miércoles, 6 de enero de 2016

7115. TE ESCRIBO POR QUE TE QUIERO.

LA ECONOMÍA Y USTED

Por: Eliseo Castillo A.
Economista analítico.
Desde Michoacán.
México. Para
Tenepal de CACCINI

CADENAS

Extiendo mis brazos apenas,
afán este que me lleva a buscarte,
manos abiertas, son cadenas
amorosamente al alcance expuestas,
cadenas exprofeso y sin pecado
construidas a fuerza de querernos.
Estás en todo porque ahí te tengo,
estoy en ti, porque ahí pertenezco,
cadenas...¡falsas cadenas, imposibles!
no atan..., encantan..., no matan..., enamoran.

eliseo.

Querida amiga, en estos tiempos más pendejos que interesantes, en que mensajear, watsaphear e idiotizarse con el celular se asume como un toque de adelanto de la civilización, y que en realidad no es más que un retroceso al pendejismo humano de hace miles de años, cuando aun no sabíamos comunicarnos sin rompernos la madre. En este período en que hemos seguido con el cuento de que las mujeres son el único género capaz de hacer varias cosas al mismo tiempo (de esta forma se dan más fácil en la madre al ir manejando, watsapheando y maquillándose..., y atropellando a alguien o chocando obviamente).

En fin, en estos días en que se sigue empujando una nueva guerra en el Medio Oriente para regular el mercado en favor de los multimillonarios, que ven como este se achica la economía, y  no les da el suficiente dinero para sentirse nuevamente dioses financieros. En estos días en que la furia se impone por encima a la necesidad de reencontrarnos con nosotros y nuestra razón de ser, justo es cuando necesito buscarte para conversar. Así nada mas, solamente porque sí; por el simple pretexto de que somos nosotros. 

En ocasiones la vida se resuelve de manera simple, eso pasa cuando eres intrascendente para los otros; no les importas, quieres hacerte escuchar y nadie te pela; amenazas con matarte lanzándote de un segundo o tercer piso... y los mirones sin rostro, así son  te gritan... ¡no te hagas pendejo, de esa altura ni te matas... mejor de más arriba...! ese es el tamaño de aprecio que te tienen; por eso te alientan a que subas mas... para emocionarse viendo a un idiota que se  lanza y ¡se parte la madre bien chingón...!

¿Pero, qué pasa cuando hay personas que te quieren y te consta?

La respuesta es brutalmente simple, dejas de ser libre hasta para lanzarte de un piso, no digamos de tres o cuatro, en ese momento entiendes que eres importante para alguien, eres parte de esa persona, en la medida en que le quieres y se lo muestras, te muestras a ti misma. Al final de cuentas podemos demostrarnos que hay miles de formas de decir... ¡te quiero..., te necesito..., te extraño..., me haces falta...!

Hace ya años, cuando sabíamos comunicarnos aun, para su cumpleaños le envié un telegrama a una  persona muy querida, el texto era simple, decía... PORQUE CADA DÍA DESCUBRAMOS JUNTOS EL MÁGICO ENCANTO DEL MILAGRO DE LA VIDA, HASTA SIEMPRE. Feliz cumpleaños.

Luego de unos días y al encontrarnos me ha dado un abrazo y me ha jincado un beso, luego extrajo de su bolso el telegrama y me lo leyó en voz alta, y me dijo...¡tan solo por esto, tan solo por esto, me siento feliz de saber que coincidimos en la vida!

Ese es el gran milagro de la vida, querida amiga, el saber que en algún lugar de la tierra alguien se ocupa de pensar en nosotros, alguien se preocupa por que estemos lo mejor posible, alguien nos está queriendo, y en esa proporción dejamos de ser libres de hacer cualquier cosa, y entramos a ese hermoso lugar llamado encadenamiento amoroso que nos ata a las personas que nos están queriendo.

 Solo imagina que estás en ese segundo piso a punto de lanzarte, te gritan... ¡no, de ahí no..., más arriba para que te partas la madre de verdad...! y llega la persona o personas que te quieren..., imagínate su reacción..., resulta que vas a presenciar un pleito entre tus "nuevos seguidores" que te apoyan para que te rompas la madre de una vez, y los que te quieren y te recuerdan que hace tiempo dejaste de ser libre para hacer ese tipo de acciones... ¡por que te quieren, y parte de tu vida está encadenada a ellos!

Ahí, en el segundo piso te sientas a contemplar el teatro de la vida y la locura, unos peleando para que te mates; otros defendiendo su cariño de ti y por ti... ¡y tu sentadota olvidando que hace un minuto eras el foco de atención...! ¡qué aburrido, ya nadie te pela!... ¡ no es cierto! lo que pasa es que a alguien le importas, y las cachetadas que recibe o da son consecuencias de ello, no pelea por ti, no te defiende, defiende el derecho de querer!

Ese es el sentido de la vida querida amiga, darnos cuenta que no somos tan importantes como para que todos a coro se reúnan y nos canten la canción de te amaaaaamooosss; pero por una persona, tan solo por una persona que se cimbre de emoción con tus alegrías y tristezas, tan solo por eso, la vida tiene una gran razón de ser, y esgrime unas cadenas inmensas que te  llevan a saber que a alguien le importas.

No sé, no sé si mañana, los conceptos de amor, cariño, respeto y deseo de vivir cambien, pero igual creo que hoy seguimos siendo simples mortales sensibles que disfrutamos aun ser parte de una relación de cariño, y que esta relación no va a cargarnos, no va a vivir por nosotros, pero seguramente que seguirá ayudándonos a sobrellevar la de por sí difícil existencia.

Así es que mientras los locos que gobiernan el mundo fabrican una nueva  guerra en el Medio Oriente entre Irán y Arabia Saudita en aras de mejora el mercado del petróleo y sus ganancias; nosotros seamos más modestos en nuestro alcance, tratemos de estar más cerca de quienes piensan que es mejor que nos bajemos del segundo piso... ¡y retirémonos de los que siguen gritando... sube mas... sube mas para que realmente te partas la madre!

Con cariño te abrazo... ¡deja de estas sentadota arriba y baja...!

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Escribe un comentario sobre esta entrada: