jueves, 24 de diciembre de 2015

7072. NAVIDAD: PAGANISMO, RELIGIOSIDAD, ESPIRITUALIDAD.

Reporte  Z

Por Rafael Gómar Chávez.
Filósofo y periodista.
Desde Michoacán.
México. Para
Tenepal de CACCINI

Navidad: Paganismo, Religiosidad, Espiritualidad.

Honraré la Navidad en mi corazón y procuraré conservarla durante todo el año.
Charles Dickens


Podemos afirmar que la navidad es una celebración en la que se combinan ritos paganos, religiosos y espirituales. La parte pagana de la navidad tiene qué ver con el culto a los ídolos, al materialismo que se expresa en diversas manifestaciones como los regalos y el banquete, actividades que ocupan la mayor parte del tiempo dedicado a celebrar el nacimiento del niño dios.

Para cumplir, se dedican algunos momentos a los rituales religiosos: una oración en familia, la presencia en los actos litúrgicos o en los servicios religiosos, pero nada más; la parte espiritual, que debería de ser el centro de las actividades, casi no tiene ninguna relevancia en la cultura neoliberal que se ha impuesto en casi todo el mundo y que fomenta el consumismo cono finalidad de la navidad. Pocos son los que recuerdan que la navidad significa convivir y compartir, en el país de la desigualdad, millones no tienen lo indispensable para cenar ya no digamos pavo, ni siquiera frijoles.

La espiritualidad es la parte más difícil de la navidad, palabra que significa nacimiento (del latín nativitas) y que tiene sus raíces en las festividades paganas relacionadas con la celebración del sol, desde hace 2015 años, Cristo es el sol del universo y su nacimiento tiene un significado profundo que se centra en la posibilidad de re-nacer, o transformarse en un hombre nuevo.

El Nuevo Testamento nos dice que a la pregunta de Nicodemo: “Respondió Jesús: De cierto, de cierto te digo, que el que no naciere de agua y del Espíritu, no puede entrar en el reino de Dios.  Lo que es nacido de la carne, carne es; y lo que es nacido del Espíritu, espíritu es. No te maravilles de que te dije: Os es necesario nacer de nuevo”.

Re-nacer en el sentido en que el Maestro Jesús explica a Nicodemo implica una transformación espiritual, el diálogo entre el Maestro y el fariseo Nicodemo es un recurso del Evangelista Juan para subrayar lo esencial: que el renacimiento verdadero es posible para todos y es espiritual. Por consiguiente, la parte más importante de la navidad está olvidada.

Re-nacer significa también descubrir una vida nueva o bien, descubrir el sentido de la vida.

Re-nacer significa re-vivir o nacer a una vida nueva porque no pocos seres humanos están muertos aunque clínicamente estén vivos, en otras palabras viven, piensa, razonan, pero no aman, no sienten afecto o no son capaces de dar la vida por un amigo o por un ser querido.

Un cuento que leí en algún libro nos ayudará a ilustrar estas ideas:

“El Mulla Nasrudin estaba pensando en voz alta:

-¿Cómo se si estoy vivo o muerto?
-No seas necio -dijo su esposa- si estuvieras muerto, tus miembros estarían fríos.

Poco tiempo después, Nasrudin se encontraba en el bosque cortando leña. Era pleno invierno. De repente se dio cuenta de que tenía frías las manos y los pies.

Indudablemente estoy muerto - pensó - de modo que debo interrumpir mi trabajo. Los cadáveres no van por ahí caminando –agregó-, y se tendió sobre la hierba”.

¿Qué tan vivos estamos? ¿No será que estamos más muertos que vivos? La navidad nos da la oportunidad de renacer a una nueva vida, cada uno decide si aprovecha la oportunidad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Escribe un comentario sobre esta entrada: