miércoles, 6 de enero de 2016

7111. RELATOS, LEYENDAS Y CUENTOS.

Por EVERILDO GONZÁLEZ ALVAREZ.
                   Ambientalista y articulista.
                   Desde Zamora, Michoacán.
                   México. Para
                   Tenepal de CACCINI

MÁS VALE ABONO DE CACA DE VACA QUE LA BENDICIÓN DEL PAPA
Primera parte.

Debo aclarar que el título no es una ofensa al Santo Padre, el Papa, para él todos mis respetos como representante de Dios en la Tierra.

Comentan los que saben porque así lo han visto y vivido, que como consecuencia de la erupción del volcán paricutín, las tierras agrícolas así como zonas boscosas de la región cercana al mismo, fueron sepultadas por lava algunas, y otras por arena con lo que pasaron a ser tierras improductivas.  Muchos años después, a alguien por ahí se le ocurrió que las tierras podrían ser útiles si las sometían a un proceso de abonización a base de estiércol (caca de animales  domésticos de los de corral como vacas, chivos, puercos, gallinas etc.) y que ya después podrían usarse para huertas de productos propios de climas de lugares altos y fríos como aguacate, durazno, peras, manzanas y membrillos. 

Efectivamente  el esfuerzo que realizaron les dio resultado y ahora desde Tarecuato hasta Tancítaro y de Peribán a Uruapan solo se ven huertas de aguacate principalmente, claro que con sus excepciones como son  Cotija, Santa Clara y Los Reyes que por ser lugares bajos son zonas cálidas y les ha dado resultado la caña de azúcar, ya después de la temporada de lluvias empieza la zafra y los habitantes de por allá disfrutan del dinero.

El estiércol dio excelentes resultados y entonces es muy común ver que a las entradas de las huertas dejan montones de estiércol que venden los ganaderos de la región, de ahí lo entran y abonan la tierra., para que podamos disfrutar de los sabrosos duraznos, de esas peras cafés por fuera y medias correosas pero de muy buen sabor, y de esos aguacates con los que las señoras preparan un exquisito guacamole.

El estiércol no solo se ha usado en nuestro  país con buenos resultados, esto no es una noticia  ni una novedad, en muchos otros ese era el mejor abono hasta que fue suplantado por los fertilizantes hechos a base de química. Dicen los que saben que con el estiércol las tierras no se cansan tan pronto y que los productos son de mejor sabor aun cuando no crezcan tanto como con los productos químicos.

Pues resulta que allá en Italia, en un pequeño pueblito llamado Frascati que se encuentra muy cercano a Roma y por lo tanto al Vaticano, vivían dos amigos ya mayores de edad a quienes conocían como los compadres, debo decir que no lo eran sino que ellos siempre se decían compa el uno al otro, solo eran buenos amigos desde la infancia y siempre se les veía juntos para todos lados, uno se llamaba Gianluca y el otro Paolo. Los dos tenían sus familias y sus casas estaban cerca una del otro, también los dos tenían como su actividad la agricultura. Cada uno tenía una tierra de regular tamaño una junto a la otra y por eso pues siempre se iban juntos a sus actividades. Ya en las tardes regresaban a sus casas, se cambiaban de ropa y se iban a una cafetería a jugar ajedrez y  a platicar con los amigos  degustando un oloroso y sabrosos café que acompañaban con unas empanadas de piña que estaban para chuparse los dedos. Ya por la noche los dos amigos regresaban a su respectiva casa y Gianluca aprovechaba para charlar con su esposa y sus hijos.

El año anterior a ese actual, las siembras no habían sido muy buenas, es posible que les haya hecho falta abono pero del de estiércol mencionó Paolo, así lo consideraban por lo que para este año se procuraron tener más abono y recorrieron las zonas ganaderas para llevárselo y estar prevenidos para que no les volviera suceder lo del año pasado y evitar tener menos utilidades y, claro que  todo tenía la finalidad de que la familia viviera en buenas condiciones , sin que el dinero escaseara porque ya Valentina la hija mayor de Paolo, había llegado a la edad de merecer y necesitaba ropa mas propia de la edad, ya estaba de buen ver como decían algunos jóvenes que la admiraban al verla pasar, y Alessandro el hijo mayor de Gianluca ya se había convertido en un galán y necesitaba dinero para atender a sus admiradoras, lo anterior sin considerar que en general los gastos se incrementaban y el dinero debía también incrementarse, para no descuidar la alimentación y el buen vestir de toda la familia, principalmente de los jóvenes .

Continuará.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Escribe un comentario sobre esta entrada: