miércoles, 9 de diciembre de 2015

6990. SABER CONOCER Y APRENDER.

Por EVERILDO GONZÁLEZ ÁLVAREZ.
Ambientalista y articulista.
Desde Zamora, Michoacán.
México. Para
Tenepal de CACCINI

LOS OBISPOS DE LA DIÓCESIS DE ZAMORA
Parte 34.

La labor de un Obispo en una Diócesis es enorme y llena de dificultades y, por lo mismo, necesita rodearse de buenos colaboradores para poder realizarla, ya que él solo no puede hacer nada o casi nada... Don Esaúl bien lo sabía y estaba convencido de ello; y, más todavía, sabiendo que en su nueva Diócesis se habían realizado, desde su erección, grandes obras por grandes Obispos que, ayudados por un gran número de hombres y mujeres, Sacerdotes, Religiosos y laicos, “venían construyendo con dignidad la Iglesia zamorana, caminando hacia el Padre”. Por eso, su labor en la Diócesis fue magnífica y en gran parte se debió a que supo elegir, en general, buenos colaboradores.

Sería punto menos que imposible enumerar en este espacio todas las obras que Don Esaúl llevó a cabo en la Diócesis de Zamora, durante los 18 años, 7 meses y cuatro días de su gobierno. Pero sí podemos señalar algunas de ellas:

Para los Sacerdotes, acerca de los cuales se expresó: “hasta aquí se ha dicho: nada sin el Obispo; y yo añado: de aquí en adelante, nada sin los Presbíteros”, tuvo especial dedicación y cuidado, reorganizando la  Nivelación Económica, el CCYAS, el Seguro de autos a Sacerdotes, las semanas de estudios y de formación para  ellos, etc.

Atención muy especial tuvo del Seminario, sabiendo que en él estaba el futuro de la Diócesis, actualizando su Reglamento y adaptándolo a la solución de los problemas del cambio conciliar, mejorando su economía y dotándolo de buenos educadores. Fruto de ese cuidado y de esa atención fue el casi centenar de Sacerdotes que se ordenaron durante su gobierno.

Las Parroquias ocuparon un lugar muy especial entre las preocupaciones y ocupaciones del Señor Robles, creando gran número de ellas (para una mejor atención de sus diocesanos) y visitándolas desde su llegada para conocer a sus Sacerdotes y a sus fieles.

En los Religiosos y Religiosas vio siempre el Señor Robles elementos de gran valía y de  inmensa ayuda, como lo demostraron la fundación del  Monasterio Trapense en Jacona, de las Madres Adoratrices en San José de Gracia y en Jiquilpan, la aprobación de la Pía Unión de las Hermanitas del Sagrado Corazón y de los ancianos desvalidos, la aceptación del Noviciado de los Padres Combonianos en Sahuayo y de los Pequeños Hermanos de María para el trabajo pastoral en los pequeños poblados y en los barrios pobres de las ciudades.

En cuanto a la Educación, entre otras cosas, promovió, ayudó y co-realizó la fundación de una Universidad para la juventud zamorana y respaldó siempre la educación, no sólo en las escuelas católicas, sino también en las oficiales, contactando, colaborando y llevando las mejores relaciones posibles.

Pero sin duda alguna, la labor pastoral del Señor Robles se caracterizó en gran manera en Obras sociales, de beneficio, principalmente, para las personas más desprotegidas y para ello supo valerse de los laicos: un Albergue para los trabajadores del campo, el Hospital Margarita para los enfermos pobres, fundación de Charitas, ayuda y apoyo al Grupo FAS--Fondo de Apoyo Social, con la ayuda alemana ADVENIAT-- con despensas y varios proyectos de desarrollo social.

Fue también un gran Animador de obras ya existentes, como la Cruz Roja, Alcohólicos Anónimos y Drogadictos Anónimos, las Cajas Populares y las Cooperativas, así como de múltiples  Jornadas Electorales y de Salud. Tenía también en mente el Proyecto de la fundación de un Asilo de ancianos, pero la muerte se lo impidió.

Dentro de la gran obra del Señor Robles en la Diócesis de Zamora, se deben mencionar varios Eventos Diocesanos y otras obras de gran trascendencia que se realizaron durante su gobierno:

- El Centenario de la Coronación de la Virgen de la Esperanza, Patrona de la Diócesis;

- El Sínodo Diocesano de 1987, “para aplicar a la realidad diocesana los lineamientos doctrinales y normas disciplinarias de la Iglesia Universal y Nacional, indicar métodos para una pastoral planificada y para lograr una mayor comunión y edificación del Pueblo de Dios”. La preparación de este Sínodo fue larga y ardua, sobre todo de parte de la Comisión Centro Coordinadora, nombrada para este evento. Después  de su celebración, el Señor Robles recorrió casi toda la Diócesis para ver si se estaba aplicando y no fuera letra muerta...

- Realizó un ajuste y acomodo a varios de los Organismos Diocesanos.

- Reorganizó la economía de la Diócesis y suprimió muchos aranceles para favorecer económicamente a los fieles.

- Se construyó y fundó el Instituto Cázares, en 1988, para la capacitación y preparación de Agentes de Pastoral.

- Consiguió la devolución, por parte del Gobierno, de la Catedral Nueva e, iniciando su terminación, hizo su dedicación como Santuario Diocesano a la Virgen de Guadalupe.

- Se arregló la Iglesia Catedral con nuevo piso, remodelación de la sacristía, las  pinturas y los anexos de la Curia.

- Se fundó el periódico “Mensaje” que ha venido a ser realmente un buen instrumento de Evangelización y de Comunicación entre el Obispo y los fieles.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Escribe un comentario sobre esta entrada: