martes, 9 de febrero de 2016

7258. EMOCIONES ENCONTRADAS.

Por Arturo CEJA ARELLANO.
Periodista y poeta.
Desde Jacona, Michoacán.
México. Para
Tenepal de CACCINI

Di’arina y de Maíz
Emociones encontradas
           
Escribir de religión es lo más difícil sin lugar a dudas, porque entre los lectores nos encontramos a gente, católica, pero muy fanática, que no mira los problemas más allá de lo que permite ver el rosario que cuelga de la sotana.
           
Afortunada o lamentablemente, existen personas con mayor visión, con otra cultura, que marcan la pauta sobre la religiosidad y el estultismo religioso. Y enseguida vienen los ataques, las respuestas enajenadas, en-k-bronadas y amenazadoras de quienes a golpe de pecho ya amoratado, defienden lo indefendible.
           
Mire usted, los michoacanos, no obstante a nuestra convicción religiosa, no estamos preparados económicamente hablando, para recibir al Santo Papa, lo que no fue visualizado por el gobierno federal, antes de proponer a Michoacán como uno de los lugares para ser visitados por el Santo Papa.
           
El gobierno no debió haber aceptado tal propuesta, porque las arcas del Estado se encuentran vacías, devastadas, lo cual se refleja en la falta de pago a proveedores y empleados. Claro, se hacen obras y se vierten apoyos, porque existen programas previamente etiquetados, cuyo recurso no se puede desviar.
           
El nuevo gobierno de procedencia perredista, ha ninguneado a medios de comunicación, que “ya habían sido rasurados” por la administración estatal anterior, por lo que se supone que quedaron los que realmente sí se dedican a esa loable labor.
           
Pero bueno, no obstante a que los michoacanos llevamos la espiritualidad perfectamente bien clavada en el corazón, con lo que se emana un amor a Jesús, a María y a todos los santos, que ni duda cabe de que somos católicos; pero el caso es que, para la visita del Santo Papa, dicen que se ha pagado al Vaticano más de 120 millones de pesos, cuando el propio Vaticano tiene recursos para patrocinar eso y más. No tiene necesidad pues, de despojar del poco dinero a la población.
           
Por eso de las emociones encontradas, porque, por principio de cuentas, hay mucha gente sumamente enojada porque el Papa dijo que “solamente esperaba que los argentinos no se mexicanizaran”, refiriéndose a la situación que prevalece en cuanto a los grupos delictivos.
           
Luego, dijo que, “el México corrupto, con elevado índice delincuencial y donde existe la trata de blancas, no es el México de nuestra Señora de Guadalupe”.
           
Y para el colmo de males, no sé a quién se le ocurrió emparejar el camino natural que conduce al Santuario de la Mariposa Monarca, para que el Papa caminara sin riesgo de tropezarse, lo que provocó la destrucción parcial del hábitat y la muerte de miles de mariposas a causa del ruido de la maquinaria. Eso dicen pues.
           
Más de 2 mil personas especializadas en seguridad cubrirán al Papa en Michoacán, amén de los helicópteros, aviones vehículos, motocicletas, caballos y perros que se utilizarán para asegurar que no le va a pasar nada.
           
En muchos corazones estallará el júbilo y hasta existe cierta ansiedad por ver al Papa aunque sea de lejecitos; y para ello, pues hubo necesidad de elevar el precio de las actas de nacimiento e inventar aquello del reemplacamiento que, al parecer no pagar quienes estén al corriente.
           

“Si el papa fuera papá, no vestiría sotana; tía fuera su hermana y abuelita su mamá”: Oscar Chávez.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Escribe un comentario sobre esta entrada: