jueves, 31 de diciembre de 2015

7093. RELATOS, LEYENDAS Y CUENTOS.

Por EVERILDO GONZÁLEZ ÁLVAREZ.
Ambientalista y articulista.
Desde Zamora, Michoacán.
México. Para
Tenepal de CACCINI

ASAMBLEA EXTRAORDINARIA DEL CONSEJO DEL INFIERNO
Octava parte.

Estimado Satanás—habló la diabla Riquina secretaria del gobernante del planeta Sontano   dando a entender que era experta en eso del buen hablar---es para nuestro gobernante  Surono  un honor encontrarnos en este muy famoso lugar, a otros infiernos que hemos ido siempre se habla de usted honorable Satanás por su excelente equipo de trabajo y por el gran éxito que han tenido en su planeta en eso de traer almas y es por eso que nos encontramos aquí, porque mi honorable, estimado y muy querido jefe ha considerado de vital importancia el que usted y sus equipos nos asesoren en eso de esparcir la maldad en los habitantes del planeta del que es nuestro infierno porque la misión encomendada por el Creador no hemos podido cumplir, vaya, no hemos tenido buenos resultados y las almas llegan al infierno en cantidades de miseria.

Eres bienvenido—habló Satanás al tiempo que aspiraba azufre y se cubría de más fuego que Fuegolino le daba—aun cuando no tenía el gusto de conocerte, sí tu asistente Riquina ha estado por acá en reuniones de trabajo principalmente con Dormitila pero, considero que ya era tiempo que nos conociéramos así que me da gusto que estés aquí en este infierno, esta es tu casa.

Surono hizo uso de la palabra y su secretaria y los demás guardaron silencio.

Mi muy estimado Satanás—dijo al tiempo que se ponía de pie—es para mí un honor y un gusto el conocerte, tu fama se ha extendido por una buena parte del Universo, por doquiera se habla de tu excelente trabajo hecho en el planeta Tierra en cuanto a cumplir lo que debe ser un infierno, se les tiene considerados como los más eficientes, ustedes han sembrado y la cosecha ha sido más que exitosa, sus resultados a todos sorprenden, en cambio en mi infierno del planeta Sontano, tal vez por ignorancia, no hemos tenido resultados exitosos. Los seres que habitan ese planeta, cuando mueren, una enorme mayoría se va de tour al Universo y luego parten  con destino al lugar que el Creador les tiene destinado, ese que en la Tierra llaman cielo, aun cuando no tenemos tantos siglos de existencia como ustedes, ya sería tiempo de que por lo menos hubiéramos ocupado con almas, una cuarta parte de nuestra casa, de esa que yo también digo, es la casa de todos, el éxito no nos ha acompañado, por el contrario, cada vez recibimos menos almas del planeta Sontano, --hizo una pausa al tiempo que se ponía de pie--  Estamos aquí—continuó hablando Surono—con el interés de que puedas organizar un curso intensivo al que asistamos y que nos capacitemos en eso de la maldad para que podamos aplicarla, que nos especialicemos en eso de la corrupción, de la simulación de tranzar, de violar,  de robar, de engañar, de prometer sin cumplir y de tantas cosas que ustedes han sembrado allá, el concepto maldad es muy amplio, conocemos mucho de él pero no sabemos aplicarlo, ese es nuestro problema: el no saber sembrar la maldad.

Muy bien—dijo Satanás—no tendríamos éxito, buenos resultados si Luzbel aquí presente, no tuviera la capacidad de aplicar el proyecto por lo que con mucho gusto, después de que concluyamos la Asamblea Extraordinaria, podemos iniciar ese curso intensivo, siempre he considerado que las experiencias las debemos hacer extensivas a otros infiernos, todos nos debemos de enriquecer de las experiencias y buenos resultados, Luzbel puede ir con una parte de su equipo a asesorar a quienes consideres que deben aprender. Una cosa más mi estimado Surono—continuó hablando Satanás—nos encontramos en receso de una asamblea y cuando la continuemos están invitados a estar como oyentes en la misma y ya después Luzbel y parte de su equipo los acompañarán a su infierno.

 Bien, bien—intervino Surono—agradezco tu buena disposición, pero sí debo pedirte que ese curso intensivo o seminario se lleve a cabo en nuestro infierno en cuanto a la teoría pero luego ya la práctica la hiciéramos en el planeta porque sería conveniente que primero a quienes envíes recorran Sontano, que conozcan a los seres humanos de allá y considero que se podría tener un mejor éxito.

No, no es posible eso—dijo Satanás dirigiéndose a Surono—pueden ir a tu infierno pero no al planeta, eso no nos está permitido por el Creador.


Continuará.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Escribe un comentario sobre esta entrada: