martes, 22 de diciembre de 2015

7052. CAMPESINOS PRODUCTIVOS Y OLVIDADOS.

Reporte Z

Por Rafael Gómar Chávez.
Filósofo y periodista.
Desde Michoacán.
México. Para
Tenepal de CACCINI

Campesinos productivos y olvidados.

La patria no es la tierra. Sin embargo, los hombres que la tierra nutre son la patria.
Rabindranath Tagore. (1861-1941).
Filósofo y escritor indio.


La Conferencia de las Naciones Unidas sobre Comercio y Desarrollo (Unctad) informó que los campesinos o pequeños productores agrícolas “son los principales contribuyentes de la seguridad alimentaria en el mundo”, a pesar de que sólo poseen el 12% de las tierras cultivables producen el 80 % de los alimentos que se consumen en el planeta, a cambio, la mayoría de los gobiernos los tienen en el olvido por lo que son el sector más afectado por la pobreza y los efectos del cambio climático.

El informe corresponde al año que está por terminar y entre otras cosas el documento señala que: “deberían haber justificado una asignación más alta de recursos públicos. Por las amenazas crecientes vinculadas al cambio climático, la creciente escasez de recursos naturales y la exigencia de competitividad en los mercados mundiales, los pequeños productores agrícolas merecen una atención política urgente, tanto a nivel nacional como mundial”.

La negligencia y el olvido en que los gobiernos tienen a los pequeños productores agrícolas contrasta con el apoyo que se proporciona a los grandes corporativos que son una amenaza para la sustentabilidad del medio ambiente y de semillas tradicionales que son patrimonio de los pueblos de América como el maíz, es el caso del siniestro corporativo Monsanto defendido por el gobierno de México en su lucha legal para sembrar maíz transgénico.

En un país como México con 65 millones de pobres, la mayoría de ellos se encuentra entre los campesinos: "la pobreza sigue siendo un fenómeno predominantemente rural y el 70 por ciento de los mil 400 millones de personas en extrema pobreza de los países en desarrollo viven en zonas rurales".

Los productores agrícolas no sólo enfrentan una competencia desleal de las grandes compañías exportadoras de alimentos, otros obstáculos son la falta de acceso a fuentes de financiamiento, asesoría técnica y el acoso de los especuladores; la mayor parte de la producción de los pequeños agricultores es para autoconsumo, una pequeña parte se destina a los mercados locales o regionales. 

Uno de los aspectos más importantes de la producción agrícola campesina es sin duda su contribución a la sustentabilidad, al equilibrio del ecosistema, esta cultura ancestral de cuidado de los recursos naturales se debe a la ideología rural que concibe a la Tierra como un espacio sagrado, nunca como una mercancía. No se trata de un aprendizaje que se obtuvo en la escuela ya que el avance de la ideología materialista del neoliberalismo salvaje ha condenado a los campesinos a la ignorancia y los maestros dejaron de ser los transmisores de la cultura rural que se conserva en el núcleo familiar-comunal, en donde todos participan en las tareas productivas.

Familia, comunidad y tierra como un bien social, son los pilares de la cosmovisión campesina, amenazada constantemente por al avance de la ideología neoliberal que en su afán de obtener riqueza todo lo convierte en mercancía.

Al comprar alimentos a los campesinos que sin puesto ni espacio fijo tienden sus productos en los mercados y los tianguis, apoyamos la sobrevivencia de un sector social fundamental en la producción alimentaria de la humanidad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Escribe un comentario sobre esta entrada: