miércoles, 9 de diciembre de 2015

7002. LA PESADILLA YA ESTÁ AQUÍ.

Reporte Z

Por Rafael Gómar Chávez
Filósofo y periodista.
Desde Michoacán.
México. Para
Tenepal de CACCINI

La pesadilla ya está aquí.

El primer signo de la corrupción en una sociedad que todavía está viva es que el fin justifica los medios.
Georges Bernanos (1888-1948).
Novelista, ensayista y dramaturgo francés.


Pekín es una de las ciudades que nos muestran que el futuro tan temido ya está aquí. La alerta roja emitida por el gobierno el fin de semana pasado indica el grado de contaminación a que se ha llegado en esta urbe en donde 22.5 millones de personas buscan desesperadamente un poco de aire fresco y limpio, pero la búsqueda es inútil, lo único que pueden hacer es comprar máscaras y aparatos para tratar de purificar un poco el aire.

El caso de Pekín no es el único, otras grandes urbes están gravemente contaminadas, no sólo es la tierra, ni el agua, ahora el aire está envenenándose. Tres de los cuatro elementos fundamentales están contaminados. Las consecuencias en la salud de las personas van desde problemas respiratorios leves hasta cáncer, ya que las partículas tóxicas pasan directamente a la sangre, de acuerdo a médicos que han registrado un aumento de los casos de enfermedades respiratorias leves y severas,  la contaminación debilita el sistema inmunológico y genera problemas respiratorios, cardiovasculares y de circulación.

Por orden del gobierno, millones de automóviles han dejado de circular en Pekín y decenas de fábricas cerraron para tratar de reducir un poco la escalada contaminante. Las escuelas también suspendieron clases y la vida cotidiana se paralizó con las familias encerradas en sus hogares, las más afortunadas compraron aparatos purificadores de aire, y para salir a las calles muchos usan cubre-bocas y otros máscaras anti-gas, pero no hay aparato capaz de purificar el aire de la capital china.

Los  fabricantes de máscaras anti-gas están felices, lo mismo las agencias de viajes que aumentaron sus ingresos por el éxodo de familias que quieren escapar, aunque sea unos días, de la capital de China cuyo aire es irrespirable. La pregunta es ¿Hasta cuándo podrán fugarse los ciudadanos de las grandes urbes? ¿Hasta cuándo todo el aire de la Tierra estará contaminado? ¿Hay algún planeta cercano para contaminar?

El sistema consumista depredador llamado neoliberalismo salvaje, nos conduce hacia el Apocalipsis. Nadie vendrá a salvar a la especie humana, ni los extraterrestres, ni los Avatares, ni Dios podrá detener lo que parece inevitable. El Papa Francisco afirmó que la humanidad está al borde del suicidio. Sólo un cambio radical de sistema económico podrá salvar a la humanidad, pero el primer paso es el cambio de conciencia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Escribe un comentario sobre esta entrada: