sábado, 9 de enero de 2016

7125. RECREAR EL ESPÍRITU.

Reporte Z

Por Rafael Gómar Chávez.
Filósofo y periodista.
Desde Michoacán.
México. Para
Tenepal de CACCINI

Recrear el Espíritu.

Trabaja para mantener viva en tu pecho esa pequeña chispa de fuego celeste, la conciencia.
George Washington (1732-1799)
Primer presidente de los Estados Unidos.


El derecho a la recreación ha sido reconocido por las leyes aprobadas en  Estados Unidos en donde se ha despenalizado la producción y  el consumo de la mariguana, pero deberíamos de ir más lejos en nuestra reflexión de lo que debería de ser recreación, que significa literalmente re- crear, para admitir que significa algo más que cambiar la relación entre el tiempo de trabajo y el tiempo libre.

Como ocurre en algunos países de Europa, cada vez se reduce más el tiempo laboral en beneficio del tiempo libre, los ciudadanos tienen múltiples posibilidades de recreación, puesto que tienen asegurada la alimentación y los servicios de salud y no trabajan bajo el stress que genera la constante competencia, sus niveles de desarrollo académico y económico los lleva a otro nivel de conciencia.

Pero en sociedades como la de Estados Unidos existe una poderosa industria del entretenimiento que logra atraer la atención y manipular a millones de personas no sólo de ese país, sino del mundo entero, con su industria del entretenimiento.

Poco se estudia el poder de las franquicias de los torneos de fútbol americano, de beisbol, con equipos que valen una fortuna ; así como en la Fifa el poder corrompió a los altos dirigentes, así en Estados Unidos avanza la corrupción.

Por eso no es suficiente con tener tiempo, lo más importante es qué haces con ese tiempo, elegir qué hacer con tu recurso más importante es un poder que pocos ejercitan. Millones de personas destinan su tiempo y su vida a “ver” a través de una pantalla una realidad que consume su bien más preciado: su tiempo, pero igual de enajenante es dedicar nuestro tiempo a “ver”, cuando lo más importante es el hacer.

Detrás de la vanalidad de la industria del entretenimiento en cualquiera de sus facetas (deportes, cine, música), en el vecino país, y cada vez más en México, está el consumismo del que sólo puede salvar el desarrollo de la conciencia, pero el empuje del materialismo nihilista y hedonista que estamos viviendo (un verdadero culto a la muerte, como creía Freud, un suicidio de la humanidad como cree el Papa Francisco), parece invencible.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Escribe un comentario sobre esta entrada: