lunes, 25 de enero de 2016

7180. ¡DURO CONTRA EL PUEBLO!

Por Arturo CEJA ARELLANO.
Periodista y poeta.
Desde Jacona, Michoacán.
México. Para
Tenepal de CACCINI

Di’arina y de Maíz
¡Duro contra el pueblo!

La gente consciente de que “palo dado ni Dios lo quita”, acude a las Receptorías de Rentas con su intención de realizar el pago de las nuevas placas que, seguramente portarán los colores del partido que ostenta el poder, porque esa es la tradicional maña que han asumido históricamente nuestros gobernadores (PRI y PRD).
         
Para evitar esa estocada cada que haya un cambio de gobierno, los congresistas de Michoacán deberían ponerse a trabajar en la legislación de una ley que frene ese abuso que cometen los mandatarios estatales con el pueblo michoacano, sabedores de que el canje de placas prácticamente llenan sus arcas y pueden contar con recursos para lo que les plazca.
         
Las placas deben ser siempre las mismas, con los colores que sean; lo único que sí se debe adquirir es el engomado; porque con el cambio de placas se pierde identidad, por aquello de que en cada cambio las letras y numeración son diferentes.
         
Los ciudadanos cumplidos acuden en buen número para tratar de adquirir las nuevas placas y el engomado correspondiente al presente año, así como para ejecutar el pago de la Tenencia vehicular; pero lo único que encuentran es la negativa porque las placas aún no han llegado.
         
Cabe señalar que México es el único país en el mundo donde se paga un impuesto por contar con vehículo; lo que fue “impuesto” por el Presidente de la República, Gustavo Díaz Ordaz, para obtener dinero que financiara las Olimpíadas de 1968. Y como le fue muy, pero muy bien, pues optó porque tal impuesto quedara –al parecer- para la posteridad.
         
Es un hecho que se tendrán que pagar las nuevas placas, no obstante a la protesta ciudadana, que han hecho suya los profesores, que aprovechan cualquier pretexto para agredir a la ciudadanía, porque la toma de Ayuntamientos a quien afecta es al pueblo, porque al gobierno ni siquiera cosquillitas le hace.
         
Y su actitud afecta sobre todo a los miles de niños, adolescentes y jóvenes que realizan sus estudios en los niveles básicos de la educación en nuestro país.
         
El emplacado se hará porque se hará, principalmente porque ya fue autorizado por el Congreso Local de Michoacán, una vez que la mayoría de legisladores levantaron la mano en favor de esa iniciativa gubernamental, que debería informar a la población qué es lo que pretende, o qué es lo que hará con los millones de pesos que recabará en ese concepto.
         
Y mire usted, otro garrotazo más que recibe ya la sociedad michoacana, es el incremento en el costo a las actas de nacimiento y todos los documentos que expende el Registro Civil, donde no se ha podido borrar aquello de las “actas extra urgentes, urgentes y ahí pá cuando puedan”, cuyos costos son exorbitantes, tomándose en consideración lo golpeada que se encuentra la sociedad michoacana, económicamente hablando.
         
Déjenme y les comento que por lo menos en dos Estados de la República Mexicana, (donde por cierto, ha desaparecido ya el Distrito Federal para dar paso al Estado número 32), se expenden las actas de nacimiento en maquinitas, como si se compraran refrescos, jugos, aguas y botanas en bolsa, con lo que se han eliminado las enormes filas en las oficinas del Registro Civil. Es como si se pagara el recibo de la luz; mientras que en Michoacán continuamos sumidos en el atraso tecnológico.
         
Los michoacanos sufrimos el mal trato de empleados y empleadas que tienen tanto tiempo trabajando en dependencias oficiales del gobierno estatal, que ya se hubieran jubilado por lo menos en dos ocasiones. No me explico por qué el gobierno como patrón, y por qué el sindicato “paternalista y acuachador” lo han permitido, principalmente porque esos empleados “hacen como que trabajan” y les importa un soberano comino atender a la población como se merece.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Escribe un comentario sobre esta entrada: