jueves, 4 de febrero de 2016

7241. OH, HERMOSA TIERRA.

Reporte Z

Por Rafael Gomar Chávez.
Filósofo y periodista.
Desde Michoacán.
México. Para
Tenepal de CACCINI

Oh, hermosa Tierra.

Nuestros peores enemigos aquí no son los ignorantes y los sencillos, aunque crueles; nuestros peores enemigos son los inteligentes y los corruptos.
Graham Greene (1904-1991).
Novelista británico.


Las críticas de Francisco José Paoli, un ex panista que ahora es comentarista en canal Once, y de sus compañeros contra los inmorales sueldos de la clase política y su indiferencia ante la crisis que a ellos no los toca, apenas comenzaba. Se lanzaron contra los ministros de la suprema corte de in-justicia de la nación, unos sujetos que viven como príncipes mientras que más de la mitad de los mexicanos sobreviven apenas en la incertidumbre. Los aguinaldos de alrededor de un millón de pesos de los ministros, sus insultantes bonos, los gastos médicos mayores y en fin, la larga lista de sus privilegios no es exclusiva de estos sujetos, toda la clase política los comparte.
          
Digo apenas empezaban las críticas porque después de los comerciales el tema quedó atrás. ¿Alguien les ordenó cambiar de tema?
          
Los comentaristas señalaban que a pesar de la crisis, de la devaluación y de los problemas la clase política sigue como si nada, para ellos la palabra austeridad no tiene sentido. Otros beneficiarios del sistema son los partidos políticos, lejos quedaron los tiempos cuando los partidos de oposición vivían de los recursos que aportaban sus militantes, de las rifas y donativos, lejos quedaron los tiempos en que los partidos se acercaban a los ciudadanos en busca del voto.

El perverso Salinas de Gortari cambió la jugada y comenzó a realizar las reformas políticas para destinar millonarios recursos a los partidos políticos que se olvidaron de los ciudadanos y usan los recursos para comprar votos y engordar las cuentas bancarias de los dirigentes partidistas. La foto del Papa Francisco y la frase que la acompaña la copié de la columna “Dinero” de Enrique Galván Ochoa,  uno de mis comentaristas favoritos en el añorado programa radiofónico de Carmen Aristegui. Enrique sostiene, como muchos otros analistas libres, que el perverso sistema de partidos llamado partidocracia está diseñado para mantener una base de votantes cautivos que se representa en la ecuación un pobre es igual a un voto (comprado). Las cadenas de pobreza e ignorancia esclavizan a millones de mexicanos y los partidos políticos y sus militantes son responsables de esta lamentable situación.

Pero la reflexión de hoy quería dedicarla a la Tierra, Pachamama (Madre Tierra) que es aún hermosa a pesar de todo. Pensaba escribir sobre cómo las religiones han hecho de la Tierra un objeto, una mercancía, con especial esmero los cristianos han fomentado la idea de que la Tierra ha sido un regalo de Dios para explotarla a Ella y a los que sobre ella vivimos, animales y hombres, esta idea que se comenzó a fraguar en los albores del capitalismo, sigue viva, la Tierra es para los neoliberales y los gobiernos corruptos como los que padecemos a todos niveles, una mercancía.

Otra versión tergiversada y peligrosa es la de una corriente gnóstica que cree que la Tierra es un infierno dominado por un demiurgo perverso,  pero de eso escribiremos en otra ocasión.

Seguramente el Papa Francisco fustigará a los que contaminan la Tierra y explotan a los trabajadores, con su encíclica Laudato Si en mano, se espera que Francisco se pronuncie contra los que al amparo del Génesis, han hecho de la Tierra un infierno.

Las comunidades indígenas que estarán presentes de lejos y que serán utilizadas como coreografía en los actos del Papa, conservan la creencia de que la Tierra es sagrada y que merece respeto. Más nos vale comenzar a hacer algo concreto para salvar la Tierra que es nuestra casa común, no se trata solo de dejar de usar el automóvil, ni siquiera de cambiar a México, es una cuestión que requiere acciones de gobierno a nivel global, pero ¿harán algo para salvar la Tierra los gobiernos corruptos?

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Escribe un comentario sobre esta entrada: