jueves, 7 de enero de 2016

7120. RELATOS, LEYENDAS Y CUENTOS.

Por EVERILDO GONZÁLEZ ÁLVAREZ.
Ambientalista y articulista.
Desde Zamora, Michoacán.
México. Para
Tenepal de CACCINI

ASAMBLEA EXTRAORDINARIA DEL CONSEJO DEL INFIERNO
Novena parte.

Como adelanto debo decirte algo—continuó hablando el Supremo Gobernante Satanás a su visitante Surono gobernante del planeta Sontano y a su  acompañante ---, en la Tierra, en mucho hemos tenido éxito porque el Creador del universo, dejó unas Leyes de observancia general para los seres humanos, entonces lo que hemos hecho es lograr que esas, llamadas Diez Mandamientos, no se cumplan , eso es buena parte de nuestro éxito.

Un momento—intervino Surono—estimado gobernante, me dices que su éxito se debe a que ustedes trabajaron para que esas Leyes no se cumplieran y entonces ¿cómo conseguían almas antes de ellas?

Muy buena pregunta—dijo Satanás—en eso radica el excelente trabajo de Luzbel aquí presente, el plan que diseñamos antes de Los Diez Mandamientos, consistió en saber qué, por el Creador, podría ser malo y qué bueno, supusimos que el quitarle la vida a una persona no sería del agrado de él, ni quitarle a otra persona sus pertenencias o su mujer o sus hijos, y por supuesto renegar de él y así empezamos a aplicar ese plan y todo eso llevó a la intervención del Creador y ya después todo fue más fácil. Debo decirte mi estimado Surono—continuó hablando Satanás sin disimular lo que le agradaba hablar de lo hecho por ellos--- que allá en el planeta Tierra, las guerras han estado al por mayor, hemos fomentado conflictos en un mismo país y en naciones contra naciones y eso nos ha traído almas al por mayor porque allá no se considera delito el que en una guerra un soldado mate a todos los que pueda, ese hecho no se castiga pero como incumple con el Mandamiento que dice “ No matarás” , cuando muere, su alma acá nos llega, esto porque en Las Leyes del Creador no hay excepciones, nada de que porque están en guerra o por tantos pretextos que allá inventan pero que no son válidos para que la luz blanca los envuelva, no, son envueltos por la luz roja con destino a esta casa llamada infierno; allá se quieren pasar de listos, dicen mi jefe me ordenó matar, estoy en guerra y recibo órdenes y luego creen que con solo arrepentirse ya están limpios pero no es así..

Por hoy es todo mi estimado Surono los llevarán a conocer nuestra casa y luego a que estén cómodos—dijo Satanás al tiempo que se despedía del gobernante del infierno del planeta Sontano—

Hermosina había llegado y fue la encargada de llevar a los distinguidos a conocer el infierno, que a decir verdad no variaba mucho de otros pero servía de distracción en tanto llegara el momento de reanudar la Asamblea Extraordinaria del Consejo General Infiernino, esa de la que se esperaba una buena decisión.

Entre los habitantes del infierno había curiosidad por saber a qué solución se llegaría en la asamblea, un problema tan serio como el que se tenía en el infierno ameritaba una buena solución.

El problema de hacinamiento en nada afectaba a las almas, el fuego y el azufre no escasearían porque hubiera pocas o muchas almas, el fuego no es como el de las estrellas que conforme pasan los años se va consumiendo, no, disminuiría o se terminaría, eso sería solo cuando el Creador lo determinara, cuando terminara el castigo para las almas de aquellos seres humanos que cometieron faltas en la Tierra.

Satanás consideró conveniente explicarle a Surono un punto que se le había olvidado comentarle en la plática tenida con él hacía unas horas por lo que instruyó a Escribita para que localizara a Luzbel y que  lo alcanzara donde estaba el visitante.

Continuará

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Escribe un comentario sobre esta entrada: