lunes, 7 de diciembre de 2015

6985. PAÍS DE SALVAJES.

Por el Sr. López.
Periodista crítico.
Desde el Edo.,de Chiapas.
México. para
Tenepal de CACCINI

LA FERIA

País de salvajes.
Esta Feria no trata de nada. La prensa de viernes, sábado (días en que no escribe el del teclado), y domingo, no fue sino la repetición de lo mismo; y lo mismo, cansa; a menos que a usted le parezca que son noticia las acusaciones del respetable, de que la “consulta ciudadana” en el D.F. para decidir la construcción del “Corredor Chapultepec”, se manejó como en los mejores tiempos del pricámbrico clásico, revitalizando el carrusel, la urna embarazada, el tamal, los acarreados y el resto de las diversas habilidades contenidas en el “Manual del buen mapache”. ¿Qué esperaban los tenochcas que viven en la ciudad en la que se ve lo que se respira?... si con INE, credencial, lista de electores, representantes de partidos y observadores extranjeros nos hacen las que nos hacen, así, en cancha libre, sin reglas, sin árbitro, sin límite de tiempo ni de caídas, ¿qué esperaban? La capacidad del tenochca vulgaris para hacer el tío Lolo es infinita.

Así escribo esto, sin encontrar tema qué comentar, sintiendo lo mismo que cuando platicaba con mi primo Daniel, ese que ya sabe, el de cerebro de camarón en coctelera, al que le parecían muy complicadas las reglas de los volados.

O piensa usted que es un tema trepidante como para nota destacada de un diario respetable como el Reforma, la encuesta con que quisieron reanimarnos a los dignos integrantes del peladaje nacional, mostrando en diciembre 6 de 2015, con un margen de error de +/- 2.8% (¡oh, sí, la precisión es importante!), que don Osorio Chong ya empató con el Pejehová, en la preferencia del electorado para la elección presidencial de 2018, pisándoles los talones doña Margarita Zavala que va cerrando a buen paso seguida de no tan lejos por el nuevo proyecto de mesías  redentor de la patria, don Jaime Rodríguez el Bronco, el expriísta hoy independiente ganador de la elección de gobernador de Nuevo León, que ya desde ahora se perfila como la revelación del siglo XXI mexicano.

Revelación don Bronco, porque aparte de lo osado que debe ser un señor con pinta de Lobo Feroz para atreverse a ofrecer sus servicios de cuidador de Caperucitas, como primera providencia,  para enderezar el estado que le entregaron hecho un desastre, emitió un código de vestimenta para los burócratas masculinos que deberán “vestir con propiedad” (sí, por favor, que no vistan con impropiedad, seriecitos, bien peinados, de saco y corbata porque, digo, no es lo mismo dar moche a un tipo que funja de secretario o director general, “enchorado” y en chanclas pata de gallo, que a un caballero propiamente vestido… ¡pelados estos!); aunque el bronco-código, la verdad, la verdad, está dirigido a las damitas burócratas neoleonesas, a las que les quedaron prohibidas las “blusas llamativas”, los “vestidos estraples” (sic de ya ni la friega quien quiera que sea que escribió eso), los “legins” (que el del teclado no sabe qué son, pero por algo se los prohibieron), ni, por sobre de todas las cosas, en el colmo del atrevimiento, permitirse ir a prestar sus servicios a la ciudadanía usando calzado de “plataformas extravagantes” (ni sospechaba uno lo mal que estaban las cosas en Nuevo León). Y este señor Bronco, es el que ya andan candidateando para Presidente de la república… ¡Jesucristo-aplaca-tu-ira!, como gritaba de corridito la abuela Virgen (la de los siete embarazos), cuando había temblor.

Por eso esta Feria no trata de nada, porque es ya mucho remachar que estamos en la quinta chilla con estos políticos que se ponen de moda como telenovela del canal de las Estrellas y porque a un amplio sector de la prensa nacional (y extranjera), se le está pasando la mano en eso de convencernos que el país está al borde la tragedia cuando la realidad es que estamos como estamos acostumbrados y a veces lo que sucede nada más es que los sesudos analistas  malinterpretan las decisiones de nuestros gobernantes y se toman en serio actos de humorismo como la inauguración de una gasolinera de Pemex en Houston, Texas, con el litro a 7 pesos, que es como para darnos nalgadas de risa, porque el tenochca simplex que quiera gasolina barata tiene que ir a cargar allá; y en cambio, a diferencia de la prensa amargosa, algún empresario como Antonio Caballero y Fernández (dueño de 1,021 gasolineras en México, el pobrecito),  sí entendió el ánimo jocoso de la cosa y declaró que si a esas vamos, él va a considerar abrir en América Latina y Europa, porque digo, es rebuen negocio comprarle acá a Pemex a $13.57 el litro (la Magna, la baratita), llevarla a otro país y venderla a siete pesos, o lo que se pueda porque hay que competir. Viruta y Capulina se revuelcan en sus respectivas tumbas: ¡sale película de esto!

Y -para que no dude del sentido del humor de nuestros gobernantes-, ayer “El Universal” informó que el Coneval, en el marco de la conmemoración de su décimo aniversario, otorgó galardón a la SEP,  “por sus buenas prácticas de evaluación y monitoreo”… merecidísimo, porque gracias a esas buenas prácticas, siguen sin poder evaluar a todos los maestros del país, pero sí que hay escuelas sin baños, sin piso, sin maestros y algunas sin escuela. Chulada.

Dicho de otro modo: la Feria se respeta. ¿O qué, vamos a ponernos a comentar que ya son 110 procesos judiciales contra empleados del encarcelado exgobernador de Tabasco Andrés Granier Melo?, cuando se podría hacer lo mismo con muchos exgobernadores y gobernadores en funciones. No, señor, uno se respeta, y por eso mismo ni menciona que detuvieron a un empleado menor del exgobernador de Sonora, Guillermo Padrés, “transportando” tres y medio millones de pesos, de los que “no pudo explicar su procedencia”, lo que pareciera un acto propio de un estado de derecho a condición de que nos digan ya a las claras, que en general, traer dinero es delito, y que en Sonora también lo es -y grave- trabajar para don Padrés (a diferencia de tener casas o casotas, particularmente blancas, que no es delito y se presume inocencia, que esto no es un país de salvajes).

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Escribe un comentario sobre esta entrada: