sábado, 16 de enero de 2016

7153. ¿ESTÁN TONTOS, O QUÉ?

Por el Sr. López.
Periodista critico.
Desde el Edo., de Chiapas.
México. Para
Tenepal de CACCINI

LA FERIA

¿Están tontos, o qué?
Tío Mac (bautizado Macario), fue el hombre más culto de la familia y sus alrededores. Sabía mucho de muchas cosas y si lo veía usted sin un libro en las manos, de plano no lo reconocía. Su esposa, tía Elisa era regordeta, simpática, buena persona, querida por todo mundo aunque guisaba como cocinero-reservista de un  batallón de tropas de asalto (muy temidas sus invitaciones), y era tonta de desesperar a un lama tibetano; hablar con ella llevaba, primero, a la risa, pues la gente creía que estaba de broma, pero luego, ya estando claro que decía en serio cosas como que “el estrecho de Bering era un señor muy chocante” o que a nadie le constaba eso de que la Tierra giraba alrededor del Sol, la gente se iba poniendo seria; tal vez por eso tío Mac leía en la cama, leía en la sala, leía comiendo, leía todo el tiempo y en la familia decían que se había vuelto el sabio a fuerza de esconderse tras los libros con tal de no hablar con ella ni acabar en la cárcel por asesinato.

A fuerza de leer cada día cinco periódicos nacionales, de repente nota uno que aparecen cada vez más notas insulsas o estúpidas, revueltas con la información más o menos seria de siempre. No duda el del teclado que pueda ser un síntoma más de la edad de tercera en que se interna y prefiere comentarlo con usted para someterse a su mejor criterio. Si después de leer las siguientes notas de prensa aparecidas en los últimos días, no piensa usted en algún momento “¿pero, qué están tontos o qué?” (sustituya si es tan gentil, “tontos”, por el mexicanísimo adjetivo que rima con azulejos), entonces será nada más que este menda se está haciendo viejo; mire:

“Descubren hielo en pequeña luna de Plutón” (diario “El Mercurio”, de Chile): “(…) la NASA liberó información recibida desde la sonda New Horizons (…) la atención fue puesta en Cerbero, el más misterioso de los satélites del planeta enano al final del Sistema Solar (que) cuenta con una superficie altamente reflectiva, lo que sería producto de la presencia de hielo de agua, algo común en el sistema de Plutón”. O sea… parece que hay hielo en un lugar al que jamás irá nadie y en eso se han gastado dinero suficiente como para ponerle departamento amueblado a cada pobre del planeta en que vivimos. Sen-sa-cio-nal.

“Con manos palmeadas y sin dientes, así serían los humanos en el futuro” (“El Universal” publicó esto ayer, tomado del “Daily Mail”): “(…) señaló el doctor Matthew Skinner, antropólogo de la Universidad de Kent (que) si el nivel del mar aumentara debido al derretimiento de los polos, los humanos tendrían que pasar más tiempo en el agua (…) podrían desarrollar manos palmeadas, como un pato, una retina adicional para ver mejor bajo el agua y un párpado transparente para proteger al ojo (y) si se decidiera colonizar otro planeta, las condiciones gravitacionales harían que los humanos fueran (de) piernas más cortas (…) brazos más largos (y) la comida sería suministrada mediante popotes por lo que los dientes se perderían, además la boca y la mandíbula se reducirían”. Que se publique algo así es sorprendente, aparte de que podemos suponer (aquí sí con muchas posibilidades de acierto), que el doctor Skinner recibe puntualmente su sueldo de la Universidad de Kent, por hacer esta clase de afirmaciones equivalentes a que si nuestras abuelas tuviera ruedas serían bicicletas (en México nadie cobra por decir babosadas, qué lástima).

“La Vía Láctea capturada en 46 mil millones de píxeles. Resultado de cinco años de observaciones astronómicas” (Agencia EFE): “(…) las imágenes facilitadas por la universidad alemana de Bochum, obtenidas por científicos dirigidos por el profesor Rolf Chini, ha recopilado las imágenes y creado una herramienta online para poder "navegar" por la Vía Láctea (…) se puede ver la estrella Eta Carinae, situada en la constelación de la Quillla, o de la nebulosa MB8 en las que destacan una gran paleta de tonos verdes”. ¿Les sobra dinero, son estrategias contra el desempleo?... o será que como vive uno en un país en el que se da por satisfecho si las calles tienen letrero y la numeración no da saltos, le parece de una infinita inutilidad echarle un ojo a la nebulosa MB8. Será. Lea la siguiente joya:

“Podrían cultivar papa peruana en Marte” (también de la Agencia EFE, de ayer): “Científicos del Centro Internacional de la Papa (CIP) en Perú lideran un proyecto aún en pruebas que explora la posibilidad de cultivar papas peruanas en Marte. Cinco científicos del CIP trabajan en esta iniciativa desde hace un mes gracias a la propuesta del investigador Julio Valdivia, que está llevando a cabo estudios para la NASA y descubrió que el suelo de un lugar en Arequipa es muy similar al de Marte, como explica el biólogo David Ramírez”. De verdad que duda uno de su propio criterio. Debe ser que por ignorante es incapaz de entender y supone que tal vez fuera un poquito más útil desarrollar cultivos adecuados a las regiones en que la gente se muere de hambre, aunque su suelo no sea “muy similar al de Marte”.

Pero hay otro género de noticias que parece se divulgan confiando en que la actividad neuronal del lector promedio tiende a cero. Un sólo ejemplo, publicado en El Universal el año pasado: “Se calcula en mil 455 mdp ahorro por horario de verano”. O sea, por alguna razón algún funcionario del gobierno supone que los nacidos y criados en esta risueña patria nuestra, les vamos a creer que ese estimado, precisamente ese, es la única cifra en que no serían capaces de mentirnos. Por lo pronto, es hora que a nadie nos consta lo que sacan y venden de petróleo (por cierto ¿quién checa eso?)

¿A poco no se preguntó usted: pero qué están tontos estos o qué? (se le recuerda sustituir “tontos”).

Es difícil determinar la razón que fomenta tanta frivolidad. Lo preocupante es que lejos de hacer que la gente se refugie en los libros, se cauteriza el deseo de leer y ya alcanzó esto a muchos de nuestros gobernantes, que los oye uno y se pregunta lo mismo: ¿están tontos, o qué?

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Escribe un comentario sobre esta entrada: