sábado, 19 de diciembre de 2015

7043. UN ACERCAMIENTO A LA INDUMENTARIA TRADICIONAL MICHOACANA*

Por Gerardo Ascencio Campos
Promotor Cultural de SECUM;
Secretaría de Cultura de Michoacán.
Desde Morelia. Michoacán.
México. Para
Tenepal de CACCINI

TRAJE ANTIGUO DE USO DIARIO DE PAMATÁCUARO.

Traje usado diariamente por los campesinos de la región serrana en labores habituales, dirigir la yunta, arar la tierra, cortar y labrar la madera para hacer cucharas, molinillos, tortilladoras, tejamanil y trojes.

“Una ropa muy especial que hacemos nosotros mismos, es para protección contra el agua en tiempo de lluvias, ya que el líquido resbala al contacto con la lana, material del que están hechos los pantalones y el gabán, además para calentarnos en tiempo de frío, ya que incluso mojado es muy caliente,” fue lo que me dijo el señor Rafael Márquez Ramírez

El sombrero, está hecho de panikua (paja de trigo), va cosido con hilo de hita (fibra de maguey). Fotos 7, 8, 9 y 10.


Foto 7

Foto 8

Foto 9

Foto 10

Por tratarse de un lugar montañoso del municipio de Los Reyes, el traje se acompaña de gabán, hecho en lana color negro o café, prenda insustituible para clima frío y tiempo de invierno.

De gran importancia es el diseño de la camisa, hecha de manta de algodón, no común en la actualidad, va cosida con hilo grueso de lana negra.

El cuerno forma parte imprescindible del equipo que sirve para comunicarse de un sitio a otro sobre todo en zonas agrestes en las que es necesario se localicen con rapidez, como el avisar de algún asunto particular o colectivo, de alguien que inicia o concluye una faena y se retira a su casa.

Dicho artefacto tenia labrada la figura de una mano que lo empuña para mayor comodidad al sujetarlo; otro de sus husos era el de acompañar a los cuidadores de los sembradíos de  milpa, quelite o calabaza, quienes durante la temporada de cultivo se trasladan a vivir a sus terrenos, durante esa faena diaria y de tiempo completo los obliga a alimentarse a base de vegetales, sirviendo el cuerno para avisar que ahí hay gente, retirando así a los intrusos.

El morral hecho de hita de maguey por lo general es adquirido en la vecina población de Tarekuato, porque los artesanos de esa localidad los hacen de gran resistencia.

Como el calzón de lana no lleva bolsas, es en el morral en donde se guarda la comida y todo lo necesario para preparar los cigarros de hoja, de tabaco puro, son hechos con hoja de maíz cortadas en cuadro al tamaño necesario, tabaco, yesca, pedernal y eslabón (pedazo de metal) El eslabón al ser frotado por el pedernal produce chispas que prenden la yesca, haciendo el fuego y así encender los cigarros y la leña para preparar comida. El cigarro de hoja era uso diario, entre las personas de bajos recursos.

El guaje es el compañero inseparable del hombre campirano, debe ser de considerable capacidad conservando fresca el agua.

El ceñidos o faja, usado para sostener al calzón, me dijo Don Rafael  “Aunque nuestros antepasados  también guardaban en el algunas monedas, por lo que pudiera ofrecerse durante las horas de labor, ya que el resto del dinero lo escondían en ollas y cántaros”,señaló el Señor Márquez, pero principalmente para “dar fuerza al cuerpo cuando se levantan cosas pesadas” y esencialmente sostener al calzón de lana, que es lo que más llama la atención, porque tanto el pie como la trama de su tejido, contribuyen a darle una textura gruesa, burda, con aspecto de rusticidad, pero contradictoriamente de gran presencia.

EL UUANENGERI EN LA INDUMENTARIA DE LA DANZA DE LAS VAQUERAS DE SAN FELIPE DE LOS HERREROS.

En los albores de la  primera mitad del siglo pasado llegó a Uruapan el Arquitecto Arturo Macías Armenta, cobijado por el Señor Benjamín Apan, se adentró en las tradiciones del estado, visitando comunidades para desempolvar costumbres, llegando hasta la troje de Nana Librada Gutiérrez Álvarez, en el Municipio de Charapan, el Arquitecto Macías preguntó a Libradita por tradiciones antiguas de la comunidad, entre muchas opciones la artesana se dirigió a un baúl de madera y sacó un uanengeri que había usado en su juventud, el Arquitecto quedó impresionado y le dijo que si los sabía hacer, respondiendo nana Libradita que sí, ahí se retomó la manufactura de tan importante prenda textil, a partir de entonces esta parte tan importante de la indumentaria se convierte en el sustento económico de su familia y posteriormente de muchas otras, llegando el año de 1982 en que la bordadora participa en el Concurso de indumentaria tradicional en Uruapan, y en julio de 1983 es presentada la danza en los Sábados Culturales que promovía la Casa de las Artesanías. Los trajes usados para esta danza son para: El Mayordomo, Esposa del Mayordomo, Esposa del Fiscal, Esposa del Keni y Esposa Carari Fotos: 13, 14, 15, 16, 19 Y 20.

Foto 13

Foto 14

Foto 15

Foto 16

Foto 19

Foto 20

De estos trajes daré énfasis a la explicación de el uanaengeri (guanango largo) es usado por las esposas del Fiscal,Keni y Carari, la prenda en referencia era usada desde la época prehispánica por  los hombres solo que les cubría más o menos hasta el ombligo, dejando el resto del cuerpo al descubierto, con la evangelización la prenda queda para uso femenino alargando su diseño.

Esta prenda lleva bordados de hilo de algodón de colores figuras de correcaminos, guías vegetales y humanasen sus ángulos inferiores el bordado da forma a ramilletes de flores que van unidas a yácatas de las que emerge la naturaleza.

Se sabe dejó de ser bailaba en 1948, Prácticamente se puede decir que la danza ya no existe, por palabras de Doña Librada supe que la Huatápera donde se practicaban gran parte de las tradiciones fue mandada derrumbar por un carguero para construir una barda-que según se dijo en ese entonces-ara muy necesaria.

DANZA PREHISPÁNICA DE CHILINCHILIES DE PARICUTÍN, HOY CALTZONTZÍN, MUNICIPIO DE URUAPAN.

Los habitantes de la población de San Salvador Combutzio Paricutín, se vieron obligados de manera inevitable a abandonar sus tierras el 10 de junio del año de 1943, trasladándose a unos cinco kilómetros de la Ciudad de Uruapan, dándole el nuevo nombre de Caltzontzin.

La danza después de considerarse perdida fue presentada en un concurso en el año de 1936, en Uruapan, en ese entonces obteniendo uno de los primeros lugares, se dio otro periodo de inactividad. Fotos: 21, 24, 27, 28, 30, 38 y 39.

Foto 21

Foto 24

Foto 27

Foto 28

Foto 30

Foto 38

Foto 39

Hacia el año de 1975 le dan vigencia los cargueros Leocadio Chávez Santiago, Miguel Chávez Rosas, Juventino Rosas Rangel, Mateo Rangel Chávez, Máximo Rosas Paz, Esteban Rosas Paz, Manuel Chávez y Francisco Rosas Rangel, que presentaban dos cuadros por ser ocho integrantes.

En 1976 el Doctor librado Pérez Vega, presenta el disco LP Glorias musicales de Michoacán, Bandas y coros michoacanos, para Discos Rex, Ahí incluye una interesante versión musical de Chilinchilies. Fondo fonográfico Gabriel Moedano Navarro.

Es en el año de 1980 en que los Técnicos Culturales Bilingües -que eran parte del organigrama de la Dirección General de Culturas Populares-Máximo Chávez Rosas y Jesús Chávez Rangel, con el apoyo y entusiasmo de Rosa Rangel Ramírez (+) Ramón Toral Chávez, Marcos Hernández y Cipriano Gutiérrez Sánchez, realizan la recuperación de la indumentaria, pasos dancísticos y su música; de importante contribución a la recuperación de la música original fue la participación de Don Valentín Gutiérrez Toral (+), para el cargo 2013 fue invitada a colaborar  la “Orquesta de los Hermanos Rodríguez” de Ahuiran.

En 1982 Máximo Chávez Rosas, gana uno de los principales premios dentro del “Primer Concurso Estatal del Traje Regional, convocado por el Gobierno del Estado, en  Uruapan, presento aquí la foto que tomé en la ceremonia de premiación.

En el año 2010 y 6 de junio de 2013, Máximo Chávez Rosas , Jesús Chávez Rangel, Miguel Santiago Toral y Andrés Izaguirre Rangel, la vuelven a bailar conforme a la tradición en honor a la Santísima Trinidad, imagen que simbólicamente representa a Tata Kuerajperi,  imágenes únicas ya que el manejo de la iconografía del Padre el Hijo y el Espíritu Santo, fueron concebidas con una disposición suigéneris, las esculturas son llevadas en procesión, con la presencia de los cargueros, destacando la peculiar forma de colocar el cabello de la esposa del carguero trenzado con billetes, que han sido obsequiados por sus familiares, amigos y vecinos como muestra de apoyo a la festividad comunal.

Hay otro momento importante en la fiesta la Coronación de los nuevos cargueros, que entran en funciones este día, concluyendo en la fecha movible que es cincuenta y seis días después del Domingo de Resurrección de cada año.

Ha sido conocida como Chilinchilies o Chinchilies, y Chinchilis pero ahora sabemos que es Chilinchilinaskan, Máximo Chávez Rosas, ha coincidido con el significado que ha traducido  José Dimas Villa,   es decir suena, sonido, el sonido de los cascabeles

La danza en la época precolombina estaba dedicada a Nana Kueráuaperi o La Madre Naturaleza- deidad que residía al oriente de Tzintzuntzan, específicamente en Zinapécuaro, haciendo estudio y alusión a este sitio de aguas termales, el Profesor José Corona Núñez, al escribir la introducción para la Relación de Michoacán: “En este punto cardinal eran creadas las nubes por la diosa madre Kuerauáperi, por eso las nubes del oriente siempre producen la lluvia. Esta diosa representaba la nube del centro del cielo, la de color azul y tenía cuatro ayudantes: la nube roja del oriente, la nube blanca del poniente, la nube amarilla del norte y la nube negra del sur. Era una deidad quíntuple que hacia llover en el centro y en las cuatro partes del mundo”... “Por esto danzaban en esta fiesta cinco personajes vestidos con los colores de cada una de estas nubes. Dicha danza se ejecutaba durante la fiesta llamada Sicuíndiro: desollamiento”…y venían dos principales a aquel baile y ésos representaban las nubes blanca y amarilla, colorada y negra, disfrazándose para representar cada nube destas.”

El Profesor Corona Núñez, no relaciona a esta danza con sus investigaciones, pero yo me atrevo a sí relacionarla, inclusive relacionar los testimonios ya mencionados con algunas otras danza como la de los curpites, bueno retomando el tema; esta danza conserva rasgos sustantivos de la simbología y la mitología descrita a detalle por el Profesor Corona Núñez, actualmente se puede destacar que la indumentaria consta de un penacho dorado rematado con plumas de guajolote de color negro anteriormente esta pieza tenia una figura de ave, en su texto “La Relación de Michoacán” lo informa al registrar que uno de los rituales presididos por Kuerauáperi: “pusieronle unas naguas muy buenas y otra camiseta encima, y pusieronle una guirnalda de trébol en la cabeza y pusieronle un pájaro contrahecho en la cabeza y unos cascabeles en las piernas”, actualmente son cascabeles los que el Chilinchilie usa para llevar el ritmo de la música que los acompaña, y cuyo sonido dio el nombre a la danza en cuestión.

El color distintivo de Kuerauaperi es el rojo y roja es la capa, el ceñidor, los puños y la pechera que porta el Chilinchilie; el resto de la camisa, el fleco y el calzón , son de color blanco; el forro de la capa es color azul, rodilleras de manta con aplicaciones de espiguilla en color amarillo y verde; las fajas que sujetan el calzón a la altura del tobillo, son color rojo, blanco, amarillo, negro y azul, que en su caso representan a la deidad que hacía llover en el centro y en las cuatro partes del mundo, los danzantes portan una rama de palma en cada mano, y negras son las plumas del penacho.

Los huaraches de diseño especial siguen siendo hechos por un talabartero de Uruapan.

Presento una fotografía de la danza tomada en blanco y negro, que es posible sea del año de 1936, es un importante testimonio de la danza y de su indumentaria, que aparentemente no tuvo cambios drásticos, no se puede apreciar lo referente a los colores usados, pero sí se puede ver como la recuperación que ha habido a lo largo de su historia ha sido benéfica.

Hace treinta años me correspondió hacer un artículo para esta importante manifestación cultural del pueblo P’urhépecha, en la Revista era de Michoacán.

En el 2013 hice texto especial acerca de este tema para la revista Michoacán, Que hacer y Quehacer, logrando enriquecer la información.

Presento una fotografía de la danza tomada en blanco y negro, que es posible sea del año de 1936, es un importante testimonio de la danza y de su indumentaria, que aparentemente no tuvo cambios drásticos, no se puede apreciar lo referente a los colores usados, pero sí se puede ver como la recuperación que ha habido a lo largo de su historia ha sido benéfica.

El Ballet Folclórico de Michoacán, la presentó Chilinchilies en su programación hacia los años setentas del siglo pasado.

La relación de Michoacán en algunas sus láminas y en partes de su texto es claro testimonio de que la raíz prehispánica de esta danza y de otras como la de Los Curpites, Los Negros, tiene las consabidas influencias europeas.

*Conferencia presentada el 4 de diciembre del 2015 en el Centro Cultural de la Universidad Autónoma de México, Morelia, en coordinación con la Unidad Regional de Culturas Populares y el Grupo Tramaluz.

Fotografías: 7, 8, 9, 10, 13, 14,15, 16, 19, 20, 21, 24, 27 y 28 de Gerardo Ascencio Campos
     30 y 38 de Eugenio Calderón Orozco.
     39 tomada de:

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Escribe un comentario sobre esta entrada: