, sufre las consecuencias de las mentes demoníacas que lograron que Ayuntamientos y Gobierno Estatal terminaran su gestión administrativa en Agosto, razón por la que las administraciones salientes no les dejaron recursos para iniciar el nuevo período de gobierno.
           
Mire usted, que yo también sufro esas carencias de dinero en el aspecto cultural, porque se quedó en el comal mi libro “Uandari, Crónicas de Vida”, promovido por el Centro Regional de las Artes Michoacán; y ya tengo casi terminado el otro, al que he nombrado: “Cuentos Cortos”, Colección de Arturo Ceja Arellano, que no tiene para cuándo salga a la opinión pública de los lectores.
           
Por esa razón lanzo un SOS para ver la posibilidad de publicarlo con el apoyo de los amigos y conocidos, de políticos y funcionarios públicos. Si le entran, su nombre será plasmado en el librito. Mi cel es: 351-913-37-66. Ora pueeeees. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Escribe un comentario sobre esta entrada: