martes, 2 de febrero de 2016

7229. EL CUERNO DE LA ABUNDANCIA.

Por Rafael Ceja  Alfaro.
Docente y articulista.
Desde Zamora, Michoacán.
México. Para
Tenepal de CACCINI

Después de haber estado en Davos, Suiza, (A través de los noticieros) y haber escuchado a las gentes que saben hablar de riquezas, inversiones, utilidades, bolsas internacionales, crecimientos económicos, desempleo y ocupación, dinero, dinero y dinero y todo lo relacionado con la crema y nata de la economía mundial, a la gente que no le importa la gente que queda debajo de la moneda, a la que nunca le puede dar la vuelta por tanta riqueza aplastante y opresora, indignante.

¡Eso sí! Programas sociales para combatir la pobreza con ejércitos bien comidos, bien preparados y bien pagados ¿Qué te apura pueblo? “Que poco le importa al sol que el indio no tenga techo, qué poco te importa a ti todo este mal que me has hecho, el agua ignora la sed, el sol no tiene penumbra…”

Bueno, después de todo eso regreso a la realidad, a lo que vivimos en este Cuerno de la abundancia.

Cornucopia: del latín Cornu, cuerno Copia, abundancia. En la mitología griega se narra que la cabra Amaltea crio con su leche a Zeus, muchacho inquieto, tan inquieto y guerroso que, jugando, jugando se le escapó un rayo y le rompió un cuerno a su maternal cabra. Para compensarla le confirió al Cuerno Roto poderes para que quien lo poseyera se le concediese todo lo que deseara. De ahí nació la leyenda de la Cornucopia.

Ya han de saber ustedes como estuvo que la cabra Amaltea o la Dama Fortuna le concedieron a México ser un Cuerno, no sé si sea único o ya los chinos los estén fabricando en serie y desechables. El asunto es que desde la llegada de los españoles se da la sustracción de las entrañas de la tierra y el saqueo sobre las olas del mar, no había aviones.

Ya sabemos México país rico en sus entrañas de metales preciosos y veneros que nos heredó el diablo, bueno, cuando los hijos de la… madre patria llegaron el petróleo no tenía la menor importancia, pero ¿Qué tal el oro y la plata? Fragatas, galeones y hasta lanchas de Camécuaro iban cargadas al Viejo Mundo, joyas, el mejor Penacho que se haya fabricado en parte alguna, arte plumario de la más exquisita manufactura, maderas preciosas, flores de Noche Buenas y cuanta cosa novedosa se presentaba, ¡Se llevaron toda la Copia! Y como vieron que resistía, fueron a llamar otro elefante, y si, llegaron los Rangers, Marines y la Caballería del otro lado y cortando el pastel se llevan la rebanadota, apoyados de este lado por grupos oscuros/iluminados.

Siguen saqueando, y eso que no nos volverían a saquear, metales, joyas arqueológicas, aves de bellos plumajes, hasta niños que madres desnaturalizadas les venden a madres sin hijos y sin madres, sigue habiendo un perdedero de islas en los litorales mexicanos, pero dicen que es por el deshielo, órganos y no precisamente musicales, también hacen su agosto los tratantes de blancas, güeras, morenas, más oscuritas. También hay tratantes de cerebros que se llevan a los de más alto IQ, (no sé por qué me han dejado) para que se desarrollen en otros países ya que aquí no pasarían de senadores, diputados o miembros de la tremenda corte de Trespatines, pero para eso no se necesita mucho IQ, teniendo vara alta ya está hecho.

Total, que sí, nuestro país, lo digo así porque así se dice, no porque si sea nuestro, lo nuestro es la deuda eterna heredada y la gastronomía, ¡Ah como la presumimos! Bueno pues, nuestro país fue bautizado como el Cuerno de la Abundancia por Friedrich Wilhelm Heinrich Alexander Freiherr Von Humboldt, apréndase.  el nombre, mejor conocido en el mundo de la ciencia como Alejandro de Humboldt, polímota, y no porque haya nacido en Prusia, sino porque el diccionario define “Polímota” a una persona que sabe de todo y en profundidad; el señor Humboldt era botánico, geógrafo, astrónomo, humanista, naturalista y explorador (Casi nada) y precisamente en una de sus vagancias por este lado americano del planeta, haciendo un viaje de Guayaquil, Ecuador a Acapulco (Ya saben) se queda en México haciendo sus investigaciones científicas (No como se escapó o aprendieron al Chapo, eso todo el mundo ya lo sabe). Investigaba la herbolaria, la fauna, calculaba la altura de volcanes y montes, estudiaba los fósiles, un dechado de virtudes.

Total, que estando este personaje en Huehuetoca escribe sobre las inhumanas condiciones de vida y maltrato que se les daba en el trabajo a los indios. Explotación que no se acaba y que como dijo don Teofilito, Ni se acabará. Pues sí, este señor conocedor del hombre, la tierra, el cielo y las estrellas encontró en la orografía y en el mapa que México tenía forma de Cuerno de la Abundancia, un cuerno que sigue produciendo de todo y nadie se lo puede acabar porque sigue produciendo la tierra, el mar, la industria, la corrupción, la impunidad, el fuero y como chistera de mago le sacan conejos, palomas, pañuelos anudados, ramilletes de flores, cartas marcadas, trusas y tangas y lo que a usted se le ocurra, hasta productores de películas, actrices y los personajes que iban a ser. La mata sigue dando. Como dicen que la Coca cola puso una queja por la competencia desleal que representa el nuevo refresco que fabricarían Kate y el Chapo, este último poniendo la coca y la Kate, la cola.

Vea, cada sexenio, cuatrienio o trienio se llevan toda la abundancia y nos dejan puro cuerno, sin embargo, con un pase mágico por el centro, cubriendo la derecha con la izquierda, aparece un instrumento llamado presupuesto que bien repartido para vivir todos dentro de él, el Cuerno vuelve a ser abundante.

Veamos, cada vez más pobres que sobreviven, cada vez más ricos que navegamos en la abundancia, los primeros con puros cuernos Longhorn, retorcidos, agudos, rasurados, pero cuernos al fin. O sea, pues, que hay abundancia y cuerno y eso si está repartido bien, ricos abundancia y pobres puro cuerno.

Normal que cada quien tenga sus propios conceptos de las cosas, en lo personal considero la abundancia cuando los bienes rebasan las necesidades reales, aunque sea por poquito. Una ocasión me preguntaron que cuando dejaría de trabar y contesté que cuando tuviera lo suficiente, me cuestionaron que cuánto era lo suficiente… no supe contestar, nunca se tiene lo suficiente, aconseja la ambición, pero la prudencia aconseja que lo que te puedas comer, vestir, usar y gozar es suficiente. Pero eso cada quien lo define.

Yo creo que por esta noche para mi será suficiente seguir escuchando a Los Churumbeles de España, tomando mi desestresante, comiéndome una fruta y gozar de mis suaves almohadas, mi tibia cobija y soñar con … bueno, eso ya es asunto muy personal porque si les digo van a querer y ¡Señores no va a haber! Mejor pasen buenas noches, relájense y envídienme lo menos posible, no todos podemos ser clásicos, coleccionables y con la pintura y todas las partes originales.

Saludos bien amorosos para Toda mi familia y Todos mis amigos, un fuerte abrazo.

Rafael Ceja Alfaro.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Escribe un comentario sobre esta entrada: