viernes, 11 de diciembre de 2015

7013. ¿DÓNDE ESTÁN LOS… OPTIMISTAS?

Reporte Z

Por Rafael Gómar Chávez.
Filósofo y periodista.
Desde Michoacán.
México. Para
Tenepal de CACCINI

¿Dónde están los optimistas?

La vida tiene su lado sombrío y su lado brillante; de nosotros depende elegir el que más nos plazca.
Samuel Smiles (1812-1904)
Escritor y reformista escocés.


En este fin de año, parece que no hay lugar para el optimismo. Mientras que en París el futuro de la humanidad está en manos de mercaderes, en Pekín el gobierno paró parcialmente  la maquinaria productiva ante el gravísimo aumento de la contaminación atmosférica, en México el gobierno reprime a los maestros para imponer por la fuerza la reforma laboral al sector educativo, en Siria, en Irak en África la guerra continúa sembrando la muerte en los ciudadanos, ¿dónde están los optimistas?

¿Hay una mejor actitud ante los problemas que enfrentamos que el optimismo? El Dr. Juan Hitzing demostró con bases empíricas que la actitud optimista ante la vida es la base de una larga y buena vida, ser feliz reditúa en buena salud mientras que una actitud pesimista puede ser el origen de graves padecimientos.

Bien por los longevos, pero, cómo vivirán 100 años o más en un planeta en donde el oxígeno será la mercancía más cara?

Seamos optimistas y pensemos en invertir en una industria relacionada con la contaminación atmosférica como una fábrica de máscaras anti-gas, o aparatos purificadores de aire, es una inversión con un mercado potencial en expansión, en China por ejemplo las industrias responsables de la contaminación del aire diversificaron su producción con este nuevo sector de un mercado cautivo y que no tendrá más alternativa que comprar, este es el optimismo estúpido que caracteriza a algunos gobernantes, entre ellos el nuestro.

Si seguimos por el camino marcado por el optimismo estúpido impuesto por los Señores de la guerra y sus cómplices (presidentes, primeros ministros, legisladores, partidos políticos de todos los países del mundo) a través de los medios masivos de domesticación,  en algunos años el aire será la mercancía más cara.

Miles, millones de personas morirán (mueren ya) de enfermedades respiratorias y cardiovasculares mientras que la élite vivirá en las exclusivas zonas con aire limpio, que cada vez serán menos, o se irán a vivir a una estación espacial.

El optimismo individual no basta, es la base pero no es suficiente, se requieren acciones de gobierno, lo que parece muy difícil por las redes de complicidad de las mafias nacionales con la mafia del Gobierno Invisible, se requiere  un cambio de mentalidad, pero un proceso de cambio de paradigmas lleva décadas implantar en la mentalidad colectiva, y la gravedad de la situación requiere de acciones inmediatas.

La responsabilidad es de todos los que habitamos este planeta, pero los que tienen la autoridad para tomar decisiones trascendentes cargan con una mayor responsabilidad; a mayor autoridad más responsabilidad. Como dijo el Papa Francisco, ¡Es ahora o nunca!

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Escribe un comentario sobre esta entrada: