martes, 9 de febrero de 2016

7259. ¿POR QUÉ NO VA A BAJAR EL DÓLAR?

LA ECONOMÍA Y USTED

Por: Eliseo Castillo A.
Economista analítico.
Desde Michoacán.
México. Para
Tenepal de CACCINI

UN DÍA DE ESTOS...

Cuando menos se piensa o espera,
a solo cerrar los ojos, abrir las manos,
y sin el menor recato abrir los brazos,
así nada más, como si nada,
al centro de mi ser de agolpa tu mirada,
se enreda entre tus labios que esperan,
se acomoda sin recato, luego siente tus pasos,
taladrando mi cuerpo camino,
inundando, colonizando mis adentros,
mis espacios que para ti tengo,
para un día cualquiera, uno de esos,
que son como todos, pero es diferente,
nada más tu ojos lo deciden.

eliseo.

En  la vida nacional hay dos formas de entender   lo cotidiano que nos acontece; por un lado está la versión oficial que nos comenta el estado mexicano a través de los medios de comunicación; por este conducto se nos dice que todo está muy bien... ¡que en todo caso otros está peor que nosotros! es decir el consuelo de los tontos...! ¡hay más tontos que yo...!

Por otra parte tenemos la realidad que se tiene que enfrentar a diario, con sus ventajas y desventuras; por desgracia las  cosas no son como las quisiéramos, simplemente son como la propia sociedad las va forjando. Por ejemplo, en los los mercados de monedas se mantiene la expectativa respecto a comportamiento del dólar como moneda que se revalúa de manera notable, sin que se vea que esto vaya a detenerse en el corto plazo: efectivamente, de momento no hay condiciones para que eso suceda; por el contrario, se mantendrá una etapa más o menos prolongada en que dicha moneda americana seguirá fuerte. Expliquemos.

Hasta 1971, la paridad de las monedas era estable; todas se regían por un patrón oro, que a su vez estaba garantizado por una moneda ancla: el dólar americano, que daba un respaldo de 35 dólares por onza de oro, como referencia con que el resto de las monedas del mercado se tenían que referenciar, así el peso mexicano se estableció, según acuerdo financiero internacional, en 12.50 pesos por un dólar; esto duro de abril de 1954, a agosto de 1976, a partir de ese momento la moneda se ha devaluado a tal grado que en este momento el cambio real sería de 19 000 pesos por dólar; de no habérsele ocurrido a nuestros creativos gobernantes, quitarle tres ceros.

¿Y esto va  a seguir con devaluación?

Todo va a depender del comportamiento de la economía nacional, por un lado, y del clima social del mundo. Por un lado una moneda se respalda con crecimiento económico: un país crece en su PIB, y se gana la confianza de los inversionistas, levan su dinero a ese país, lo invierten, generando fuerza momentánea; mas se invierte y se crece en el PIB, más se consolida la imagen del país; claro, su moneda se fortalece en el exterior.  En tanto  en el espacio internacional se toma en cuenta el tipo de estabilidad con que se mantienen las relaciones entre los gobiernos del mundo; por ejemplo, en este momento hay problemas en el Medio Oriente, entre la guerra civil en Siria, las desavenencias entre Arabia e Irán; los problemas en Egipto; los golpes terroristas emanados desde allá en contra de Europa en general; mas ejercicios bélicos de Corea del Norte, y los apretones de tuerca del "zar" de todas las rusias (Putin); todo, su lo sumamos, simplemente nos ofrece un panorama poco alentador; hay mas desconfianza que ganas de agarrarnos de las manos, y cantar enjundiosos que la vida es bella.

El problema es que se han juntado los dos fenómenos no deseados: poco crecimiento de la economía nacional, con una desconfianza internacional creciente; ante esta realidad, al margen de los discursos, medio mensos para alimentar la ignorancia y el optimismo del los ídem, los inversionistas financieros y especuladores recurren a refugiar sus inversiones e una mercancía que les dé estabilidad, o al menos tranquilidad en lo que pasa el problema; regularmente lo primero que hacen es comprar barras de oro, por ser el metal más comercial y de mejor solvencia pro su grado de liquidez; y la segunda opción es comprar dólares... ¡muchos dólares! estos vistos como simple mercancía de depósito de confianza; de esta forma se quedan en la sombra para no quemarse si hace mucho sol, y para no mojarse su llueve. Es decir, que el riesgo de problemas nacionales e internacionales rebota en el tipo de cambio, pues el que puede se va del país con su dinero, y la forma de salir del mismo es cambiando su moneda nacional por dólares y oro, de esta forma queda protegido contra las crisis económicas y de otra índole.

¿Ve por qué no puede bajar el dólar en el corto plazo?

Internacionalmente hay mucho problemas, eso hace que se prefiera asegurar los capitales comprando metales preciosos y dólares, eso hace que la moneda americana se fortalezca, al tiempo que el peso se debilita. Por otro lado, en Texas se encuentran fraccionamientos de lujo adquiridos en su mayoría por los empresarios mexicanos que salieron huyendo con su familia y dinero ante la inseguridad; al cambiar sus pesos a dólares, debilitan el primero y fortalecen al segundo; cosa que se mantiene en el corto y medio tiempo inevitablemente; por lo que podemos afirmar que la estabilidad monetaria no será un fenómeno fácil e inmediato; que seguiremos gastando las reservas internacionales, que tanto negamos anteriormente, ante la demanda de construir refinerías y ser autosuficientes en derivados del petróleo. Pero claro, eso es otro tema que abordaremos seguramente en la semana.

Así es que de momento hemos de resignarnos a ver como nuestra moneda sigue devaluándose, pero además, seguiremos escuchando el discurso "engañabobos" del gobierno engendro de la chimoltrufia, que cuando se devalúa el peso dicen que nos beneficia mucho; luego, cuando logra repuntar el tipo de cambio, salen dando gritos de júbilo, señalando que es una gran noticia que nos va a beneficiar..., luego lo contrario...

Después de todo ahí tenemos a los "intelectuales conductores" de televisa encargados de ser la voz oficial del conocimiento económico para los mexicanos.

Claro, haiga sido como haiga sido...el dólar seguirá muy caro de momento; y el peso seguirá devaluándose; mala realidad..., pero es la realidad.


Le mando un abrazo de inicio de semana.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Escribe un comentario sobre esta entrada: