miércoles, 3 de febrero de 2016

7235. EL AMOR, LA PAREJA Y EL TIPO DE CAMBIO

Por: Eliseo Castillo A.
Economista analítico.
Desde Michoacán.
México. Para
Tenepal de CACCINI


LEALTAD

Sobre la cuesta dura y altanera,
cuesta subir la cuesta...
¡cuánto cuesta, y sin embargo!
en la cima del camino, cual fin y destino
se alarga el orgullo de haber sido,
al menos por un instante, un momento,
el aire fresco que inundó tu mundo.

eliseo.

En ocasiones las ciencias de diferentes vertientes se cruzan y se conectan de tal manera que queda la impresión de que se han diseñado para ello. No es cierto, pero sí lo es que existe la posibilidad de aparejar su comportamiento. Tal es el caso de la sicología social, la sociología y la política monetaria; hoy mas que nunca podemos hablar al respecto.

Cuando hay una crisis económica, está probado que el primer impacto sucede en la pareja y sus motivaciones para seguir con su ritmo de vida ; para seguir viéndose con cariño, con deseo, con esperanza, con esa rica búsqueda chapucera que nos hace reinventar pequeños deseos que nos hacen pensar que la vida, después de todo, no es tan mala, y que esos destructores de sueños, no pueden quitarnos el derecho a seguir ilusionándonos con las pequeñas cosas que hacen de cada día una buena razón de ser y estar. ¡La pareja de personas inteligentes  necesita muy pocos recursos para ser o construir espacios de felicidad! en cambio los hay que con todos los recursos del mundo, terminan pro jo saber qué rayos hacen en la tierra, y que espera de ellos esa persona que se les acompaña.

Con las crisis económicas el primer golpe contra la pareja es el distanciamiento voluntario... "¡no siento deseos de verte... por eso tardé en regresar a casa...!" "¡no deseo tocar tu cuerpo..., tengo muchos problemas en que pensar!" "¡déjate de tonterías y preocúpate por buscar dinero... como sea!". Esto  sucede en el primer momento de la crisis, luego en un segundo instante entran las amenazas de abandono..., los divorcios, la violencia visual..., luego la verbal; luego el abandono definitivo, y entre otras secuelas, la depresión.

Estas son algunas de las consecuencias que se viven cuando la crisis económicas se asientan en una sociedad; por ejemplo, en nuestro país venimos experimentando un largo proceso de crisis en que se ha combinado muy poco crecimiento económico con alto desempleo, delincuencia, desolación y devaluación del peso. Por ejemplo, a precios corrientes, el verdadero tipo de cambio que deberíamos tener en este momento es de 19 000 pesos por dólar; no olvidar que durante el sexenio de Salinas (1988-94) se decidió quitarle tres ceros a las cantidades con que se hacían las cuentas del tipo de cambio; que en aquel momento rondaban los 2500 pesos por dólar; así de golpe, y como si fuera un juego de niños con banquitos de la ilusión; Salinas y su secretario Pedro Aspe nos calificaron de retardaditos mentales y nos dijeron que ya teníamos un nuevo valor... nuestra moneda ya valía 2.5 pesos  por dólar.

Efectivamente, el golpe sicológico es brutal en la pareja; el sentimiento de devaluación no se queda en los niveles de la economía; por el contrario, las consecuencias se dejan sentir en todos los ámbitos de la vida íntima, laboral, y familiar. Nos guste o no, los apetitos por la carne, hablando metafóricamente , se reducen, hay menos búsqueda del otro; se le desea poco, pues hay un sentimiento de devaluación manifiesta; lo que , desde luego no se resuelve con quitarle tres ceros al tipo de cambio.

Pero claro, si ponemos atención a las lecciones de economía que nos dieron los conductores de entretenimiento de televisa, la señora Andrea Legarreta y el señor Raúl Araiza, entonces las cosas cambian. Definitivamente ellos nos dicen que realmente somos una sociedad bendecida por los buenos resultados económicos, gracias a este gobierno; que todo lo malo que pasa , no es su culpa, que esta la tienen los otros países, sobre todo China. Y que debemos rendirle tributo a este gobierno por darnos la inflación mas baja de la historia...

Claro cuando empezaron a recibir mensajes y llamadas criticándoles y riéndose de ellos, como que se retractaron explicando que en realidad solo leen el telepronter que se les pone enfrente...

Por desgracia, la realidad es algo mas que una lista de tonterías dichas por un par de conductores de los que ignoro su estatura moral; la devaluación del peso en lo que va de este sexenio ya rebasa el 45%; razón mas que suficiente para que el electorado le dé la espalda de manera absoluta al partido que gobierna, no será así por desgracia, entre otras razones, porque se tiene tan pocas alternativas para otra, que las personas terminan pro sentir que es mejor aceptar lo  que sea, a cambio de seguir siendo maltratados y burlados.

La devaluación es muy alta; el tipo de cambio al inicio del sexenio en 2012 era de 12.50; hoy es de casi 7 pesos más, y no se detiene  la devaluación, que los gobernantes se afanan por nega culpando siempre a otros de los males propios, y, al final, cuando nada se puede ocultar, terminan por tirar lodo a los otros... ¡La culpa es de China! es decir el juego de los tontos... ¡yo no fue... fue él!

¿Cómo asimila la pareja este clima de desencanto, de crisis económica, de desolación en materia de seguridad...? regularmente de manera traumática, se da una tendencia a negar la posibilidad de integración con los demás, se van haciendo pequeñas ínsulas en que no se deja entrar a mas personas que las que consideramos muy cercanas, muy íntimas, demasiado particulares. De manera casi grotesca se van generando comportamientos ariscos en las personas, al sentir que cada vez menos personas son dignas de confianza. Las parejas se encuentran enso en espacios sensuales, la capacidad de erección del hombre se reduce, sus energías las orienta a la sobrevivencia, y menos a la búsqueda de las caricias de su pareja. A no pocos hombres se les llega a insultar por "fallar" a la hora del encuentro sexual; de esa manera termina, entre otras cosas calificado de joto, marica, poco hombre, o infiel.

Los datos de la crisis de 1929 así muestran  algunos momentos de las personas ante la caída de la economía, en México se viene manifestado desde 1982, la vida en sociedad se ha deteriorado, la intimida en pareja se comparte menos, se tiene menos confianza en lo que es posible y lo no alcanzable. Totalmente demostrado, la devaluación monetaria devalúa a la pareja, se devalúa con el peso, se carga con la idea de que cada vez se vale menos, y que la felicidad, medida en pesos y centavos queda más lejana.

Si esta noche tiene usted una de esas crisis.... culpe a Peña Nieto, en  parte tiene razones para hacerlo, aunque mañana vuelva a votar por los mismos que se lo han fregado... sé que lo hará...


Le mando un abrazo cariñoso.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Escribe un comentario sobre esta entrada: