sábado, 16 de enero de 2016

7158. REGRESO A LA BARBARIE.

Reporte Z

Por Rafael Gómar Chávez.
Filósofo y periodista.
Desde Michoacán.
México. Para
Tenepal de CACCINI

Regreso a la barbarie.

Al utilizar por primera vez la bomba atómica nos alineamos con los bárbaros de las primeras edades.
Robert Oppenheimer (1904-1967)
Físico estadounidense.


La involución o retroceso tanto de individuos, sociedades o de la humanidad entera es un hecho que nos pone ante la posibilidad de que la humanidad se encuentre en un proceso de involución, es decir, de retroceso de los avances logrados. Tal retroceso es más evidente en la clase política mexicana, no sólo se trata del nivel de ignorancia del presidente en turno, otros han hecho méritos para ocupar el primer lugar, y para no ir muy lejos recuerden a Vicente Fox.

A nivel global no es diferente, en Estados Unidos sujetos tan ignorantes como Ronald Reagan y George Bush han dado muestras fehacientes de su bajo nivel intelectual y humano, en realidad este es el problema y la raíz de todos los males de la sociedad y del planeta, el bajo nivel de conciencia de los gobernantes, su tendencia a la corrupción.

Si es cierto que cada pueblo tiene los gobernantes que merece, éstos, los gobernantes, son un reflejo de la sociedad a la que pertenecen, si en México tenemos el imperio de la pendejocracia, no es precisamente por tener un pueblo ilustrado, al contrario, tenemos gobernantes y legisladores  pendejos porque nuestro pueblo sufre de las mismas carencias.

Algunos teóricos aseguran que desde que la tecnología ha extendido su penetración a todas las clases sociales haciendo la vida de los usuarios más cómoda y las telecomunicaciones más eficientes, se registra un descenso considerable en habilidades que el ser humano tardó miles de años en desarrollar, como la memoria o la lectura.

Funciones cerebrales como las que se requieren para realizar operaciones matemáticas básicas o la comprehensión de la lectura son cada vez más difíciles de realizar para las nuevas generaciones que rechazan cualquier esfuerzo de interpretación de textos, lo mismo se puede decir de las dificultades de los escolapios para interpretar la realidad, lo más fácil es dejar que otros interpreten la realidad, que otros sean los que nos muestren su versión de lo que pasa en el mundo ¿para qué tomarse el trabajo de pensar?

Si a nivel de las competencias intelectuales se registra un preocupante retroceso, a nivel de la conciencia moral el retroceso es mas grave. La admiración que despiertan criminales, narcotraficantes, o políticos corruptos, el deseo de las masas por ser como sus “héroes”. ¿La glorificación que los medios masivos de difusión hacen de los antihéroes, la promoción de una vida cómoda que no demande esfuerzos de interpretación (para eso están los curas y los legisladores) o la existencias de computadoras portátiles que resuelven los problemas matemáticos más complejos así como el significado de cualquier palabra, nos llevarán de nuevo al nivel de los chimpancés? No lo sabemos, lo más preocupante es sin duda la imposición de una moral que se olvida del respeto a la dignidad humana.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Escribe un comentario sobre esta entrada: