miércoles, 9 de diciembre de 2015

7003. NO SE ESPANTE, NI SE ADMIRE, ASÍ ES LA POLÍTICA EN MICHOACÁN.

Por Arturo CEJA ARELLANO.
Periodista y poeta.
Desde Jacona, Michoacán.
México. Para
Tenepal de CACCINI

Di’arina y de Maíz
No se espante, ni se admire, así es la política en Michoacán

La mencionada “coalición” en los partidos políticos, único gremio donde se unen fuerzas para derrotar al contrincante temido en turno, arroja cada día más un puñado de incógnitas en torno a su funcionalidad, dentro de un “marco legal paternal”, donde fluyen los intereses personales y de grupo para intentar llegar al poder; y en muchos de los casos lo hacen, sin que a ciencia cierta se sepa cuál de los dos, tres o cuatro partidos son los que hicieron mayor aportación, aunque el que resulta triunfador es el candidato que va a la cabeza. El resto son solamente “coliches, parásitos, rémoras” que se conforman con las migajas que recibirán, si es que les dan.
         
La coalición de partidos políticos, no es otra cosa más, que un sucio antifaz con el que intenta ocultar la antidemocracia, la falta de ética, la pérdida de moral y de valores absolutos que como seres humanos debemos poseer y salva guardar sobre todo.
         
Con ese antifaz conocido como coalición, los políticos que caen en ese juego más bien deberían tratar de ocultar la vergüenza de practicar la politiquería, de andar politiqueando, en lugar de hacer política de altura y de triunfar en las elecciones con sus propias fuerzas, con los votos emanados por la simpatía del pueblo, porque son muy, pero muy pocos los que realmente generan como un partido político.
         
Ya ven lo que le pasó al partido de reciente creación que sucumbió al no contar con los votos necesarios para sostenerse; y lo que sufrió el Partido del Trabajo para sostenerse activos, logrando agarrase hasta con las uñas para no desaparecer; aunque a ciencia cierta, es de los partidos políticos que no tienen razón de existir, definitivamente, como no lo tienen muchos más que solamente fueron creados para sumarse a la mediocre actividad de partidos políticos conocidos como “grandes”, que ya han dejado de serlo en algunos lugares, ante al surgimiento de otros nuevos, productos del rechazo y de la protesta social.
         
Ahora las autoridades electorales nos dan atole con un dedo, al permitir  la inscripción de candidatos “Independientes”. O sea, los que se aferran a la política para seguir mamándole al presupuesto, sin representar a partido político alguno.
         
Por lo tanto, de Independientes no tienen ni “magres”, porque siempre dependerán del dinero que la autoridad electoral tiene reservado para ellos, a fin de que puedan hacer campaña. Es una dependencia ineludible; por lo tanto, dependerán de la millonaria aportación que hacemos los contribuyentes y que ese destinada para que la democracia continúe siendo violada al derecho y al revés. De tal forma, queda claro que en lugar de ser Independientes, no dejarán de ser Dependientes del dinero.
         
Son sin lugar a duda, la Coalición y candidatos Independientes, los tumores cancerosos de la política nacional en nuestra de por si desmadrada República Mexicana, donde la corrupción está a la orden del día, con la diferencia de que en algunos Estados de nuestro país sí se les aplica la ley y hasta al bote van a parar los gobernadores “transformers”, que de ser humanos pasan a ser “ratas  de dos patas”, con en Michoacán, donde el saqueo de las arcas estatales es al parecer, el pan nuestro de cada día que no espanta a nadie, simple y sencillamente porque la política así lo permite, en un Estado conocido como el Laboratorio Político más grande del mundo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Escribe un comentario sobre esta entrada: