martes, 26 de enero de 2016

7192. MÉXICO Y LA BASURA HUMANA.

LA ECONOMÍA Y USTED

Por: Eliseo Castillo A.
Economista analítico.
Desde Michoacán.
México. Para
Tenepal de CACCINI

SIN NOSTALGIA

Mientras la vida viaja a la distancia,
el ruido del tren me asalta, me atrae,
a lo lejos alguien, al parecer me llama
mis ojos lo declaran, me lo anuncian,
se delinea en ellos tu figura, se detalla,
mis ganas de gritar se acallan, se esconden
no sé si eres lo que ven o adivinan,
menos aun sé si te aproximas o emigras;
el tren se mueve, me lleva con premura,
ignoro si me acerca o me despide
de esa que parece ser tu figura.
A la distancia, mis labios sonríen sin nostalgia,
el tren avanza, el recuerdo, el nuestro,
se va acomodando silencioso en el asiento,
me acompaña, viajamos sin ti,
pero sin decir adiós, sin desesperanza.
La vida sigue, igual nosotros.

eliseo.

Cuando veo la guerra entre la delincuencia organizada, la clase política corrompida y la sociedad, cada vez mas desmoralizada, me regresa a la memoria las palabras de una buena conocida de la Habana, Cuba; cuando se expresaba  de la delincuencia y la drogadicción... me decía; "esa parte de la sociedad debe erradicarse de tajo, no puedes vivir pensando en administrarle sin que tengas consecuencias inmanejables; las drogas convierten a las personas en mierda... en basura humana". Luego refiriéndose a Ranferi hijo único que se iba al internado del bachillerato, me soltó una sentencia casi bárbara...."si un día mi hijo Ranferi llega a consumir drogas y ser un adicto, no voy a esperar que la policía lo tome preso..., ¡yo lo voy a entregar, y pediré la pena máxima para él...!

Ante este comentario le comenté que era muy fuerte su comentario; la bella Victoria simplemente se me quedó mirando y me dijo...; "No Eliseo, ese tipo de gente no la necesitamos en Cuba; no es tema si es tu hijo, hermano o padre, eso no les quita lo que son... basura humana..., no la necesitamos".

Hoy a distancia de algunos años de esa plática, veo el retrato que se nos presenta en nuestro país, con un gobierno cada vez mas metido en la corrupción; donde se festeja el recapturar al chapo, pero no se le toca su imperio económico; luego desde Suiza, escuchamos al presidente Peña Nieto decir que tenemos un país optimista que va muy bien, gracias a "sus reformas"; al mismo tiempo que declara que ya le ordenó a sus empleados agilizar la negociación para mandarle a los norteamericanos al citado delincuente. Luego veo como se afanan desde el propio gobierno por bloquear la información respecto al caso Moreira, sí, el ex-gobernador de Coahuila, y ex-presidente del PRI (no niega su cruz) detenido en España por información que  indica lo que en México se ha tratado de tapar: su presunta participación en actividades ilícitas.

Y veo este retrato de nuestra realidad al tercer invitado, la sociedad misma, la que sostiene a ambas partes sucias y aparentemente podridas: narcotráfico y gobierno acoyuntados por intereses más enfocados al poder económico que por ejecutar el rol que les corresponde: al gobierno , definitivamente le es dada la responsabilidad de propiciar un espacio estable de convivencia social, y, contrarrestar las intenciones de evitarlo de los delincuentes; siempre deben ser contraparte; el estado un policía  defensor de la sociedad; los delincuentes, para nuestra desgracia son el cáncer que puede aparecer en cualquier parte, y debe ser cortado de tajo (quizá ahí tenga razón mi conocida, Victoria del reparto del Vedado).

El problema es que los veo prácticamente confundidos por la sociedad, donde el chiste sangrón de que en ocasiones es mejor que te asalte un delincuente que un policía se convierte en sentencia de una realidad agredida por la inseguridad.

La pregunta que nos brinca a la mente es lapidaria... ¿qué nos ha pasado...? ¿Quién nos ha robado el mes de abril, diría Joaquín Sabina...? ¿Por qué se confunden tan fácil los dos bandos que originalmente deben mantenerse perfectamente separados y en confrontación: La delincuencia metida, enquistada en las entrañas del Estado mexicano lastimando a la sociedad, que con sus impuestos y trabajo sostiene a ambos se ve acorralada, acosada, y con pocas posibilidades de recuperar sus espacios de libertad. Hoy ser empresario es saber que se tiene que pagar un doble tributo, el legal y el clandestino; bueno ser profesionista se tiene en riesgo, recordemos que apenas hace unos días secuestraron a 5 profesores en el estado de Guerrero, y sus familiares andaban boteando para tratar de completar el dinero del rescate. Y en cada pueblo y ciudad, se sabe que es mejor no ofrecer una imagen de éxito económico, que es mejor no manifestarlo, puede venir un problema de inseguridad que arruine la vida de familias enteras.

Este es el verdadero problema de la basura humana, es el elemento necesario para que la delincuencia se cebe en todos sin distingo; cada vez necesita más consumidores de sus productos nocivos a la salud personal y social; por desgracia no es un asunto de tipo individual, para nada, lo que está en juego es la sociedad y su viabilidad como tal. Hoy por desgracia en México tenemos una tendencia a la soledad por desconfianza; es complicado confiar en los demás, cada vez mas personas se cierran en su pequeño mundo, en sus casas, y la calle deja de ser un buen lugar para coincidir e interactuar; por el contrario, cada vez más un lugar hostil en que se confunden de manera peligrosa lo que deben ser enemigos de origen delincuentes y Estado.

¿Por qué digo esto?

Porque cada vez parece más normal que delincuentes aparezcan en puestos públicos como diputados, senadores, gobernadores o presidentes municipales; y eso es lo peor que le puede pasa a esta sociedad, que ahora se parece menos a un grupo de personas que conviven amistosa y ordenadamente; hoy más parece la ley de la selva... cada quien se comporta como puede. Cuando escucho como , desde Suiza, Peña Nieto niega que se tengan los problemas que se tienen, y que el periodista le señaló; y al mismo tiempo presume sus logros en materia de reformas, pero luego dice que se está apurando para mandarles al chapo a los norteamericanos, al tiempo que se desata una defensa en medios en favor de Moreira, tipo tan impresentable, que ellos mismo tuvieron que quitarlo de la presidencia del PRI por temor a perder la presidencia, dada su fama de No honesto; cuando vemos todo esto, no queda más que recordar a mi querida conocida Victoria del reparto del Vedado y sus palabras... nadie necesita la basura humana.

Pero... ¿cómo eliminarla en nuestra país, donde los buenos son perseguidos y presentados como malos, y los malos se convierten en héroes de los medios de comunicación y de buena parte de la sociedad?

¿Ve usted la maldición de ser vecinos del país esponja del mercado de drogas? basura, mas basura, es igual a esto que vivimos hoy, un país donde se nos ha quitado el gusto por la intimida con los demás... por temor.

Bueno, claro que si se tienen 20 años, el problema siempre es menor..., siempre se dice que no va a pasar nada... ¡hasta que pasa, claro!

Ya usted tendrá su opinión, yo asi lo veo por lo que encuentro, escucho y constato.


Le abrazo a la distancia, por desgracia siempre a la distancia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Escribe un comentario sobre esta entrada: