viernes, 11 de diciembre de 2015

7007. SAN MURILLO KARAM, MÁRTIR.

Por el Sr. López.
Periodista crítico.
Desde el Edo., de Chiapas.
México. Para
Tenepal de CACCINI

LA FERIA

San Murillo Karam, mártir.
A veces son extrañas las reacciones de la gente, tal vez por eso los buenos psicólogos son tan escasos y tan abundante su clientela. Si en algo estaba de acuerdo la familia de este López era en detestar al tío Herminio, un solitario solterón insoportable, que caía mal desde bebé, según contaban las viejas, y si por eso fue que se volvió intratable y majadero, no le interesaba a nadie, para no ir a considerarlo víctima de los misterios de la genética y sentir alguna simpatía por él, que jamás era invitado ni a fiestas ni a funerales, pues nadie quería tratarlo. Una vez ya vejancón, se supo que estaba hospitalizado por una severa golpiza que no le dejó hueso sano, de la que tardó meses en reponerse y le dejó una cojera de por vida. Estando todos de acuerdo en que algo había hecho para que le dieran semejante dosis de porrazos, sin embargo, desfiló la familia entera por el sanatorio y cuando salió, resultó que ya todos lo querían y era invitado seguro a toda reunión, aunque él nunca dejó de ser lo que siempre fue, nomás que con bastón. Ni hablar.

Apenas el lunes pasado llamó la atención del país entero el mentís que el Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes (GIEI, dependiente de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, CIDH), dio a la verdad histórica de la PGR de don Murillo Karam sobre el penoso asunto de los normalistas desaparecidos (muertos), pues dijeron en conferencia de prensa que habían obtenido fotos satelitales y que “no hubo un incendio en el basurero de Cocula el 26 y 27 de septiembre de 2014”.

Varios medios de difusión nacionales se dieron vuelo apaleando a la PGR y a don Jesús Murillo Karam. En particular se hace mofa de aquello de la “verdad histórica”, como si fuera una puntada del entonces Procurador decirlo así, siendo terminología jurídica de contenido preciso (es como la verdad absoluta, o como dicen los clásicos: “adecuatio rei et intellectu”, la correspondencia entre la realidad y el intelecto), aunque ahora, con el vigente sistema penal acusatorio adversarial, valdrá sólo la “verdad procesal”, que es la legítimamente obtenida (no vale, por ejemplo, la verdad obtenida a palos o por ningún medio ilícito, por más verdad que sea, el juez la tiene que desechar).

Don Murillo dijo que los muchachos fueron incinerados en el basurero de Cocula y echados al río, porque eso declararon los detenidos (hay más de 100 encarcelados), y al ir a verificar su dicho, encontraron 63 mil pedacitos de huesos humanos  calcinados, y de ahí mismo salieron los de los dos muchachos ya identificados por el laboratorio de Innsbruck (pero siguen diciendo que buscan a los 43… ¡qué insensibilidad!, ¡qué tragedia para sus familiares y amigos!).

Con un solo hueso identificado positivamente, basta para dar sustento a la versión de la PGR, a la que, por cierto, le da lo mismo si fue en Cocula o en otro lado que se cometió esa infamia, ¿cuál sería la diferencia?

Estas fotos satelitales sostienen los del GIEI, comprueban la versión de su experto en incendios José Luis Torero, quien empezó diciendo (página 420 del primer informe del GIEI), que no podía decir si ahí los habían cremado a los muchachos, porque “la evidencia recolectada no permite inferir mayores conclusiones…”; y luego declaró a la prensa que “la hipótesis de que los quemaron en el basurero de Cocula no es posible” (“El País”, 8 de septiembre pasado), y reforzó su dicho con citas de estudios del doctor John DeHaan, quien ya dijo que Torero malinterpretó sus estudios y que:

“Como he demostrado y publicado, ese tipo de fuego puede reducir a un cuerpo a pequeños fragmentos y tejido calcinado en 4-5 horas (6-7 en ausencia de cualquier fuente externa de combustible). 43 cuerpos quemándose al mismo tiempo generarían un fuego sustancial, pero es un error común pensar que un fuego muy grande (un crematorio) es necesario para destruir un cuerpo” (revista Nexos, artículo de Esteban Illades, edición del 9 septiembre, 2015).

Don Torero es mentiroso o malintencionado o incompetente.

De las imágenes satelitales, entregadas el 30 de septiembre de este año, indican estos expertos que entre la 1:00 y 4:00 de la madrugada del 27 llovió en la zona con una precipitación de 21.8 milímetros y que no hubo incendio en Cocula. Lástima otra vez, porque ya se supo que son de un satélite de la Nasa… que no toma fotos de noche. Cito a Milenio Diario de ayer:

“Guillermo Martínez, maestro en geomática y analista especializado de la Universidad de Loyola del Pacífico, explicó que solamente el satélite Terra 1 pudo haber tomado fotografías del basurero de Cocula, el 26 y 27 de septiembre de 2014 (…) que no se pueden tomar fotos de noche a través de este satélite Terra 1, "sin sol no puede ver nada…" (…) destacó que sí existe la imagen del 26 de septiembre del 2014 sobre Guerrero, específicamente de Cocula, "sólo hay una, la de las 10:35 de la mañana". Antes de los hechos (…) indicó que hay una imagen del 27 de septiembre que corresponde a las 11:30 de la mañana, "ambas imágenes lo que presentan es mucha nubosidad" (…) "Yo no puedo negar ni afirmar que hubiera o no un incendio, lo único que puedo decir es que había nubes (…) las nubes no permiten observar", sostuvo”.

La CIDH ya ha tenido antes varios escándalos como su sentencia contra el gobierno de Colombia en el caso de la masacre de Mapiripán, con que lo condenó a indemnizar a las familias de 49 asesinados y luego fueron hallados vivos la mayoría. Declaró el vice presidente de ese país, Angelino Garzón (Diario Vanguardia, 27 de octubre de 2011): “estuvimos pagando recursos a unas víctimas que no existen (…) no se puede permitir que la sentencia de la Corte hable como de 50 víctimas y ahora se descubre que son como 10”.

Señores de la GIEI de la CIDH, por la razón que sea, ya se ve que quieren hacer culpable o corresponsable de esto al gobierno federal… ya modérense, a este paso la gente es capaz de pedirle al Papa ahora que viene, que canonice a San Murillo Karam, mártir.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Escribe un comentario sobre esta entrada: