lunes, 7 de diciembre de 2015

6984. BUEN ACUERDO EN CUMBRE DE PARÍS.

Por EVERILDO GONZÁLEZ ÁLVAREZ.
Ambientalista y articulista.
Desde Zamora, Michoacán.
México. Para
Tenepal de CACCINI

Tal como estaba previsto, La Cumbre del Clima, París 2015 que es conocida como la COP21, inició el lunes 30 del pasado Noviembre, fue  en París  en que con un llamamiento de los principales líderes mundiales a actuar ya para evitar el calentamiento global, La semana pasada y esta, jefes de Estado y de Gobierno de 195 países intentan tener acuerdos para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero y frenar el cambio climático. Bueno, eso de frenarlo no es posible, tendríamos que regresar a los tiempos de antes de la Revolución Industrial, lo cual definitivamente no, pero si se puede aminorar sus efectos  mediante diversas acciones, y sin que falte EL QUERER, el TENER VOLUNTAD que es lo que tanta falta ha hecho en los gobernantes.

En la primera sesión de la semana pasada, hicieron uso de la palabra el presidente francés, François Hollande; el secretario general de la ONU, Ban Ki Moon; el presidente de EE.UU., Barack Obama y el de China, Xi Jinping.  Intervinieron dos de los mandatarios cuyos países son los que más emisiones de gases de efecto invernadero emiten a la atmósfera, vaya, son los que más contaminan.

El secretario de la ONU mencionó que la comunidad mundial debe ir "más rápido, más lejos" para limitar el aumento de temperatura a 2ºC, el límite que los científicos consideran que no se debe rebasar para evitar males mayores. "París debe marcar un giro decisivo", ha añadido.

Los gobernantes que asisten, coinciden en que hay que actuar ya para detener el calentamiento global, la semana pasada tocó tratar las negociaciones técnicas, mientras que en la actual les corresponderá a los ministros del área rematar los flecos para llegar a un acuerdo sobre el que todavía flotan dudas tan relevantes como si será vinculante o no.

Será este próximo 11 del actual mes en que se tendrá la reunión con la firma de los acuerdos. Sin embargo, pocos son quienes creen que ese día haya acabado todo. Muy probablemente, reconocen desde el Elíseo, las negociaciones deberán continuar para tratar de alcanzar un acuerdo histórico, lo cual la humanidad lo desea.

El ministro de Exteriores de Francia y presidente de COP21, Laurent Fabius, durante la inauguración de la Cumbre del Clima en París Última oportunidad para la Tierra, la COP21 dijo que se tiene un apoyo político sin precedentes. París alardea de que nunca antes tantos líderes mundiales se habían concentrado en el mismo lugar al mismo tiempo, lo que ofrece una idea de la trascendencia de la llamada Conferencia de las Partes de la Convención marco de la ONU sobre el Cambio Climático, cuyo objetivo declarado es lograr que el acuerdo, que supuestamente se aplicará a partir de 2020, inicie el proceso mundial de descarbonización y sobre esto es lo que habló el presidente Enrique Preña Nieto el primer día de actividades

Han pasado tres años desde que François Hollande, entonces en los albores de su mandato, propuso acoger la cita que deberá convertir en papel mojado todos los textos aprobados hasta ahora en la materia, como el Protocolo de Kioto. Comenzó entonces un proceso que ha involucrado al conjunto de las instituciones galas y que con el tiempo se ha convertido en una de las mayores apuestas políticas internacionales de Hollande.

Según la organización, 195 países, más la UE, están presentes en la COP21, además de 2.000 organizaciones no gubernamentales y 14.000 representantes de la sociedad civil. Las cifras de la Cumbre, para la que el Parlamento francés aprobó un presupuesto de 183 millones de euros, son abrumadoras: más de 3.000 periodistas, 2.800 policías para custodiar el recinto, 5.000 empleos creados, 70.000 plazas suplementarias cada día en transporte público.

Un primer acuerdo que me tiene sumamente contento es el que se refiere a que se va al rescate de los bosques como una forma de ir contra el cambio climático, y se iniciará con los de Colombia, lamento que no se considerara nuestro deforestado México y claro, cómo sería aceptable que se tratara lo de las tierras agrícolas que debemos ir a su preservación con, tal vez lo más indicado, que sean declaradas PATRIMONIO DE LA HUMANIDAD de tal manera que puedan venderse, rentarse, heredarse, regalarse, menos cambiarle su uso a no ser que se emita un dictamen por algún organismo de la ONU mediante apoyo de CONSEJOS CIUDADANOS debidamente constituidos.

Cuando mencionan los bosques se entiende los árboles y la razón es sencilla pero fundamental, una de las muchas funciones que tienen los árboles es eliminar el dióxido de carbono transformándolo en lo que respiramos. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Escribe un comentario sobre esta entrada: