miércoles, 9 de diciembre de 2015

6998. LA TIERRA SE MUERE.

Reporte Z

Por Rafael Gómar Chávez.
Filósofo y periodista.
Desde Michoacán.
México. Para
Tenepal de CACCINI

La Tierra se muere.

Si ya pertenecemos al todo ya el todo nos pertenece y podemos hablar en su nombre. En consecuencia cada individuo tiene el deber de ser la conciencia del planeta.
William Ospina (1954-¿?)
Periodista colombiano.


La Tierra está gravemente enferma. No se trata de una especulación, no es un diagnóstico superficial, es un estudio riguroso que se ha realizado en los últimos 50 años y que confirma que la Tierra está gravemente enferma, tan enferma que la especie humana está en peligro de muerte, una especie que alguna vez se llamó a sí misma, Homo Sapiens (hombre pensante) y que ahora se podría llamar Hombre Demente (Homo Demens).

Homo Demens se puede traducir como mono demente, no se trata de una metáfora, la involución del ser humano es evidente, la locura de la humanidad nos lleva directamente al abismo; a pesar de los adelantos científicos y tecnológicos, a pesar de la maravilloso capacidad del cerebro humano, de la advertencia de los grandes Avatares o Maestros de la humanidad, el retroceso de la humanidad es incuestionable y se manifiesta con gran fuerza en las guerras entre culturas (Occidente contra Oriente) y en la búsqueda del control de los energéticos (los recursos naturales) que quedan.

El sistema consumista que ha llegado a su máximo potencial con la aplicación del neoliberalismo salvaje,  es irracional y conduce al agotamiento de los recursos naturales, a la guerra y al colapso del ecosistema.

A pesar de todo por primera vez en la historia se presenta  la posibilidad de lograr un cambio profundo que nos acerque a la conciencia  planetaria, paradigma indispensable para la salvación del planeta y de la humanidad.

Pero poderosas fuerzas se oponen a la evolución de la conciencia de la humanidad, los monos dementes quieren esclavizar a las masas para continuar el sendero irracional hacia el abismo.

En la conferencia mundial llamada COP21, algunos gerentes, digo, presidentes de los países industrializados que más contaminan (Peña Nieto se sumó a la iniciativa) hicieron una propuesta que los retrata en su profunda estupidez: cobrar, poner una cuota a las emisiones de gas contaminante, lo único que les importa es el dinero.

Es el mismo espíritu mercantilista que hace de la tierra, del agua, de los árboles, una mercancía, un objeto que genera plusvalor, plusvalía. La Tierra se muere y ¿Quiénes son los ganadores? No muchos, es un puñado de magnates que controlan las principales industrias del planeta, una de las más rentables es sin duda la industria militar, pero igual controlan la industria energética (principalmente propagan el uso del petróleo).

No son muchos los que se benefician, se trata de los 400 empresarios que aparecen en la revista Forbes (algunos como los Rotschild, Morgan, Rockefeller, no aparecen), propietarios de los 100 corporativos industriales que más contaminan, todos forman parte del Gobierno Mundial dirigido por los Homo Demens, los monos dementes y sus siervos instalados en los gobiernos de las principales potencias económicas industriales.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Escribe un comentario sobre esta entrada: