domingo, 24 de enero de 2016

7175. EL HOMBRE ES UN SER COMUNITARIO.

Reporte Z

Por Rafael Gómar Chávez.
Filósofo y periodista.
Desde Michoacán.
México. Para
Tenepal de CACCINI

El hombre es un ser comunitario.

La democracia es una forma superior de gobierno, porque se basa en el
respeto del hombre como ser racional.
Político estadounidense.



Es en los momentos críticos cuando se conoce la naturaleza humana. En las grandes catástrofes donde emerge la grandeza del espíritu humano. Han quedado grabados en la historia los momentos culminantes, cuando el hombre ayuda a sus semejantes aún a riesgo de su vida. Así como existen locos como el del piloto aviador que presa de su profunda depresión se lanzó en picada con decenas de pasajeros cuya atroz muerte no importó al piloto suicida, así hay hombres que entregan sus vidas para salvar a otros.

Aquí mismo en nuestra ciudad se han dado hechos de heroísmo que nos dejan sin palabras. El hombre es un ser solidario tal vez porque cuando pequeños cada uno de nosotros debe la vida a los que lo cuidaron. El ser humano es el más vulnerable de los vertebrados, es casi imposible que el ser humano pueda sobrevivir por sí mismo ni siquiera dos semanas, el bebé vive y sobrevive gracias a su madre que lo cuida y a su padre que le proporciona lo necesario para vivir, sobre todo la seguridad de su presencia.

La corriente humanista solidaria ha sido proscrita, es mejor el paradigma de la competencia, tal repetido en las universidades privadas y que le viene tan bien al sistema neoliberal.

No es casual que el hombre en comunidad encuentre el sentido de su vida, es un ser hecho para trabajar en equipo. La carencia de garras o dientes poderosos ha obligado al hombre a desarrollar su inteligencia, pero no es suficiente, para vivir y sobrevivir se necesita más que un individuo o más que miles, millones de individuos, se necesita una crear comunidad.

La comunidad (común unidad) se manifiesta en diversas formas, pero parece ser que la comunidad preserva su esencia hasta cierto punto de crecimiento, cuando la comunidad crece desmesuradamente, por ejemplo las megas urbes del planeta, se pierde la relación, el contacto humano y  se degenera en la masa.  Millones de individuos que se sienten  paradójicamente solos, a pesar de estar rodeados de muchedumbres.

Es cierto que en las muchedumbres el hombre pierde su individualidad, pero pierde algo más importante: la comunión con su gente.

Por eso el hombre de campo se siente terriblemente solo en las ciudades, no hay nada como la vida en pequeños pueblos en donde aún es posible la comunidad, que entre otras ventajas simplifica las relaciones de poder y podría ser una solución no sólo a los grandes problemas de las urbes sino a la falta de representatividad de los gobiernos.

Sólo en comunidad es posible el auto gobierno, la autodefensa, la auto sustentabilidad y muchas otras formas de in-dependencia que se pierden irremediablemente en las grandes ciudades.

En las urbes el hombre ganó independencia pero perdió la comunión con su gente y con su Tierra.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Escribe un comentario sobre esta entrada: