lunes, 7 de diciembre de 2015

6986. NOSOTROS AMAMOS LA VIDA.

Reporte Z

Por Rafael Gómar Chávez.
Filósofo y periodista.
Desde Michoacán.
México. Para
Tenepal de CACCINI

Nosotros amamos la Vida.
Nosotros amamos la vida, no tememos a la muerte
                               Rafiki.

 (Fotografía de archivo del 14 de enero de 2013 muestra rosas blancas con los rostros de víctimas de la masacre en la Escuela Primaria Sandy Hook, en 2012)

Nosotros amamos la vida y comprendemos que la muerte es una puerta, que la vida sigue, que hemos venido a este mundo a aprender a amar, a perdonar. Mohamed, uno de los pilotos suicidas que estrelló el avión que secuestró contra una de las Torres Gemelas, escribió la noche anterior: “Nosotros amamos la muerte, ustedes  aman la vida”.

La reflexión que comenzamos días atrás continúa. Esta vez quisiéramos ir más allá de las consecuencias para ir a las causas. La matanza en San Bernardino es una tragedia y cada día que pasa una nueva tragedia hace olvidar la anterior. Evidentemente, algo está muy mal en el sistema de vida norteamericano, en oriente lo explican con el concepto de karma, la violencia que padecen los estadounidenses es la cosecha de lo que ellos mismos siembran en todo el mundo. Una sociedad profundamente violenta, en donde los antivalores materialistas se han impuesto, no puede estar bien. Es una sociedad profundamente enferma, no sólo en su cuerpo (la sociedad) sino en su mente y espíritu (sus valores, mejor dicho antivalores).

En unos días más se recordarán a las 20 víctimas de la masacre en la escuela primaria Sandy Hook ubicada en una pequeña comunidad en Connecticut, Estados Unidos, hace tres años 20 niños y 6 adultos murieron, el asesino se suicidó luego de la masacre. Fue el segundo tiroteo en una institución educativa más mortÍfero de la historia de Estados Unidos, sólo superado por el que en 2007 dejó 32 muertos en la Universidad de Virginia Tech.

El impacto de esos actos de violencia tiene múltiples repercusiones, queda en el ambiente el miedo, la inseguridad. Cada vez más grandes urbes son asoladas por  la violencia, las personas se aíslan y no confían en nadie, ni en sus vecinos más cercanos. Es la psicosis, la paranoia, el miedo, el estado emocional de la sociedad que conviene a los Señores de la guerra. De la paranoia a la tienda de armas de la esquina hay solo unos pasos.

Cada día que enfocados nuestra atención en los noticiarios violentos, en las películas violentas que pasan en la televisión y el cine, cada vez que proferimos palabras de resentimiento, de odio, de temor, alimentamos el gran atractor del miedo que se fortalece y llega  a dominar la vida no sólo de individuos, sino de naciones enteras, basta recordar la Alemania Nazi, por eso es necesario enfocarnos en el amor a la vida, crear conciencia sobre la necesidad de manifestar el amor, de agradecer la amistad, el regalo de la vida, el calor del sol, los frutos de la tierra, el beso de un niño, el amor de una pareja, las palabras de amor, de luz y de vida.

Nosotros amamos la vida, amamos a nuestras mujeres, amamos a nuestros padres e hijos, a nuestros amigos y hermanos del corazón, amamos la tierra, sus flores y sus frutos, amamos el cielo y las estrellas en la noche, amamos el sol, la vida, y no tememos la muerte. Los amantes de la vida sabemos que la vida es sólo un camino más en nuestra existencia, que morir es despertar a una nueva vida para continuar nuestro camino de aprendizaje.

Lo único que nos llevamos al partir es el amor (o el odio) que dimos y que recibimos. Nada más. El amor nos purifica y nos eleva hacia el Espíritu, el odio nos encadena a las personas o situaciones que despiertan el odio. Como decíamos en los años 60,s, hagamos el amor, no la guerra, ¡amor y paz!

Es tiempo de adviento, de espera, ¿qué esperamos? Navidad viene del latín Nativitas=nacimiento, por lo tanto es una nueva oportunidad para  re-nacer, de dejar atrás al hombre viejo encadenado al odio y sus viejos apegos: ¡deja nacer al hombre nuevo!

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Escribe un comentario sobre esta entrada: