jueves, 4 de febrero de 2016

7237. DE A PERRITO.

Por el Sr. López.
Periodista critico.
Desde el Estado de Chiapas.
México. Para
Tenepal de CACCINI

LA FERIA

De a perrito.
Tía Quica (de las de Autlán, Francisca se llamaba), era un mujerón de casi 1.80 de estatura que de joven, decían los viejos, provocaba infartos de frente, de perfil y de espaldas; para cuando la conoció el del teclado ya era señora mayor y el infarto le daba sólo si trataba de cargarla (a su enérgico paso vibraban los muebles y los cuadros en las paredes, era un vigoroso cetáceo asombrosamente ágil)… pero no era eso lo que le iba a contar sino que estuvo casada dos veces… con el mismo señor. Ella misma explicaba que se divorció porque le salió macho, celoso y mandón, pero que después de “conocer” otros señores (“conocer” bíblicamente, que estuvo juntada con otros dos, aunque las malas lenguas decían con discreción malévola, que habían sido “varios”), mejor volvió con el primero “con todos sus defectos”, porque -decía ella-, “cuando menos, me atendía y me mantenía” (y lo de “atendía” usted debe imaginar a qué hacía referencia la tía Quica, que era de las de Autlán).

Ayer, el diario “El Universal”, publicó que “las dirigencias nacionales del PRD y PAN entregaron al Congreso de la Unión una petición para que la Comisión Bicameral de Seguridad Nacional refuerce el blindaje de las candidaturas para las elecciones venideras ante posibles infiltraciones del crimen organizado y narcotráfico”… ¡vaya!

Ricardito Anaya, de parte del PAN y don Agustín Basave, del PRD, tratando de aparentar que saben dónde tienen la cabeza, fundamentaron su petición (firmada), diciendo: “La infiltración del crimen organizado representa un riesgo a la seguridad nacional, en términos del artículo 5 de la Ley de Seguridad Nacional. La Ley de Seguridad Nacional establece en su artículo 57, que la Comisión Bicameral tiene la facultad para solicitar informes concretos al CISEN, así como para emitir las recomendaciones que correspondan”. Eso dijeron en su escrito.

El artículo 5 de la Ley de Seguridad Nacional, invocado por esos líderes nacionales de partidos políticos nacionales, no tiene ninguna referencia en sus doce fracciones a algo parecido a lo que solicitan, que a fin de cuentas es que el Poder Ejecutivo, del que depende el CISEN, les valide sus propios candidatos, pero, en fin, en este caso y porque anda uno de buenas, hagamos de cuenta que sí dice lo que ellos dicen que dice, pero cuando afirman que la Comisión Bicameral, conforme al artículo 57 de esa ley tiene facultades para pedirle al CISEN que les revise la calidad de sus propios candidatos, seleccionados por ellos mismos, mienten o se equivocan (y puestos a escoger, los preferiría uno mentirosos y no bobos).

Dicha ley (Título Cuarto, del Control Legislativo, Capítulo Único), en su artículo 56, dice: “Las políticas y acciones vinculadas con la Seguridad Nacional estarán sujetas al control y evaluación del Poder Legislativo Federal, por conducto de una Comisión Bicamaral integrada por 3 Senadores y 3 Diputados” (de ortografía otro día hablamos, pero así dice, “bicamaral” y así pone, números en vez de letras y mayúsculas de respetillo… de veras, ya nadie revisa nada); lo que importa es que la dichosa Comisión sólo controla y evalúa políticas y acciones del Poder Ejecutivo, responsable de la seguridad nacional. Nada dice de que pueda o deba, revisar o pedir que revise el gobierno si los candidatos seleccionados y nominados por ellos, por los partidos, son gente decente.

El azul Anaya y el amarillento Basave, se avientan la puntada de afirmar que conforme al artículo 57, la Comisión Bicameral tiene facultad para solicitar ese tipo de informes al CISEN. Si lee usted las nueve fracciones del artículo 57, verá que ni con ganas de ayudarlos dice semejante cosa; la Comisión Bicameral sólo puede solicitar informes concretos al CISEN conforme a lo que especifica la fracción I: “cuando se discuta una ley o se estudie un asunto concerniente a su ramo o actividades” (al ramo o actividades del CISEN), y las demás fracciones dicen en pocas palabras, que pueden pedir información de los asuntos de seguridad nacional, sin nada que ni torciéndolo se pueda aplicar a la conchuda petición de que el Poder Ejecutivo, a través del CISEN, valide la rectitud de los candidatos que escogen los propios partidos políticos.

Con una infinita capacidad para el ridículo, acto seguido, don Anaya y don Basave, fueron a entregar a la Secretaría de Gobernación y a la PGR, las listas de sus candidatos para las próximas elecciones del 5 de junio, pues les daría mucha pena estar nominando bandidos… pues escojan mejor, jóvenes, se supone que son sus correligionarios. Ni Gobernación ni la PGR, tienen facultades legales para eso que les fueron a pedir los increíblemente ingenuos políticos que dicen querer ganar elecciones y poner gobernantes. 

Claro que hacen semejantes desfiguros por mañosos, pero la jugada es infantil: nosotros ponemos candidatos y si resultan narcos, secuestradores o rateros simples, será responsabilidad del gobierno que no revisó bien. Sí, cómo no. Pero también es una jugada ingenua, tanto que se confunde con la estupidez, pues lo que podría hacer el Poder Ejecutivo presidido hoy por Peña Nieto y después por el que sea, sería descalificar a cuanto candidato incómodo o con cara de ganador le presente la oposición para que le haga favor de aprobarlo.

Y están en riesgo de que Osorio Chong que ya ve usted que es tan cándido, les conteste que modifiquen la ley de seguridad, le agreguen esa facultad al Ejecutivo y va a resultar que el que esté de huésped en Los Pinos, va a poder, legalito, escoger a los candidatos opositores a su partido… y a petición de ellos.

Si no son tontos (y hablando en serio, no lo son), entonces puede ser que hagan estos numeritos por desesperación, porque no tienen estructura real (a diferencia del PRI, que chueco o derecho sí tiene), y saben que ponen a ciegas a sus candidatos… como les pasó con Fox que después andaba pidiendo el voto para Peña Nieto.

Por lo que sea, por el momento están “a tergo”, o como decimos los del peladaje, de a perrito.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Escribe un comentario sobre esta entrada: