sábado, 9 de enero de 2016

7121. AZÚCAR: UNA DROGA LETAL.

Reporte Z

Por Rafael Gómar Chávez.
Filósofo y periodista.
Desde Michoacán.
México. Para
Tenepal de CACCINI

Azúcar: Una droga letal.

La suerte de las naciones depende de su manera de alimentarse.
Gastrónomo y escritor francés.


La obesidad y sus consecuencias negativas en la salud humana es un grave problema en México y Estados Unidos, dos de los principales consumidores de azúcar en sus diferentes presentaciones y también líderes en diabetes y otras enfermedades.  De acuerdo a recientes investigaciones, el azúcar tiene una composición química muy similar a la de la cocaína pero sus efectos son peores que la de la droga ilegal.

Por razones ocultas los gobiernos se han hecho de la vista gorda para advertir a los ciudadanos los peligros del consumo inmoderado de azúcar, por nuestra parte creemos que los gobernantes callan porque así conviene a sus intereses, aunque el costo del cuidado de la salud de los enfermos afectados por la terrible diabetes  es muy alto.

Organizaciones no gubernamentales en Estados Unidos han presionado al gobierno para que emita una advertencia a los ciudadanos y luego de años de lucha por fin el gobierno  de Estados Unidos por primera vez fijó límites específicos al consumo de dulces. El agregado de azúcar en los alimentos debe ser de menos del 10 % de calorías diarias y las grasas saturadas igual de acuerdo a las directrices publicadas por el Departamento de Salud y Servicios Humanos para el periodo 2015 y 2020.

En Estados Unidos más de la tercera parte de la población adulta es obesa y enfrenta problemas no sólo con la ingesta de azúcares, sino de carnes rojas y otros alimentos, no es extraño en un país en donde radica la mayor parte del 20 % la población que consume el 80 por ciento de los recursos energéticos que se producen en el planeta en detrimento de la mayor parte de la humanidad, en especial la más pobre que no cubre el mínimo de los nutrientes requeridos para su subsistencia.   

Estados Unidos es un país en donde la población adicta a la televisión, es sometida diariamente a un bombardeo mediático a través de miles de millones de anuncios que promueven el consumo de alimentos considerados chatarra por su bajo valor nutritivo y los altos contenidos en azúcares, grasas y otros agregados que son letales para la salud.

Enfermedades cardiovasculares y cáncer son otras consecuencias de la dieta de los norteamericanos que en México se está imponiendo a través de diversos medios, en especial a través de la comida rápida. Ni qué decir del alto consumo de bebidas azucaradas, los populares refrescos, que representan un alto nivel de consumo en la mayor parte de los grupos sociales de los mexicanos, con las consecuencias para la salud de la población más pobre que reduce el consumo de tortillas, pero no deja de comprar sus coca colas de 2 litros y medio para la comida “fuerte” del día.

Es una ilusión que en nuestro país, las clases más empobrecidas puedan comprar carnes blancas o frutas, pero lo peor es el condicionamiento de los medios que tienen un poder de convencimiento que supera cualquier campaña de promoción de la salud de las autoridades.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Escribe un comentario sobre esta entrada: