martes, 26 de enero de 2016

7189. BOLIVIA, 10 AÑOS CON EVO MORALES.

Reporte Z

Por Rafael Gómar Chávez.
Filósofo y periodista.
Desde Michoacán.
México. Para
Tenepal de CACCINI

Bolivia, 10 años con Evo Morales.

La integridad del hombre se mide por su conducta, no por sus profesiones.
Juvenal (67-127)
Poeta satírico romano.

                          
Hace 10 años que un indígena llegó al poder en  Bolivia, Evo Morales,  desde ese 22 de enero de 2006 muchas cosas han cambiado en ése país, el más pobre del continente en ese tiempo junto con Haití, país que sigue sumido en la pobreza, en cambio en Bolivia se ha gestado una revolución pacífica. Por supuesto que el triunfo de Evo fue el triunfo del pueblo, del pueblo más marginado de ese país: los indígenas que no comenzaron a luchar en este siglo, es una lucha histórica que apenas hace 10 años logró un objetivo fundamental sin el cual todo lo demás son buenos deseos: la toma del poder político desde la base.

La historia de Bolivia es la lucha del pueblo contra los explotadores que despojaron de los recursos naturales a las comunidades indígenas, el gas el agua y la hoja de coca fueron el objetivo de las oligarquías locales cómplices de los corporativos estadounidenses; las llamadas guerras del gas y del agua impulsaron la carrera política de Evo Morales que llegó al Congreso como diputado pero fue expulsado por sus compañeros porque nunca se corrompió como la mayoría de los legisladores.

Evo ha hecho realidad un modelo económico y político sustentado en las comunidades, es un estado cuya Constitución refleja el carácter pluricultural de ese país que ha recuperado la soberanía sobre sus recursos naturales a pesar de la presión norteamericana y de los oligarcas locales que no quitan el dedo del renglón, ahora más que nunca alentados por el regreso de los neoliberales a Argentina encabezados por Macri, un títere del imperio.

Mientras que en nuestro país (el país de la desigualdad) el salario de la clase política aumenta y el de los trabajadores baja cada año, en Bolivia el salario mínimo aumentó en una década 88 % y Evo Morales es el presidente que tiene el sueldo más bajo del planeta.

La reducción de la pobreza a la mitad ha sido posible por la redistribución de la renta de los energéticos, que en México enriqueció a presidentes y políticos corruptos.

El aumento de los salarios permitió que el mercado interno boliviano se dinamizara con un crecimiento sostenido de más del 5 por ciento anual, algo que los gobiernos del PRIAN no han logrado.

Hasta hace cuatro años el dinero destinado a programas de salud aumentó 300 % y los programas de alfabetización están cerca de alcanzar la meta del 100%, tanto en lo que se refiere al castellano como a las lenguas originarias. Los bolivianos pagan sus impuestos, en una década se cuadruplicaron los ingresos fiscales porque los ciudadanos confían en sus gobernantes y saben que sus impuestos son bien utilizados; esto ha sido posible por la determinación del gobierno para luchar contra la corrupción.

Evo Morales se ha convertido en un ejemplo de liderazgo, el debate en torno a sus cualidades e inteligencia estratégica se puede reducir a un valor que sólo los hombres íntegros tienen: la honestidad. Evo no tiene títulos, ni diplomados en Harvard, o en Yale, centros de domesticación de los presidentes latinoamericanos y en especial de los mexicanos, pero tiene algo que pocos mexicanos tienen, sean políticos o no lo sean: honestidad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Escribe un comentario sobre esta entrada: