martes, 22 de diciembre de 2015

7049. ANÁLISIS INTERNACIONAL…

Por el Lic. Washington Daniel Gorosito Pérez.
Docente universitario, ensayista, investigador y poeta.
Desde el Edo., de Guanajuato. México. Para
Tenepal de CACCINI

MEDIO ORIENTE CAMBIÓ: CARTER, PUTIN, KISSINGER Y OBAMA

Llamó profundamente la atención en círculos diplomáticos internacionales el que Jimmy Carter, ex presidente estadounidense, haya revelado la entrega en el mes de mayo a la Embajada rusa en Washington de mapas con posiciones ocupadas por el Ejército Islámico en Siria.

En un video que difundiera la cadena de televisión NBC, Carter dice: “Le he enviado a Putin una carta y le pregunté si quiere una copia de nuestro mapa para que pueda realizar ataques puntuales en Siria, después los representantes de la Embajada rusa telefonearon y dijeron que les encantaría recibir el mapa”. Ante esta situación, la portavoz del Pentágono, Elisa Smith informó: “No puedo decir si alguien en el Pentágono sabe si el Centro Carter (lugar de procedencia de los mapas) los había entregado a la Embajada de Rusia”.

A su vez otro “peso pesado” de la política y diplomacia estadounidense, me refiero a Henry Kissinger, consideró que el operativo antiterrorista ruso en Siria dirigido contra el Ejército Islámico ha acabado con el orden político en la región de Medio Oriente liderado por Washington a lo largo de 40 años. El diplomático considera que la Casa Blanca debe actuar de manera más constructiva y reconocer que la destrucción del Estado Islámico es más importante que derrocar al régimen que lidera Bashar Al Assad.

Mientras que en su artículo en la revista “Wall Street Journal”, Kissinger sostiene que “Estados Unidos debe entender que la principal preocupación de Moscú consiste en que el colapso del régimen de Assad podría reproducir el caos de Libia, imponer el poder del Ejército Islámico en Damasco y convertir a toda Siria en un paraíso para los terroristas, que posteriormente alcanzarán las regiones musulmanes dentro de Rusia en el Caúcaso así como en otros lugares”.

Pone especial énfasis en que las acciones emprendidas por Moscú  podrían ayudar a la República Islámica de Irán a mantener elementos chiíes en Siria. “En un sentido más profundo, los propósitos de Rusia no requieren la continuación indefinida del gobierno de Assad. Es una clásica maniobra de la balanza de poder para desviar la amenaza terrorista por parte de los sunníes radicales de la región fronteriza con el sur de Rusia”.

“Se trata de geopolítica y no de ideología” sostuvo Kissinger. “Pero cualquiera que sea su motivación, las fuerzas rusas ya están en la región y su participación en las operaciones de combate produce el desafío de la política norteamericana en Medio Oriente a una escala jamás vista por lo menos a lo largo de cuatro décadas”.

No hay dudas que el Presidente Barack Obama se encuentra ante una prueba crucial del poder y la influencia de Estados Unidos en Medio Oriente. Hace unos días la revista estadounidense “Foreign Policy”, publicaba que algunos aliados importantes de la Unión Americana en la región, entre ellos Arabia Saudita, Egipto e Israel, están cada vez más convencidos de que el Presidente Obama está perdiendo influencia en la región en el contexto de la actual situación en Siria. Al ver el éxito de la campaña antiterrorista rusa en el país árabe, estas potencias de Medio Oriente empiezan a mirar a Moscú.

Reafirmando lo anterior un ex alto cargo del Departamento de Estado, Vali Nasar, fue detonante: “Muchos otros países de otras regiones del mundo pueden llegar a la conclusión que Estados Unidos, ya no ocupa la posición de nación indispensable”.

                                                          ¡Hasta el próximo análisis…!                   Lic. Washington Daniel Gorosito Pérez 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Escribe un comentario sobre esta entrada: